Informe de la Sociedad Económica de Madrid al Real y Supremo Consejo de Castilla en el expediente de ley agraria: extendido por su individuo de número el Señor Don Gaspar Melchor de Jovellanos ...

Portada

Des de l'interior del llibre

Què en diuen els usuaris - Escriviu una ressenya

No hem trobat cap ressenya als llocs habituals.

Pàgines seleccionades

Continguts

Altres edicions - Mostra-ho tot

Frases i termes més freqüents

Passatges populars

Pàgina 228 - ... los hombres, han cuidado más de las lanas que los visten que de los granos que los alimentan; las que estancando la propiedad privada en las eternas manos de pocos cuerpos y familias poderosas, encarecen la propiedad libre y sus productos, y alejan de ella los capitales y la industria de la...
Pàgina 224 - No hay alcalde que no establezca su queda, que no vede las músicas y cencerradas, que no ronde y pesquise, y que no persiga continuamente, no ya á los que hurtan y blasfeman, sino tambien á los que tocan y cantan...
Pàgina 82 - ... ora en fin los remordimientos de la avaricia. ¿ Qué es pues lo que quedaría en Castilla de la propiedad territorial para empleo de la riqueza industriosa ? Ni cómo se pudo convertir en beneficio y fomento de la agricultura una riqueza que corría por tantos canales á sepultar la propiedad en manos perezosas ? La gloria de esta provincia pasó como un relámpago.
Pàgina 94 - Ya está el público muy ilustrado, decía, para que pueda esta regalía admitir nuevas contradicciones. La necesidad del remedio es tan grande, que parece mengua dilatarle; el reino entero clama por ella siglos ha, y espera de las luces de los magistrados propongan una ley que conserve los bienes raíces en el pueblo y ataje la ruina que amenaza al Estado, continuando la enajenación en manos muertas.
Pàgina 86 - ¿Qué importa , pues, que la codicia hubiese vencido esta saludable barrera ? La política cuidó siempre de restablecerla , no en odio de la Iglesia , sino en favor del Estado ; ni tanto para estorbar el enriquecimiento del clero, cuanto para precaver el empobrecimiento del pueblo, que tan generosamente le habia dotado.
Pàgina 11 - Él solo limpió y rompió los campos, descuajó los montes, secó los lagos, sujetó los ríos, mitigó los climas, domesticó los brutos, escogió y perfeccionó las semillas, y aseguró en su cultivo y reproduccion una portentosa multiplicacion á la especie humana.
Pàgina 93 - ... puede ser un cebo para la codicia y un peligro para el orgullo de los débiles. Conocerá también que, trasladada a las manos del pueblo industrioso, crecerá su verdadera dotación, que son los diezmos, y menguarán la miseria y la pobreza, que son sus pensiones.
Pàgina 79 - ... riqueza debe ser indefinido; séptimo, porque este mal abraza al fin así las grandes como las pequeñas propiedades comerciables...
Pàgina 104 - ... Justo es, pues, Señor, que la nobleza, ya que no puede ganar en la guerra estados ni riquezas, se sostenga con las que ha recibido de sus mayores ; justo es que el Estado asegure en la elevación de sus ideas y sentimientos el honor y la bizarría de sus magistrados y defensores.
Pàgina 11 - Pero en semejante] procedimiento no se echó de ver que el mayor número de los hombres, dedicado á promover su interés, oye mas bien el dictamen de su razón que el de sus pasiones; que en esta materia el objeto de sus deseos es siempre análogo al objeto de las leyes; que cuando obra contra este objeto, obra contra su verdadero y sólido interés ; y que si alguna vez se aleja de él, las mismas pasiones que le extravían, le refrenan , presentándole en las consecuencias de su mala dirección...

Informació bibliogràfica