Imatges de pàgina
PDF
EPUB

pre así, bien que há prevalecido el de Santo Domingo, y no se Sabe bien el por qué. Algunos dicen que el Adelantado le habia priesto el nombre de Santo Domingo parque su padre se llamaba Domingo: otros por haber llegado allí el dia de éstas Patriarca y que su fiesta habia caido aquel domingo, lo que es fal-o, porque cavó en jueves; pero la opinion mas verosímil, es que habiéndose consagrado á Dios la primera Iglesia de esta nueva ciudad, bajo la advocacion de Santo Domingo (que aun en el dia es patron de aquella diocesis, pasó con el tiempo este nombre no solo á la ciudad sino à toda la isla.

Quedaron en la Isabéla yieja los maestros que labraban dos carabelas, y algunos de los nuestros para su resguarda. D. Bartolomé al paso que trataba de edificar la nueva ciudad hacia construir una buena fortaleza, y despues que hubo comenzado la obra y dado sus órdenes para que se continuase con presteza y astucia, determinó hacer otro viage por la costa de queste para reconocer el reino de Bohechio que se llamaba Xaragúa, y obligar á ese cacique à pagar el tributo que se habia impuesto á todos los de. màs del que se queria primir, pareciéndole que por estar su estado muy distante de las posesiones de los castellanos no se lo podian imponer con facilidad, en lo que se engaño, comenzando la fundacion de la ciudad de Santo Domingo à causarle grandes inquietudes. Hacia este revezuelo su residencia en unas rancherías que se llamaban Xaragúa y todo su reino que era el de mas estension en toda la isla, tvinaba estit misma denominacion, Los estados de Bohechio comprendian no solamente toda la costa occidental que formaba una grandísima bahia con el Cabo de Tiburón y la Mola de San Nicolás, que formaban sus dos puntas; sino tambi'n toda la parte de la costa dil sud que se estiende hast la pequeña isla de la Beata. Tenia este cacique una hermana lamada Anacaòna, que habia sido muger de Caunábo, y despues de su muerte se habia retirado en casa de su hermano Era esta cacica una muger de prendas, y de un espíritu superior à su sexo, y á las costumbres de la nacion: lejos de adoptar la aversion que tenia su marido para con los españoles los amba ella mucho, y los deseaba tener por vecinos para gozar de su tratu. (64) No ignoraba D. Bartolomé las buenas disposiciones de esta cacica, y que las de su hermano estaban bien contrarias; con todo se lisongeaba ganar la voluntad de uno y otro, considerando cuanto le importaba para su gloria, y ventajas de la colonia reducir á bien ò por fuerza à este poderoso Cacique, para que siguiese el ejemplo de los demás, y que no conyenia descuidarse en esto. Partió pues de Santo Domingo con trescientos honibres bien equipados, andando siempre en forma de batalla al son de clarines y tambores por todo el camino que hay de Santo Domingo à Xaragua que era

[64] No faltan en el dia de estas muchas, apodadus con el nombre de chaquetas,

de setenta leguas: Bolechio infurmado de su marcha, habia enviado algunas tropas para disputarle el paso del rio Neiba, que es poderoso y distante treinta leguas de Santo Domingo. D. Bartolomé diólts á entender que nu iba a hacerles guerra, sino à visitar al Rey y à su hermana, de quienes habia oido decir grandes cosas, y luego fué recibido .con muchas fiestas y regocijos, porque estos pobres isleños que temblaban de ir á pelear contra unos hombres cuyo nombre solo los llenaba de espanto, se persuadieron que no tenian que tener de estos forasteros, una vez que les proponian tan luego demostraciones de amistad y benevolencia, y así ellos para manifestar su gusto y alegría, cargaban los bagajes de la tropa española, y les fueron sirviendo a los nuestros por todo el.camino, cargándolos en sus espaldas para pasar los rios, y en toda la inarcha les hacian todos los servicios que podian. Al lle gar el Adelantado y su tropa à Xaragúa, salió toda la nobleza de la provincia á. recibirle, cantando y bailando al uso del pais. Presentàronse despues las treinta mugeres del Rey con ramos de palma verdes en las manos, cantando con concierto y saltando moderadamente, y llegàndose ante D. Bartolomé con las rodillas en tierra le presentaron sus palmas: hizo lo mismo cantidad de indios que venian en su seguimiento con el general y todos los españoles, que condujeron con bailes y cantares à palacio del Rey Bohechio, donde estaba' aparejada la cena que era pan de cebada, utias asadas y cocidas, infinitos pescados de mar y de rio. Acabada la cena, llevaron á todos los compañeros del Adelantado á varias posadas prevenidas de camas de algodon para que se recogiesin: al dia siguiente al amanecer, se presentaron dos escuadrones de indios armados con arcos y flechas, desnudos como siempre, y luego que hubieron marchado en órden de batalla y se avistaron, conienzaron à escaramuzear al principio, y despues se fueron encendiendo de modo que como si fueran verdaderos enemigos se dieron muy buenos golpes de macanas, sin hacerse mucho daño; bien que en breve tiempo quedaron muchos heridos y tres o cuatro muertos. Acabada esta diversion presente el Rey, su hermana, y D. Bartolomé, dijo el Adelantado à Bohechio, tomàndole aparte, que mirase que solo él habia quedado de los caciques de la isla que no habia tributado homenage à los Reyes de España, y. podia venir órden de sus Aliezas para obligarle à ello por fuerza, y que bien podia conocer por agena experiencia que no estaba en estado de resistir: que dictaba la prudencia prevenir las funestas consecuencias de una guerra à que se exponia, sometiéndose á pagar de buena gana un tributo que no le había de empobrecer, y le grangearía la amistad y estimacion del príncipe mas poderoso del orbe. Persuadido el cacique Bohechio con este discurso del Adelantado, respondió que por no cogerse oro en toda su tierra, no podia tributarse en esta especie: respondióle el Adelantado que eran demasiado equitativos los españoles para exîgir de él lo que no habia en su tierra, y así se .convinieron amistosamente en que el cacique habia de tributar cier

