Historia de España en el siglo XIX: sucesos políticos, económicos, sociales y artísticos, acaecidos durante el mismo, Volum 3

Portada
 

Què opinen els usuaris - Escriviu una ressenya

No hem trobat cap ressenya als llocs habituals.

Altres edicions - Mostra-ho tot

Frases i termes més freqüents

Passatges populars

Pàgina 543 - Allí fui yo por mi deber llamado, Y haciendo altar la tierra endurecida Ante el sagrado código de vida Extendidas mis manos, he jurado: «Ser enemigo eterno del tirano. Manchar, si me es posible, mis vestidos Con su execrable sangre, por mi mano •Derramada con golpes repetidos; Y morir a las manos de un verdugo, Si es necesario, por romper el yugo.
Pàgina 442 - Que no se consideren comprendidos en los efectos de la suspensión de la venta de los bienes del clero secular dispuesta por Real decreto de 20 de Setiembre: Primero.
Pàgina 553 - ¡Que tantos años de amargura llenos Trague el olvido, el corazón respire! Lo has destrozado sin piedad: mi orgullo Una vez y otra vez pisaste insano; Mas nunca el labio exhalará un murmullo Para acusar tu proceder tirano.
Pàgina 408 - Ni el Rey ni el inmediato sucesor pueden contraer matrimonio con persona que por la Ley esté excluida de la sucesión á la Corona.
Pàgina 553 - ¡Ángel de las venganzas! Ya eres hombre. . . ni amor ni miedo al contemplarte siento. Cayó tu cetro, se embotó tu espada. . . mas ¡ay, cuán triste libertad respiro! hice un mundo de ti, que hoy se anonada, y en honda y vasta soledad me miro.
Pàgina 557 - Del huracán de las selvas. Envanecióse Juan Pérez Y al regocijo se entrega; Y entre los vivas y aplausos Que hasta en los montes resuenan, Al ver que sacan su gallo Victorioso en la pelea, Monta de un salto su potro, Y lanzado en la carrera Por las escabrosas calles De las Mangas atraviesa, Y al tender la obscura noche El manto de sombras negras, Con el gallo vencedor Entra triunfante en la Ceiba.
Pàgina 498 - A LA ESTRELLA DE VENUS Estrella de la tarde silenciosa, luz apacible y pura de esperanza y amor, salud te digo. En el mar de occidente ya reposa la vasta frente el sol, y tú en la altura del firmamento solitaria reinas. Ya la noche sombría quiere tender su diamantado velo, y con pálidas tintas baña el suelo la blanda luz del moribundo día. ¡Hora feliz y plácida cual bella! tú la presides, vespertina estrella. Yo te amo, astro de paz. Siempre tu aspecto en la callada soledad me inspira de...
Pàgina 498 - Hora feliz y plácida cual bella! Tú la presides, vespertina estrella. Yo te amo, astro de paz. Siempre tu aspe'cto En la callada soledad me inspira De virtud y de amor meditaciones. Qué delicioso afecto Excita en los sensibles corazones La dulce y melancólica memoria De su perdido bien y de su gloria! Tú me la inspiras...
Pàgina 542 - Todo lo podéis vos, todo fenece, O se reanima a vuestra voz sagrada: Fuera de vos, Señor, el todo es nada Que en la insondable eternidad perece, Y aun esa misma nada os obedece, Pues de ella fue la humanidad creada.
Pàgina 542 - ... de inmensa bondad, Dios poderoso A vos acudo en mi dolor vehemente; Extended vuestro brazo omnipotente, Rasgad de la calumnia el velo odioso, Y arrancad este sello ignominioso Con que el mundo manchar quiere mi frente.