Imatges de pàgina
PDF
EPUB

NE

teresante en su segunda jornada; me decidi á publicar esta historia iné. dita encontrada por una casualidad, como digo en el prologo, y la mejor que pudieramos apetecer en su linea.

Cuando la mostré á V. por primera vez, te conocí deseos de publicarla, 4 modestamonte me dijo que contribuiria á su. edicion con los gastos precisos; efectivamente así lo hizo Benando los números de un verdadero Mecinas y protector en su linea de la ilustracion pública. No es para mi extraño esto modo de obrar en aquel militar honrado y valiente que en Chapa

[ocr errors]

raco á tas órdenes del general Rayon, y en Monte blanco, como gefe, ha sostenido con la espada los derechos de su patria, y no menos ha dado ojemplo de sufrimiento, herido y vejado en la carcel de Puebla por los enemigos irreconciliables de nuestra libertad que le faltaron á la fe prometida en la capitulacion de dicho fuerte de Monte blanco.

Este es, amigo mio, el homenage de justicia y respeto que presto al primer gobernador del Estado libre de México, y por cuyo ejemplo deseo que se conduzcan los demás magistrados colocados en igual destino: sin protección de las cien

[ocr errors]

cias no hay libertad; si el ciudada: no no conoce sus derechos, no puede sostenerlos con la firmeza heroi ca que dl conocimiento de ellos.

Es de V. con el debido aprecia til menor servidor que atento B.

S. M.=Carlos Naria de Bustamante.=Sr. gobernador del Estado libre de Abexico D. Melchor Mouzquiz.

PRÓLOGO DEL EDITOR.

Uuando anuncié al público en uno de los periódicos de esta capital la próxima edicion de esta obra, dije que una feliz casualidad la habia puesto en mis manos. Considerándome el actual padre provincial de S. Francisco afecto á la lectura de esta clase de libros, me proporcionó ocho tomos manuscritos del padre fray Manuel de la Vega de la obra que dejó inédita intitulada: Crónica de Michoacán. En uno de ellos halle la historia que ahora ofrezco al público: parecióme la mas completa que pudiera redactar to. do lo que sobre el descubrimiento de las Américas por Colon han escrito diversos autores, tanto españoles como es. trangeros: en tal concepto la ofrezco al público deseoso de que facilite la inteligencia de la de las Conquistas de Coriés que en breve vera la luz, i

No puedo menos de celebrar la constante aplicacion de su autor para desempeñar el argumento que se propuso, complaciéndome de que el pueblo de México entienda prácticamente lo que ya le he dicho otras veces, á saber: que los frailes encomendados de la conquista espiritual de los indios fueron utilísimos al Estado en este continente: ellos embotaron la espada de los conquistadores con su lenidad y mansedumbre; tronaron a la vez contra la tirania de los gobernadores sin temor de su prepotencia, debiéndose á sus respetos el que no hubiesen acabado con to. da la raza indígena del Anáhuac: ellos, en fin, enseñaron las ciencias y las virtudes, y sus monasterios fueron por no pocos años los talleres de unas y otras. Por tanto yo miraré en los misioneros de los primeros tiempos de la conquista, unos verdaderos ainigos de la humanidad, unos apóstoles y génios bienhechores de los miserables indios, y desearé que el gobierno protector de estos establecimientos, de tal modo los fomente, que en la presente edad se renueven aquellos preciosos dias que semejaban a los de la primitiva iglesia, y que ahora se recuerdan con ternura. Tenemos aun naciones que civilizar.

Como el padre Vega se conformaba en sus escritos,

« AnteriorContinua »