Imatges de pàgina
PDF
EPUB

dos los genealogistas, formó la linea de los condes de Castañeda, marqueses de Aguilar, condes de Osorno, etc. Sin duda lo adquirió con consentimiento de sus hermanos D. Alonso, D. Pedro y D. Fernando, entre quienes se habian de repartir este marquesado y los demas pueblos y señorios, conforme á la voluntad del infante.

Para mayor seguridad y validacion de esta sucesion, el rey D. Enrique II, tio del espresado D. Juan Tellez, la confirmó hallándose en Sevilla á 18 de febrero de 1371, en cuyo privilegio, que original en pergamino guarda en su archivo la ilustre y distinguida casa que hoy posee aquel titulo, añadió el monarca á favor de su sobrino otras muchas mercedes de pueblos y tierras con que premió el singular mérito que contrajo,defendiendo su causa para.suceder ála corona de Castilla, y de que nos hablan en varias partes las crónicas.

No contento aún con esta confirmacion el hijo mayor del infmie D. Tello, apenas subió al trono fu primo D. Juan I de Castilla, le suplicó que nuevamente ratificase aquella sucesion y mercedes, lo cual hizo con las mayores solemnidades en las Córtes de Burgos, en que se culebró su coronacion. Este privilegio se espidió en el dia de hoy 12 de octubre de 1379, y desde entonces, asegurado D. Juan Tellez en la posesion del estado de Aguilar y demas lugares que en él se comprenden, empezó á conceder gracias y favores á aquella villa y toda su tierra, cuyas memorias se conservan en su archivo, siendo lo principal y mas notable la gran carta pergamino que firmó en la misma villa de Aguilar á 7 de marzo de 1385, confirmando con espresion particular é individual todo cuanto sus predecesores, señores de aquel estado, le habian concedido desde el tiempo del rey D. Sancho IV y año de 1285.

En este dia del año 1624 espidió real cédula el rey Felipe IV, conctdiendo el titulo de vizconde de la villa de Tovar en favor de D. Pedro Mexia de Tovar. (Salazar, Origen de las dignidades seglares de Castilla, nota final.) Igualmente en este dia del año 1631 (segun Ribarrula escribe en su Monarquia Española),hizo el mismo Felipe IV donacion del titulo de marqués de la Conquista en favor de D. Francisco Fernandez Pizarro, señor de la villa de Sarza, en Estremadura, alcalde y alférez mayor de Trujillo.

Esta noble casa desciende del famoso Pizarro, conquistador del Perú.

En el mencionado dia del año \ 642 fué entregado de órden del rey Felipe V el diploma haciendo merced del condado de 'Lences á D. Pedro de Villela y Arce, asistente de Sevilla y mayordomo de la reina madre.

En este dia del año 1659 concedió Felipe IV el titulo de conde de Toreno á D. Alvaro Queipo, caballero del hábito de Santiago, corregidor de Madrid. (En el tribunal especial de las órdenes militares consta la justificacion de esta ilustre familia.)

En este dia del año 1688 el rey D. Cárlos II otorgó el titulo de marqués de Campo-Verde en favor de la ilustre familia de Gonzalez, caballeros domiciliados en Sevilla.

Tambien en este dia del año 1706 el rey D. Felipe V de este nombre mandó entregar el diploma de marqués de Valde-Cañas á D. Melchor de Avellaneda , capitan general de Ceuta y de Valencia. (Blas Garcia,ley de sucesion.)

En igual dia del año 1750 concedió el rey D. Fernando VI el titulo de conde de Valle de Osella á D. Alvaro de Navia, oidor decano de la real audiencia de Lima.

Dia 13.

Dejamos dicho qus una de las hijas del infante D. Tello de Aguilar fué doña Isabel de Castilla. Esta señora casó en Vitoria con D. Pedro Velez de,Guevara, como consta de la inscripcion que se leia en su sepulcro, existente al lado del Evangelio de la iglesia de San Francisco de la mencionada ciudad, y donde se veia su busto de alabastro finisimo. Este documento no se ha publicado jamás, y por tanto lo trasladamos aqui, supliendo las pocas letras que el tiempo ha gastado, por no haber duda en ellas. La inscripcion sepulcral decia asi:

«Aqui jaco Douna Isabel que Dios perdone amen: nieta del noble Rey D. Alfonso de Casliella, e fija del Conde D. Tello, e mugier que fué de D. Pedro Velaz de Guevara, e fijo de D. Beltran de Guevara, et fino XXX de Diciembre anno del nascimiento del Salvador Jesu Christo de mil ccc. i. anuos.«

Este D. Pedro Velez de Guevara es el famoso poeta de quien habla el marqués de Santillana en su carta al condestable de Portugal D. Pedro, llamándole tio suyo, nobla y gracioso caballero que escribió graciosas canciones. En efecto, fué hijo de D. Beltran de Guevara, como dice la inscripcion que acabamos de trasladar, y de doña Mcncia de Ayala, señora de Guevara, Escalante y Treciño, que fué hermana de doña Aldonza de Ayala, abuela del marqués, y ambas tambien hermanas del célebre canciller don Pedro Lopez de Ayala. La espresada doña Mencia hizo testamento ceirado en Búrgos en una de las cámaras del convento de la Trinidad, miércoles 19 de julio de 1413, el cual fué abierto despues de su muerte, á instancias de nuestro poeta D. Pedro y D. Beltran , sus hijos, ante la justicia del Valle de Salinas de Leniz, viernes 13 de octubre del mismo í.fío; y este es el documento en que se fundan los dos distinguidos mayorazgos de Guevara y Escalante, que por las lineas de ambos gozan hoy sus ilustres descendientes. D. Pedro Velez de Guevara fué demasiado amoroso en sus poesias, aunque esto no lo espresa el marqués de Santillana, su sobrino.

