Historia de España

Portada
S. Calleja Fernandez, 1914 - 969 pàgines
 

Què opinen els usuaris - Escriviu una ressenya

No hem trobat cap ressenya als llocs habituals.

Altres edicions - Mostra-ho tot

Frases i termes més freqüents

Passatges populars

Pàgina 553 - N. (el nombre del Rey) por la gracia de Dios y por la Constitución de la Monarquía española, Rey de las Españas, á todos los que las presentes vieren y entendieren, sabed: Que las Cortes han decretado y Nos sancionamos lo...
Pàgina 552 - La religión de la Nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica romana, única verdadera. La Nación la protege por leyes sabias y justas, y prohibe el ejercicio de cualquiera otra.
Pàgina 545 - Desde este momento, españoles americanos, os veis elevados a la dignidad de hombres libres: no sois ya los mismos que antes encorvados bajo un yugo mucho más duro mientras más distantes estábais del centro del poder; mirados con indiferencia, vejados por la codicia y destruidos por la ignorancia.
Pàgina 477 - Rompe el león soberbio la cadena Con que atarle pensó la felonía, Y sacude con noble bizarría Sobre el robusto cuello la melena. La espuma del furor sus labios llena...
Pàgina 694 - Mas si cuadra a tu Suma Omnipotencia que yo perezca cual malvado impío y que los hombres mi cadáver frío ultrajen con maligna complacencia, suene tu voz y acabe mi existencia; cúmplase en mí tu voluntad, Dios mío.
Pàgina 798 - La Religión Católica, Apostólica, Romana es la del Estado. La Nación se obliga a mantener el culto y sus ministros. Nadie será molestado en el territorio español por sus opiniones religiosas ni por el ejercicio de su respectivo culto, salvo el respeto debido a la moral cristiana. No se permitirán, sin embargo, otras ceremonias ni manifestaciones públicas que las de la religión del Estado.
Pàgina 113 - Numancia está en un lago convertida de roja sangre, y de mil cuerpos llena, de quien fue su rigor propio homicida. De la pesada y sin igual cadena dura de esclavitud se han escapado con presta audacia, de temor ajena. En medio de la plaza levantado está un ardiente fuego temeroso, de sus cuerpos y haciendas sustentado...
Pàgina 552 - La Nación está obligada a conservar y proteger por leyes sabias y justas la libertad civil, la propiedad y los demás derechos legítimos de todos los individuos que la componen.
Pàgina 671 - Ese vago clamor que rasga el viento es la voz funeral de una campana: vano remedo del postrer lamento de un cadáver sombrío y macilento que en sucio polvo dormirá mañana.
Pàgina 561 - Aborrezco y detesto el despotismo: ni las luces y cultura de las naciones de Europa lo sufren ya, ni en España fueron déspotas jamás sus Reyes, ni sus buenas leyes y Constitución lo han autorizado...

Informació bibliogràfica