Imatges de pàgina
PDF
EPUB

peculiar, el punto especial en que dejaba tan airas á sus contemporáneos y áun á las generaciones que les han sucedido. Insistimos preferentemente en este punto, que nos parece ser de máxima importancia.

Muchos hombres públicos modernos, que por algunos han sido tachados de revolucionarios peligrosos, y ensalzados por otros como genios inspirados á causa desus teorias y predicaciones respecto á los derechos y libertades del hombre, no alcanzaron sino á interpretar, á ensanchar y muchos de ellos á pervertir las ideas altamente democráticas del clérigo Las Casas, hijas legitimas de las que proclamara el Redentor. Los principios democráticos y niveladores de Las Casas, tenian por fuente, por guia, porfin, las sacrosantas doctrinas del Evangelio; eran el Cristianismo puesto en práctica, la máxima sublime de « amar á Dios sobre todas las cosas y al prójimo como á nosotros mismos, » puesta en accion, y luego se hallaban todas enderezadas á la rehabilitacion del indio agobiado bajo el peso de la esclavitud y de los malos tratos. La religion y la razon que en él se unian en tan armonioso consorcio, le indicaban que el indigena humilde tenia los mismos derechos sociales que el orgulloso conquistador, y en esto se mostraba intérprete celoso de los pensamientos y deseos dela gran Reina bajo cuyos auspicios llevó á cabo Colon su colosal empresa.

Los más exagerados é intransigentes de los modernos demagogos, tomando de Las Casas Sus ideas fundamentales, no han hecho otra cosa que corromperlas con absurdas añadiduras que no están apoyadas en la misma base, ni tienen fines análogos, ni siquiera son en tal consorcio practicables. Aquellos que á los principios de justicia, de libertad y de democracia que predicaba Las Casas han querido añadir, disfrazada de cualquier manera, la penosisima idea de suprimir á Dios entre los hombres, tan sólo han conseguido iniciar una era de nuevas injusticias y discordias humanas, sin esperanza de lograr el fin que se proponen, porque les falta la estrella fúlgida, la lumbrera resplandeciente que iluminaba á Las Casas y bañaba la senda por que caminaba en torrentes de divina luz.

Si los gobiernos españoles hubiesen obrado en armonia con las exhortaciones del ilustre obispo de Chiapa, y hubiesen dictado disposiciones necesarias para hacer efectivos los mejoramientos por él señalados para la administracion y organizacion del Nuevo mundo, hubiesen comprobailo manifiestamente su profunda prevision y su sabiduria en asuntos temporales.

No hubiese tal vez cundido algunos siglos más tarde la agitacion insurreccionaria en HispanoAmérica hasta el punto de establecer violentamente una independencia prematura para la cual muchos de sus pueblos no se hallaban todavia preparados. La emancipacion hubiera tenido lugar sin disgustos, sin violencia, por el orden natural de las cosas y en beneficio mutuo. En las colonias que han permanecido fieles á la madre patria no hubiéramos presenciado, en nuestros dias, males sin cuento, entre los cuales figuran la insurreccion cubana ya citada y la anterior guerra de Santo Domingo; esta última, despues de una anexion espontánea invocada por los mismos dominicanos como único medio de salvacion para librarse de los haitianos, y evitar el ver fundidos los restos de su raza europea con la raza africana, como llegó á acontecer en Haiti.

Lo repetimos; los vicios que impugnaba Las Casas existen aún, están infiltrados en la masa de la sangre de los que ejercen autoridad en los paises americanos, sea.en las colonias de España, sea en algunos de los Estados que se constituyeron independientes. La historia de una gran parte de las Repúblicas de Hispano-América nos demuestran esta verdad bien claramente; es público y notorio el triste espectáculo de anarquia y caos que algunas de ellas han ofrecido durante el último medio siglo; y las causasson perfectamente conocidas de cuantos se ocupan con interés de la suerte y progresos de aquellos paises.

Réstanos hablar tambien en esta introduccion sobre un punto que llamó grandemente la atencion de Las Casas, á saber, la controvertida cuestion de si las razas aborigenes de América y las de su progenie con los conquistadores españoles, son ó nó susceptibles de la alta cultura y levantada civdizacion europea. Cuestion es esta que ha sido calurosamente debatida por diversos escritores.

Algunos viajeros, en nuestro humilde concepto bien superficiales, han negado á aquellas razas las cualidades indispensables para encumbrarse á un alto grado de civilizacion. Semejante dictamen, más que una marcada injusticia, nos parece un absurdo demostrado por la experiencia y los hechos de una- manera incontrovertible. Los Estados hispano-amcricanos. á pesar de su certa y agitada existencia y de sus discordias intestinas, y habiendo carecido hasta hace muy poco tiempo de los elementos más necesarios para una sólida instruccion como son las Universidades, los Ateneos, las Politécnicas, los Liceos, las Bibliotecas públicas y Museos; siendo todavia actualmente muy imperfectos y escasos estos establecimientos, han producido ya multitud de hombres célebres en la literatura, en las ciencias, en las artes, y, en suma, en todos los ramos del saber humano, dignos por cierto de figurar, como muchos han figurado, en el primer rango de las filas europeas.

Desde Méjico hasta Chile, desdclas plácidas y risueñas orillas del Plata, hasta el Perú, han nacido y florecido en aquellas espléndidas regiones millares de varones ilustres por sus virtudes, por los eminentes servicios rendidos á su patria y á la causa del progreso y cultura del género humano, por sus brillantes talentos y erudicion vastisima.

En gran número se agolpan en nuestra memoria los inclitos nombres de hispano-amcricanos que han descollado en la república de las letras como profundos filósofos, como imparciales historiadores, como inspirados poetas y cultos publicistas. Pero ¿á qué extendernos sobre este punto? ¿Qué persona que tenga un mediano conocimiento de la historia de aquel continente

« AnteriorContinua »