Imatges de pÓgina
PDF
EPUB

necesitan tambien obtener todos los años dicha licencia, y pagar la retribucion ( 1 ).

Además de cuanto se ha expuesto hasta aquí, es de cargo de los alcaldes disponer que anualmente se hagan ó rectifiquen los padrones vecinales, y que se tengan en buen órden los registros ó asientos de todos los vecinos y transeuntes y de las casas de tráfico, de hospedaje ó de recreo. Y para llevar á efecto sobre este punto sus disposiciones, así como para la ejecucion de cuanto queda expresado, pueden imponer penas pecuniarias á los contraventores, con sujecion a las reglas que paso á inencionar.

Las personas cabezas de familia que se niegen á dar a los alcaldes de barrio las noticias necesarias para formar dichos padrones, ó que oculten alguna de las que habiten en su casa

incurren en la multa que previene el reglamento, y en las costas (2). Esta multa es mayor o menor, segun la clase de la poblacion donde el contraventor resida; pero puede asegurarse por punto general, que no se observa estrictamente lo que el reglamento previene, sino se exige por las infracciones la cantidad que prudencialmente se considera proporcionada , disminuyéndose por lo comun , y no aumentándose nunca la señalada en aquel.

(1) Cap. 13 del reglamento para Madrid, extensivo á las provincias.

(2) Art. 11.0 del reglamento de las provincias y 132 y 133 del de Madrid.

Incurre tanıbien en igual pena pecuniaria , el vecino que hospeda en su casa á una persona , ya del mismo domicilio, ya forastera , sin dar parte al alcalde de barrio dentro de las veinte y cuatro horas (1); el que admite un criado, sin pasar á aquel la boleta ó cédula del alcalde del barrio que deja ; el criado que en el dia que sale de la casa donde ha servido, no recoge la papeleta del alcalde de barrio ó celador : el dueño ó administrador de casa que entrega á un nuevo inquilino las llave de ella, sin que le presente la papeleta impresa del agente de seguridad pública de su último domicilio ; el que habiéndola recogido , no la pasa al alcalde de barrio; todo forastero que entra en una poblacion, y no se presenta al alcalde dentro de las veinte y cuatro horas para que se haga la anotacion en el pasaporte; y el que sin permiso competente establece posada pública , café, billar, sonda, hostería , taberna , juego de pelota ó de bochas. Son responsables asimismo al pago de una multa los posaderos que no cumplen con las reglas establecidas respecto de la policia de seguridad y órden ; los dueños de huertas , ventorrillos y casas inmediatas á las poblaciones, que hospedan á alguna persona , sin dar cuenta á la mañana siguiente al alcalde de barrio respectivo; los que sin ob

(1) Los militares tienen tambien igual obligacion, é incurren si faltan á ella en la misma pena. Reales órdenes de 23 de enero de 1828 y 8 de enero de 1829, insertas en el Manual de la Armada.

tener licencia , ceden ó traspasan un establecimiento de los que no pueden abrirse sin permiso de la autoridad , y los cesionarios ó nuevos dueños de ellos; los de carruajes de alquiler , que no hayan obtenido la competente licencia , y los conductores de ellos que corran por las calles; los que usan de armas permitidas, sin estar competentemente autorizados; el que sale á cazar sin la licencia necesaria ; los que venden por la calle objetos de cualquier especie, şin obtener permiso, á excepcion de los que no estan obligados á sacarlo; y los que situen en ellas puestos ambulantes sin dicha autorizacion. Todos pues incurren en una multa proporcionada a la persona , la naturaleza de la infraccion y las demás circunstancias: su imposicion corresponde al alcalde, y la cantidad ingresa en poder del depositario.

Para la conveniente cuenta y razon de los fondos que producen estas condeuas pecuniarias, es preciso dar recibo de ellas á los multados; distribuyéndose su importe por terceras partes entre el denunciador, el aprehensor y la depositaria , ó entregándose á esta dos partes , si no hubiere denunciador : tambien ha de llevarse un registro donde se asienten todas las multas que se impongan, con expresion del nombre del contraventor , su domicilio, clase de la infraccion , cantidad exigida y distribucion que se le haya dado (1).

(1) Art. 118 del reglamento de las provincias y 117 y 163 del de Madrid.

Los alcaldes deben cuidar de que estas exacciones y asientos se hagan con pureza, y asimismo que las retribuciones por los pasaportes , pases y licencias sean recaudadas y depositadas con igual integridad, exigiéndose las cantidades señaladas en las tarifas.

Para que oportunainente haya provision de dichos documentos, debe hacerse en 1.o de octubre de cada año el pedido necesario de ellos al respectivo gobierno politico; disponiéndose despues, al principio del año siguiente, que los vecinos acudan á sacar las licencias que estan obligados á tomar.

A fin de que los fondos que produzcan las retribuciones por la expedicion de toda clase de documentos, se recauden con exactitud , debe cuidar el alcalde de que el secretario , y el depositario de este ramo, que es el mismo de propios , si lo hubiere, lleven cuadernos para anotar los pasaportes, pases y licencias que se hayan recibido , los que se despachen y sus valores; procurándose que no queden deudas pendientes de ninguna clase. Debe cuidar tambien, de que en los ocho primeros dias de enero de cada año rinda el depositario, con intervencion del secretario , su cuenta de papel y fondos del anterior , en el concepto de que en la data no se admiten mas partidas, que los gastos de la correspondencia de oficio

el premio concedido á dicho depositario por la recaudacion; y por último remitir cada cuatro meses al gobierno político el estado de lo expendido y sus valo

res, con intervencion del secretario y la firma del depositario ( 1).

Los productos líquidos de este ramo se remiten á la pagaduría del gobierno político de la pro

vincia (2)

CAPITULO IV.

De los celadores de seguridad pública.

Para cuidar de la seguridad interior de los púeblos y de la de los campos y caminos, suele en algunas partes organizarse fuerza armada de celadores, salvaguardias, ó guardias municipales, costeada

por

los fondos del comun. La intervencion - del ayuntamiento en la creacion de esta fuerza de

be ser limitada á la parte relativa á los arbitrios ó impuestos que se establezcan para sostenerla; pero sin facultades para el nombramiento de sus individuos , ni para disponer de ellos. Ambas atribuciones son exclusivamente propias del alcalde, porque siendo este el único encargado y responsable de la proteccion y seguridad pública, él debe elegir para

ri

(1) Art. 1.o hasta el 8 inclusive cap. 10 de la real instruccion de 19 de diciembre de 1828, que es la

que ge para la cuenta y razon de estos fondos.

(2) A la misma deben llevarse los fondos que se recauden de la policía pecuaria y del valor de las reses extraviadas, Real órden de 21 de marzo de 1839.

« AnteriorContinua »