[ocr errors]

.

ta cantidad de algodon y de víveres, y se terminó todo con gran sosiego. Asentadas todas estas cosas con satisfaccion del cacique y de su hermana, se despidió el Adelantado y se volvió por tierra á la Isabéla, à donde halló que faltaba un todo, y que en su ausencia habian muerto mas de trescientos hombres de diversas enfermedades y de miserias. Como no veniau navios de España, dió ór. den de que se continnase la fàbrica de dos navios que habian empezado para enviarlos allà por víveres, y acordó entretanto repartir los enfermos por las plazas y fortalezas que habia desde la isla hasta Santo Domingo, y en los pueblos de los indios, que se cansaron bien presto de sus huéspedes, que cono decian ellos, á mas de ser tan grandes comedores, les hacian en recompensa del hospedage muchas vejaciones. (65) Se quejaron estos indios á su señor el cacique Guarionéx, poniéndole por delante la obligacion que tenia de procurar su libertad y la de todos, y como estaban resueltos a sacudir un yugo que se les hacia cada dia mas pesado è intolerable; importunaron tanto á este pacífico cacique, quien con siderando las fuerzas de los cristianos rehusaba la guerra, à que los defendiese en persona, poniéndose al frente de sus vasallos, con amenazas de que si se resistia, se habian de entregar á otro cacique mas valeroso, por lo que lo forzaron á aceptar la guerra. Tuvo avia so el Akdelantado que habia fijado su mansion en Santo Domingo, de esta rebelion, en que como veremos despues, tuvieron gran pare te los castellanos, y pareciéndole que no convenia dar tiempo á éste cacique para aumentar el número de su ejército, ni á los de màs para seguir su ejemplo marchó contra él con la mayor brea vedad, y habiendo encontrado à Guarionex à la cabeza de quin. ec mil indios, dió en ellos derepente à media noche, y despues de haberles matado mucha gente, hicieron prisionero à Guarionére y à varios caciques inferiores; habiendo justificado los que fueron principales movedores los mandó ajusticiar. Apiadado D Bartolomé y conociendo la mansedumbre de Guarionéx, le dejó ir libre á sus estados, condescendiendo al ruego de sus vasallos que pedian su li. bertad. Bien sabia el Adelantado que los castellanos habian movie do esta guerra, parecióle conveniente disimular por entonces tan. ta traicion, que disculpaba en mucho el atentado de Guarionéx, por donde creyó que era injusticia tratar a este principe con tanto ri. gor. Castigó entonces D. Bartolomé un delito en que habian. incurrido los vasallos de este Rey, despues de haberse apaciguado la isla que estaba conmovida con la rebelion de este cacique. .

Como el Almirante D. Cristobal Colón, deseoso, siempre de mayor incremento de la santa fé católica en sus descubrimientos, miraba en aquellos principios por todo lo que le parecía mas á

[65] Bien lo acreditaron en parte los oficiales espedicionarios venidos en la guerra de independencia, y que nos fueron harto molestos é ingratos. ¡Pobre de to huéspeda que tenia unu hije á una criada bonital.

