Imatges de pàgina
PDF
EPUB

los medios adoptados para disminuir la fatiga, fué despeñar á cuantos estuvieran cerca del precipicio por donde la peña era escarpada. En pocos minutos cayeron todos y los testigos aseguran haber visto caer precipitados mas de setecientas personas : de las cuatro ú cinco mil no quedó ninguna con vida. No ha* hiendo faltado sin embargo algunos que, menos crueles, habian reservado para su servicio ciertos Indios jóvenes, el bárbaro general mandó cerrar a estos en una casa de madera y de paja, é incendiarla para que todos pereciesen quemados. Otros Indios se habian escondido entre arbustos de la montaña; y el mandó matarlos á punta de espada. Otros perecieron victimas delos perros de presa destinados al intento. ¿Semejante general no era mas cruel que los tigres?

En otro pueblo llamado Cota hizo cortar las narices y las manos á mas de setenta Indios de diferentes edades de los dos sexos , y colgarlos de unas maderas en forma que los demas habitantes los viesen, y dieran todo el oro posible por evitar igual suerte. Con la misma idea hizo despedazar por perros de presa de quince á veinte Caciques. A otros muchos mandó cortar manos y narices, y en esto no respetó á las mugeres ni tuvo compasion de los niños. !No es posible contar todas las crueldades que semejante tirano ha hecho en aquellos paises y en el reino de Guatimala, y lo peor es que ahora mismo prosigue sus horribles hazañas asolando los pueblos, y dejando desiertas las provincias.

Los testigos del proceso aseguran que si no se pone remedio, es necesario muy peco tiempo para que todo el reyno de Granada sea solo un desierto inutil al rey, pues las matanzas y crueldades se multiplican por dias en forma que parece ser intencion determinada la de aniquilar los Indios.

Yo he visto y reconocido por mi mismo aquel reyno, y no dudo conformarme con la opinion de los testigos , pues la conducta de los que gobiernan aquel pais no permite formar otro concepto , apesar de haver sido allí la poblacion mucho mayor que en otras partes de aquellas Indias. Confinan con el nuevo reyno de Granada las provincias de Popayan, de Cali, y tres ó cururo mas, Cuya extension es de quinientas á seiscientas leguas: todas, de tierra fertilísima y sumamente poblada con varias ciudades de mil y de dos mil vecinos, pero ,sin embargo estan ya tan despobladas que no se hallan hoy cincuenta familias donde habia dos mil, y son inumerables los pueblos quemados y asolados totalmente por medio de las crueldades de todas las especies que ya quedan.manifestadas.» Parai esto ha contribuido la multiplicacion de gefes que intentáron descubrir nuevos distritos; pues unos fueron desde el Perú por Quito al nuevo reyno de Granada: otros á Popayan y Cali por Cartagena : otros de Cartagena a Quito; y otros por la parte del rio de SanJuan. Haviendose juntado los que concurrían de puntos opuestos entre sí, siguiéron todos un mismo sistema , reducido á robar y matar con los modos mas crueles con el objeto único de acumular todo el oro posible. 1

He dicho que las mismas iniquidades continuan: y tan importante verdad resulta comprobada por muchos egemplares. Actualmente se verifica que recibiendo un Español comendador desde ciento hasta trescientos Indios por esclavos, manda cortar las cabezas á treinta ó cuarenta y dice á los demas : Ya » ve is lo que haré con vosotros sino me servís bien ». Encomendar Indios á semejantes hombres ¿No es peor que encomendarlos á un demonio? Vease cuales cristianos son aquellos á quienes se recomienda la conversion de los Indios.

Si caben crueldades mas horribles que estas , lo seran las que unos tiranos han justificado contra otros cuando han estado en circunstancias de acusarse recíprocamente y seguir sus procesos que se hallan en la secretaría del consejo de Indias. De allí resulta que algunos Españoles han enseñado á sus perros bravos á mantenerse con carne humana; por lo cual salen á caza de hombres; matan á quince ó veinte Indios, ceban á sus perros; y aun sucede que un Español pida prestado un cuarto del cadaver de un Indio para mantener sus perros, prometiendo pagarlo en el dia siguiente si saliere á caza , ó bien en el primere dia que tenga proporcion. Preguntado un Español como le ha ido de caza t responde alegre : « Muí bien : he matada » veinte bellacos Indios y tengo carne para mantener » mis perros durante algunos dias ». ¿Cabe idea mas inhumana? Pues los testigos del proceso lo declaran. Me determino á cesar en esta narracion hasta que vengan otras noticias mas modernas , las cuales no espero que sean de conducta mas moderada, pues conozco por mi mismo la que suelen tener todos los Españoles en aquel Nuevo-Mundo de cuarenta y dos años á esta parte; y no he visto cosa que pueda influir á formar esperanzas agradables. Vuelvo á decir con toda seguridad que mi narracion no comprende una parte de diez mil de la verdad de las crueldades inhumanas que los llamados Christianos han hecho contra los inocentísimos Indios.

Estos d¡eben causar tanto mas grande compasion cuanto mas cierto es que jamas han dado á los Cristianos el mas leve motivo de quejas; pues desde los principios miraban á los Españoles como á hombres sobrenaturales y venidos del cielo, por lo cual se esmoraban en obsequiarles y servirles. Jamas pensáron tampoco en fugas y menos en guerras hasta despues que, Sufrieron.infinitas mas atrocidades que las que podian soportar. . i .. , . ;, -,; ..,

Es digno de consideracion igualmente, cuan contraria es la conducta de los Españoles á lo que se les manda por el rey en orden á la religion. No solo no la enseñan ellos á.nuigun Indio, sino que impiden poy tpdos los medios indirectos posibles que los religiosos prediquen y la. enseñen porque han formado concepto de que la predicacion del evangelio y del catecismo es obstáculo para sus robos de oro , perlas y piedras preciosas. Así es que se ignora la religion cristiana tanto como hace un siglo en casi toda el América española, excepto el reyno de Nueva-España donde los religiosos son muchos , y por fin los unos ó los otros van adelantando algunas conquistas espirituales. Pero que cosa es la Nueva-España en comparacion del resto de América? No es mas que un pequeño ángulo de un cuadro de infinita extension.

[ocr errors][merged small]

• Yo Bartolomé de las Casas ó Casaus, fraile del orden de Santo-Domingo me determiné á escribir la presente brevísima historia por consejo de muchas personas piadosas y temerosas de Dios que desean la publicacion de estas noticias > porque piensan que así se multiplicará el número de los que contribuyan al remedio de tantos y tan graves daños.

He accedido al Consejo por compasion de los infelices Indios que mueren sin conocer la verdadera religion por culpa de los tiranos que solamente cuentan con los inocentes Indios para robarlos, esclavizarlos, venderlos, y matarlos de mil maneras diferentes á cual mas cruel.

Tambien ha contribuido la compasion que tengo del reyno de Castilla; pues siendo naturales de sus

« AnteriorContinua »