El Rmo. P. Sarmiento, en sus Memorias de la poesia española, pág. 363, confiesa no tiene otra cosa que decir de él mas de lo que dijo el marqués; pero se olvidó que habia hablado en la pág. 316 de los poetas enamorados, y copiado una espresion de Garci Sanchez de Badajoz, sacada de su Infierno de amor, donde lo nombra. Tambien en la pág. 317 cita á Gregorio Silvestre, que floreció en el siglo xvi; y en su obra Residencia de amor introduce á cuatro enamorados, siendo uno de ellos el referido Guevara. Puede inferirse de aqui, que poco antes de la mitad del siglo xvi se 'conservaban aún las composiciones de D. Pedro Velez, que posteriormente han desaparecido, y en que se hace reparable nuestra inaccion y la desgracia de las letras despues del auxilio de la imprenta, que ha perpetuado monumentos de menos importancia.

Díal*.

Bien sabidos son los progresos que hizo en Alemania la heregia de Lulero, desde que se originó en Sajonia en el año de 1517, y cuánto trabajó Cárlos V, desde que ocupó el trono del imperio, en extinguir el fuego de la discordia y de la rebelion, que habia producido la concupiscencia, la avaricia y el amor de la independencia, sus principales efectos en aquellos Estados. No bastaron todos los medios suaves que supo y pudo emplear para conseguir la paz y concordia general: y como al tiempo que reducia en unas partes á sus principes, en otras se confederaban para oponerse á guerra tan viva y sangrienta, con las demas que se vió obligado á sostener, principalmente desde el año de 1547, sufriendo la diversidad de fortunas que regularmente presenta, le desengañaron de la vanidad de la gloria humana, y le condujeron despues de tantas victorias á la mas apreciadle que fué la de si mismo. Retirado al monasterio de Yuste en 1555, empezó á

fobernar Felipe II la Empaña con los reinos de Nápoles, icilia y Cerdeña, los Paises.Bajos y el Mitanés; y para tomar posesion de estos últimos, no pudo evitarse su ausencia de nuestra peninsula. Gobernaba entre tinto la princesa de Portugal doña Juana, de quien son pocos los diplomas y cartas reales que se conservan durante su gobierno. Un suceso de los que se hicieron mas notables en aquellos años, nos presenta dos cartas de esta princesa, escritas en nombre del rey á la ciudad de Barcelona, y ambas con la fecha de este dia 14 de octubre de 1555. Con motivo de haberse dedicado la capilla de la Lonja de mar en aquella ciudad, y celebrádose en ella la fiesta de Nuestra Señora, como de advocacion , en el dia 8 de setiembre anterior con la mayor solemnidad, convidó su ayuntamiento al reverendo obispo de Astorga, inquisidor que era de Barcelona, y moviéndose en el acto de la misma festividad cierta etiqueta sobre estrados, á consecuencia de la que tambien se habia suscitado al tiempo de los funerales que se hicieron en la catedral por el marqués de Tarifa, hubo algunos escesos de parte de aquel prelado.

La princesa gobernadora aprobó en todo la conducta de la ciudad, como lo espresó la primera de aquellas cartas; y la segunda, dirigida al reverendo obispo de Astorga, manifiesta el desagrado que tuvo de ello. Una y otra son buenos testimonios de las preeminencias que entonces gozaba la ciudad de Barcelona, debidas á la merced y favo r de los reyes.

Día 15.

Se han conservado en algunos documentos ciertas costumbres antiguas, que sin duda alguna ignoramos, porque no se halla memoria de ellas en otros que debian hacerla. De esta especie es una carta real de don Enrique III, dada con las solemnidades de acuerdo del Consejo á 15 de octubre de 1406 , en Turuégano, uno de los pueblos en que por ley de aquel monarca, espedida en Córtes, debia residir seis meses del año su anuencia real. Dió motivo á ello la queja que llevaron al rey el concejo de alcaldes y merino de la ciudad de Burgos con ra el licenciado Gil Gonzalez, alcalde de la reina, que se ha-! Haba en aquella ciudad, porque habia echado pregon para que cualquiera que quisiese poner querella ante él, tanto civil como criminal, seria oido y determinado un pleito.

Era esta una verdadera usurpacion da la administracion de justicia, que correspondia p ir privilegio particular á los jueces municipales; pero el alcalde de la reina, fundado en las facultades que le competian como juez de su corte, las estendia á todos los vecinos de la ciudad, y hacia que su alguacil cobrase derechos de almotacenazgo en toda especie de comestibles.

Por lo que se espresaba en este decreto, sabemos que las reinas en aquella edad llevaban siempre consigo un alcalde que conocia privativamente de todos los pleilos'.y causas que se movian entre los de su familia, é igualmente entre los que eran sus vasallos, si acudian á su juzgado. El rey decia que asi lo acostumbraron á hacer su abuela doña Juana y su madre doña Leonor, cin lo cual se comprueba la antigüedad que tenia este privilegio concedido á las reinas; pero como todo lo que era pasar de estos limites ofendia la jurisdiccion real, ó la de los pueblos en que estaba subrogada por gracia ó merced , de aqui es que el rey lo hizo presente al referido Gil Gonzalez, mandándole que no se escediese de lo que hicieron sus predecesores, ni consintiera que su alguacil perturbase los privilegios, usos y costumbres que tenia la ciudad de Búrgos, imponiéndoles la pena de diez mil maravedises para el fisco, y de ser castigados segun tuviese á bien. El decreto estaba en papel grueso de letra cancelleresca, escrito por Juan Martinez y rubricado por los consejeros Francisco, doctor en leyes, y Juan Arias, tambien, 'doctor en la misma facultad.

« AnteriorContinua »