propi sito para la conversion de los indios, al paso que los iba suy jetando á la corona de Castilla, arbitró una de las cosas mas provech sa, que fue procurar con mucho cuidado que así sacerdotes como legos aprendiesen la lengua de los indios; y advirtiendo entre otras lenguas muy particulares y dificultosas que hablaban Algunas naciones, como comunmente sucede en aquellas partes, que casi todos entendian generalmente una que era la cortesana que se hablaba en los estados del cacique Guarionéx, mandó à fr. Rom màn, hermitaño de San Gerónimo, y à fr. Juan Borgoñon, de la órden de San Francisco, que fuesen à estar con Guarionéx para que la aprendiesen. Fr. Romàn habia estado en la provincia de la Magdalena bastante tiempo, y llegó à saber muy bien la lengua ma. rolis, que era un dialecto propio de aquel pais, motivo porque re. presentó al Alspirante que le diese licencia para llevar consigo al. gun indio de los de Huhuic que despues fueron cristianos y sabian ambas lenguas. Se le concedió que llevase consigo à quien quisie. 8P, y Dios lo deparó un buen indio llamado Juay Cabána, muy pràctico en la lengua, que despues fué muy buen cristiano, y se le llamó Juan. El padre fr. Juan Borgoñon, que fué uno de los primeros religiosos de San Francisco que entró en la isla, y por su notabilisimo celo fué proporcionado por misionero del gran reino de Magúa, en la misma isla el año de mil cuatrocientos noventa y tres, donde como tengo dicho, con otros franciscanos trabajó con grande espíritu en la instruccion de aquellos gentiles, y especiale mente de su Rey Caunábo, que parecia inclinarse á hacerse crís. tiano, y obligado de la conducta de los españoles, le había echado de su nino y á sus compañeros, tenia una bella disposicion para aprender las lenguas del pais, con que estos dos padres escogidos por el Almirante estudiaron la lengua cortesana y general de la isla, y la supieron con brevedad valiéndose de la enseñanza de aquel buin indio Juay Cabána, y estuvieron en el reino de Guarionér dos años trabajando en la conversion de aquellas gentes y particularmente fr. Juan Borgoñon, el cual dió primicias de su en señanza en la conversion del mismo cacique Guarionés que al principio entró de buena voluntad, aprendiendo todas nuestras oraciones y doctrina, dándole buenas esperanzas de ser cristiano, haciendo que á much is de su casa les enseñasen la doctrica, y él cada mañana decia sus oraciones y mandaba que las dijesen todos los de su familia; pero se enfadó despues y dejó sus buenos propósitos por culpa de unos caciques principales, instigados del enemigo comun que viéndole ya tan inclinado à bautizarse, movió sus áni. mos para que ellos pervirtiesen su sana intencion, Le reprendieron diciéndole que los cristianos eran perversos, (66) y le tenian toma. da toda su tierra por fuerza, por lo cual le aconsejaban que no abrazase su religion, sino que para desagraviar sus dioses del

• [66] Enseñar una cosa y practicar otru, ca? Fides sine operibus mortua est,

á quién no cho.. abandono de sus ritos, y para mirar por sus leyes paternas y remover la esclavitud que se le preparaba, convenia que se uniesen en defensa de su religion antigua y libertad, y reflejase que todos ellos juntos podian facilmente acabar con los españoles, pues ya sa. bian eran mortales y que estaban pocos. Tanto pudieron estas representaciunes sobre el ánimo de G:erinnés, que desfalleció é insensiblemente se borró de su corazon aquel afecto. que habia con. cebido al cristianismo; y viendo los padres fr. Roman Pane y fr. Juan Borgoñon, que ya no cuidaba aquel cacique de instruirse, y que olvidava lo que le habian enseñado, resolvieron dejarle, é ir á donde podian sacar mas fruto, enseñando à los indios y amaestrándoles en las cosas de lt santa fé: fuéronse à ver con otro ca: cique principal, que les mostrò muy buenos deseos de ser cristiano, que se llamaba Maviatues (67) A los dos dias de salidos del reino de Gurionér vinieron unos indios de parte de este cacique á la casa donde habian vivido estos padres, en cuya crrcania habian edificado un especie de santuario, donde habian dejado unas imágenes para que JuanMatén, el primero que recibió el bautismo en la Española, su madre, hermanos y parientes, y otros siete ca. tecúmenos. rezasen delante de ellas. y tuviesen consuelo; hartaronselas los. comisionados de Guarionéx, las pisaron y enterraron en unos sembrados diciendo por muft; ahora será gran lps y buenos tus frutos. Pasando algun tiempo la madre de Guarionér que era una muger perversa, arrancó algunas palmas de atxig que son como lasatius de nuestra España, comida de abasto, comun en las islas de Barlovento en la tierra firme de América, donde contribuian al. comun sustento, y son raices semejantes al navo y ràbano que llainan hoy muniutos en las islas, y viendo que estas raices tenian la figura de una cruz, se admiró y lo tuvo por un gran milagro, y dijo al capitan Ojeda que era castellano de la fortaleza de la Concepcion, „Dios ha hecho este milagro, y él sabe porquél quien hizo cabar la tierra y halló las imágenes enterradas. Descubiertos los autores de este sacrilegio, dió parte de ellos al Adelantado, (63) y. á este le pareció que debia hacer un ejemplo con estos impios, y. mandó que fuesen quemados vivos, despues de haberles substanciado su proceso. (69) Permitió. Dios que estas raices de axi tomaran la configuracion de una cruz, cosa jamás visto en aquella tierra, por lo cual fué juzgado por milagro para que e... tos isleños que enterraron las imágenes con tanto desprecio y gran

[67] Véase la relacion de Fr. Román citada por D. Fer'nando Colón, en su historia capítulo 61 página 62.

[68] Esto pareció á Ojeda, y, el arresto del cacique que hemos referido era un acto virtuoso.

[69] Si como indios gentiles ignoraban la santidad de la religion y no la habian profesado, acon qué razon se les condenó al fuego? ; Bárbaros españoles, supersticiosos y crueles! y ellos, ¿que religion profesabun?... La de Caco.

« AnteriorContinua »