Imatges de pàgina
PDF
EPUB
[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small]

Ruta SEGUIDA POR Hernán Cortés de VERACRUZ A Méjico, CON OCASIÓN DE SU CONQUISTA.

CARTA TERCERA

ENVIADA POR FERNANDO CORTÉS, CAPITÁN Y JUSTICIA,
MAYOR DEL YUCATÁN, LLAMADO LA NUEVA ESPAÑA
DEL MAR OCÉANO, AL MUY ALTO Y POTENTÍSIMO CÉSAR
Y INVICTÍSIMO SEÑOR DON CARLOS, EMPERADOR SEM-

PER AUGUSTO Y REY DE ESPAÑA, NUESTRO SEÑOR

(Continuación.)

En este comedio, don Hernando, señor de la ciudad de Tesaico y provincia de Aculuacán, de que arri- , ba he hecho relación a vuestra majestad, procuraba de atraer a todos los naturales de su ciudad y provincia, especialmente los principales, a nuestra amistad, porque aun no estaban tan confirmados en ella como después lo estuvieron, y cada día venían al dicho don Hernando muchos señores y hermanos suyos, con determinación de ser en nuestro favor y pelear con los de Méjico y Temixtitán; y como don Hernando era muchacho y tenía mucho amor a los españoles y conocía la merced que en nombre de vuestra' majestad se le había hecho en darle tan gran señorío, habiendo otros que le precedían en el derecho dél, trabajaba cuanto le era posible como todos sus vasallos viniesen a pelear con los de la ciudad y ponerse en los peligros, y trabajos que nosotros; e habló con sus hermanos, que eran seis o siete, todos mancebos bien dispuestos, y dijoles que les rogaba que con toda la gente de su señorío viniesen a me ayudar. E a uno dellos, que se llama

HERNÁN CORTES: CARTAS. -T. II

Istrisuchil, que es de edad de veinte y tres o veinte y cuatro años, muy esforzado, amado y temido de todos, envióle por capitán, y llegó al real de la calzada con más de treinta mil hombres de guerra, muy bien aderezados a su manera, y a los otros dos reales irían otros veinte mil. E yo los recibí alegremente, agradeciéndoles su voluntad y obra.

Bien podrá vuestra cesárea majestad considerar si era buen socorro y buena amistad la de don Hernando, y lo que sentirían los de Temixtitán en ver venir contra ellos a los que ellos tenían por vasallos y por amigos, y por parientes y hermanos, y aun padres y hijos.

Dende a dos días el combate de la ciudad se dió, como arriba he dicho; y venida ya esta gente en nuestro socorro, los naturales de la ciudad de Suchimilco, que está en el agua, y ciertos pueblos de Utumies (1), que es gente serrana y de más copia que los de Suchimilco, y eran esclavos del señor de Temixtitán, se vinieron a ofrecer y dar por vasallos de vuestra majestad, rogándome que les perdonase la tardanza; y yo los recibí muy bien y holgué mucho con su venida, porque si algún daño podian recibir los de Cuyoacán era de aquéllos.

Como por el real de la calzada, donde yo estaba, habíamos quemado con los bergantines muchas casas de los arrabales de la ciudad y no osaba asomar canoa ninguna por todo aquello, parecióme que para nuestra seguridad bastaba tener en torno de nuestro real siete bergantines, y por eso acordé de enviar al real del alguacil mayor y al de Pedro de Albarado cada tres bergantines; y encomendé mucho a los capitanes dellos que, porque por la parte de aquellos dos reales se aprovechaban mucho de la tierra en sus canoas y metían agua y frutas y maíz y otras vituallas, corriesen de no.

[ocr errors]
[merged small][ocr errors]

che y de día los unos y los otros del un real al otro, y que demás desto aprovecharían mucho para hacer espaldas a la gente de los reales todas las veces que quisiesen entrar a combatir la ciudad.

E así, se fueron estos seis bergantines a los otros dos reales, que fué cosa necesaria y provechosa, porque cada día y cada noche hacían con ellos saltos maravillosos y tomaban muchas canoas y gente de los enemigos.

Proveído esto y venida en nuestro socorro y de paz la gente que arriba he fecho mención, habléles a todos y dijeles cómo yo determinaba de entrar a combatir la ciudad dende a dos días; por tanto, que todos viniesen para entonces muy a punto de guerra, y que en aquello conocería si eran nuestros amigos; y ellos prometieron de lo cumplir asi.

E otro día fice aderezar y apercibir la gente, y escribí a los reales y bergantines lo que tenía acordado y lo que habían de hacer.

Otro dia por la mañana, después de haber oído misa, e informados los capitanes de lo que habían de facer, yo sali de nuestro real con quince o veinte de caballo y trecientos españoles, y con todos nuestros amigos, que era infinita gente, y yendo por la calzada adelante, a tres tiros de ballesta del réal, estaban ya los enemigos esperándonos con muchos alaridos; y como en los tres días antes no se les había dado combate, habían desfecho cuanto habíamos cegado del agua y teníanlo muy más fuerte y peligroso de ganar que de antes; y los bergantines llegaron por la una parte y por la otra de la calzada; y como con ellos se podían llegar muy bien cerca de los enemigos, con los tiros y escopetas y ballestas hacíanles mucho daño. Y conociéndolo saltan en tierra y ganan el albarrada y puente, y comenzamos a pasar de la otra parte y dar en pos de... los enemigos, los cuales luego se fortalecían en las otras puentes y albarradas que tenían hechas; las cua;

« AnteriorContinua »