Imatges de pàgina
PDF
EPUB

í) razon y justicia , bravísimas y alteradísimas; y el

•» primero que entró en ellas y las apaciguó, fue el

» bien aventurado fray Luis que matáron en la Fio

» rida de cuya muerte se quiere ayudar el reverendo » doctor Sepulveda* Pero aprobechale poco porque » aunque matáran á todos los frailes de Santo-Do- » mingo y á San-Pablo con ellos, no se adquiriera

» un punto de derecho mas del que de antes había

í) que era ninguno contra los Indios; porque en el » puerto donde lo llevaron los pescadores marineros » ( que devieran desviallo de alli como iban avisa- » dos) han entrado y desembarcado cuatro armadas » de crueles tiranos que han perpetrado crueldades » extrañas en los Indios de aquellas tierras, y asom- » brado , escandalizado, c inficionado mil leguas de

í) tierra; por lo cual tienen justísima guerra hasta el

-» dia del juicio contra las de España, y aun contra » todos los cristianos : y no conociendo á Jos religio

» sos, ni habiendolos jamas visto, no habían de

» adevinar que eran evangelistas, mayormente yendo

» en compañía de aquellos que á los que tantos males

» é jacturas les han hecho, eran en gestos y en ves

» tidos y en las barbas y en la lengua semejantes y » veian comer y beber y reir como naturales amigos » juntos. Y si los marineros llevaran al dicho padre

"» fray Luis (Cancer) á la parte donde aquíhabia

}) mos comunicado y determinado, y el santo lle

» yaba delante sus ojos, no lo mataran, como parece » que los otros religiosos sus compañeros requi» rieron al piloto que los pusiese mas abajo, ó mas » arriba en otras provincias; y echando achaques » que primero querían ir á tomar agua á la isla de » Cuba, dió con ellos en la Nueva-España donde » hacer otra cosa no pudieron ». Torquemada refiere otro suceso igual en Yucatan por medio de frailes franciscos de lo cual tomó testimonio Casas, y lo presentó en la Corte de España (i).

Hizo fray Bartolomé otras muchas expediciones apostólicas en diferentes provincias del imperio de Mégico, y en una de ellas adquirió de fray Andres de Olmos religioso franciscano un libro escrito en lengua megicana por un Indio idólatra. El contenido era una coleccion de exortaciones de una madre á su hija para persuadir la práctica de las virtudes morales. Fray Juan de Torquemada en su Historia de Nueva-España, ó Monarquía indiana dice que él adquirió este libro, y que ni Casas, ni Olmos, ni él pudiéron traducir con exactitud las metáforas que Labia usado el autor original en su lengua megicana (2).

Dicen algunos que fray Bartolomé vino á España en el año i53o, para impedir que se hicieran esclavos en el Perú y que lo consiguió con otras leyes utiles á los Indios j pero don Francisco Pizarro martques de Charcas no conquistó el Perú hasta el aña

(1) Torquemada : Monarquía indiana, t. 3 , lib. 19 , cap. r3.

(2) Torquemada: Monarquía indiana, t. a, lib. i3, cap. 36. i53i : la ley de no hacer esclavos estaba ya dada mucho tiempo antes y recomendada diferentes veces, aunque nunca bien obedecida : las otras leyes particulares para el Perú no se dieron hasta i534 con ocasion del viaje de Hernando Pizarro á Castilla (i).

Esto no obstante, Torquemada nos dice que fray Juan de Zumarraga religioso francisco, primer obispo de Mégico , vino á España en i53a, pero que antes él y otros religiosos habian escrito al rey en favor de los Indios para que no fuesen dados por esclavos y que esto mismo solicitaba en Corte el obispo de Chiapa don fray Bartolomé de las Casas, y se firmó la provision por la emperatriz año i53o, antes que llegára el obispo de Mégico (3).

Lo cierto es que fray Bartolomé se hallaba de vuelta de su quinto viaje en la ciudad de S;mto-Domingo de la isla española en el año i533 en que se hizo la paz con el Cacique don Em'iquc qu:. litibiá estado haciendo guerra por espacio de muchos años de resulta delas injusticias hechas por las autoridades españolas contra él y contra los Indios de su tribu y de otras aliadas. Fray Bartolomé amigo antiguo suyo, fue á verlo, y le dió tan buenos consejos que se consolidóla paz; llevó á sus Indios á la villa de Azuá; predicó á todóá; bautizó á muchisiaios que no habian recibido aun el bautismo, les dijo misa,

(1) Herrera : dec. 5 , líb. 6 í cap. i3.''' '-...'! --...'» [»' (a) Torquemada : Monarquía indiana, t. 3, lib. ao, cap. 3<». les dio la comunion, y dejó aquella gente con proposito de no revelarse jamas sino se les perseguía de nuevo. Los oidores de la real audiencia de SantoDomingo llevaron muy á mal aquella visita de Fray Bartolomé temiendo que la vehemencia del afecto á los Indios le hiciera incurrir en cosas no conformes á la intencion del tribunal; reconvinieron á fray Bartolomé; les respondió con una entereza propria de un héroe; y cuando se supo la verdad de lo sucedido, quedáron contentos pero avergonzados los oidores(i).

Es muy creible haber emprendido poco despues su viage al Perú porque dadas entonces en España las leyes favorables álalibertad de los Indios, yhabiendo como habia enorme abuso del poder en todas las provincias del imperio del Perú, el zelo de Casas no le permitirla estarse quieto en la isla española.

De vuelta del Perú se quedó en Mégico con licencia expresa del rey año de i536 para predicar el evangelio en la provincia de Nicaragua y paises in mediatos pacificamente de acuerdo con el obispo don Diego Alvarez Osorio. Estaba nombrado por gobernador de la provincia don Rodrigo de Contreras , y queriendo este recorrerla con egército , se opuso fray Bartolomé predicando no ser licito descubrir pueblos con fuerza armada, y estar él encaí

[graphic]
[ocr errors]

gado por el rey para ese descubrimiento. La eficacia con que aquel predicaba, conimovió los corazones de bastantes soldados y de otros Españoles de manera que se vió el gobernador casi sin gentes. Los altercados fueron muchos, graves, y ruidosos : el gobernador hizo recivir una informacion sumaria para persuadir que Casas era un alborotador y que le amotinaba su gente. Por desgracia murió el obispo que trataba de conciliar los animos : el gobernador se allanó por entonces á recorrer el pais con solos cincuenta hombres sujetos á no hacer nada mas que aquello que se les mandase; pero como ellos no usaban de licencia militar para robar oro ni esclavos, la visita resultó como nula. El gobernador Contreras escrivió al rey contra fray Bartolomé tratándolo como sedicioso, alborotador, y amotinador; pero este religioso (á quien el zelo por el bien de los Indios }o hacia» insensible para toda especie de fatigas) se vino á España para desengañar al rey y procurar la libertad de sus hijos adoptivos (i).

No he visto notas auténticas en que conste cuando volvio fray Bartolomé á las Indias en este sexto viage; pero es verosímil haberlo hecho en el año inmediato de 1537 .cuando Pedro Anzurez de Camporredondo salió de España con despachos del rey para el buen tratamiento de los Indios en el Perú y en Nueva España con otras muchas providencias favorables á

(1) Herrera : dec. 6, lib. i, cap. 8.

[graphic]
« AnteriorContinua »