Imatges de pàgina
PDF
EPUB

nalmente? Igual duda manifesté en el lugar antes citado, y no he hallado desde entonces nueva luz para resolverla. El manuscrito de la Historia Eclesiástica es en verdad de 161 I, y la Monarquía se publicó en 1615; pero claro es que se escribió algunos años antes: no recuerdo haber visto en ella fecha posterior á 161o (lib. XX, cap. 84), y las licencias para la impresion son de 1613. Para dar la prioridad en la correccion al manuscrito, seria necesario suponer que el que he usado es el mismo que sirvió á Torquemada; cosa inadmisible, porque no es original, sino una copia, hecha en España, segun las apariencias. Es mas creible que alguno hizo posteriormente en él las correcciones, tomándolas de la Monarquía ya impresa: correcciones que se avienen muy bien con la prudencia que muestra Torquemada al apropiarse los trabajos de Mendieta.

Y en efecto; si el lector se toma la molestia de hacer el cotejo de ambas obras, notará que Torquemada suavizaba ú omitia enteramente todo aquello que pudiera lastimar, no solo á los religiosos de las otras órdenes, sino tambien á los españoles en general. El P. Mendieta, hombre de carácter enérgico, celoso de la honra de Dios y enemigo de los vicios; amador de la justicia y verdad, más inmediato á los tiempos de la conquista, testigo, por lo mismo, de mayores miserias de los indios, y defensor acérrimo de ellos, aunque no ciego para sus defectos, suelta á menudo la pluma, y con libertad verdaderamente apostólica, señala sin temor humano los abusos, desórdenes, vicios y maldades de los conquistadores, y hasta de los gobernantes, sin respetar del todo ni aun al soberano mismo. Torquemada, llegado despues, á una hora en que los mayores de aquellos abusos habian desaparecido; precisado por su posicion á guardar consideraciones al poder y á la raza dominante, menos resuelto ó mas templado, no puede, aunque amigo tambien de los indios, dejarse arrebatar de la misma indignacion: no acoge, pues, las vigorosas declamaciones de su original, ni aun los breves y mordaces rasgos de que está sembrado. Todo lo aparta cuidadosamente; y habriamos carecido de tan preciosas pinturas de la época, á no haber aparecido aquel original. En cambio de lo suprimido, nos obsequia Torquemada con multiplicadas digresiones históricas ó morales, unas breves, otras interminables, pero casi siempre inútiles, y que interrumpen á cada paso la narracion de una manera desagradable. La obra de Torquemada es mas vasta, mas erudita, si se quiere; y con lo mucho que se apropió de la de Mendieta, quitó á esta una parte de su interés. Sin embargo, su publicacion está muy lejos de ser inútil. Torquemada no la plagió por entero, ni con fidelidad, y queda todavía bastante que recoger. Es sabido, por otra parte, que el estado actual de los estudios históricos requiere remontarse en lo posible á las fuentes primitivas. Por eso, aunque Torquemada vació, digámoslo así, en su gran compilacion los escritos de muchos autores, no nos excusa de ocurrir á los textos originales, siempre que podamos conseguirlos. Mejor es ver por los ojos propios, que por los ajenos. Llevado de esta idea publiqué una obra del P. Motolinia que logré adquirir, y solo por obstáculos insuperables prescindo de publicar tambien la que hallé despues: ahora sale á luz la del P. Mendieta, quien, si no es un escritor primitivo en la rigurosa acepcion de la palabra, tiene mucho de original y digno de ser leido. Su obra está exenta de las continuas digresiones que nos cansan en la de Torquemada; es de agradable lectura, y si no me equivoco, me agradecerán su publicacion todos los que toman interés en los estudios americanos.

[merged small][graphic]

TABLA

DE CORRESPONDENCIAS

ENTRE

La Historia ECLESIÁSTICA Indiana de Fr. Gerónimo de Mendieta,

y la MONARQUIA INDIANA de Fr. Juan de Torquemada.

Siendo imposible señalar minuciosamente todas las variaciones que hizo Torquemada en el texto de Mendieta, me he limitado á apuntar las principales: el lector que desee apurar la materia, tendrá necesidad de hacer el cotejo de ambas obras, para lo cual le será de grande auxilio la tabla siguiente. Es probable que se me haya escapado la correspondencia de algunos capitulos, lo cual disimulará el lector en atencion a la dificultad y aridez del trabajo. Ponense primero los capítulos de la Historia Eclesiástica, y en seguida los de la Monarquía á que corresponden.

LIBRO PRIMERO DE LA Historia Eclesiástica INDIANA.

Capítulo 1.–Lib. XVIII, cap. 1. siones; y con una de ellas (pág. 34), hasta Añade Torquemada al fin algunas re- dejó defectuoso el sentido. A la lista de los flexiones.

obispos de Sto. Domingo añadió TorqueCap. 2.-Mismo lib., cap. 2. Entera- mada los que siguieron hasta su tiempo. mente igual, hasta en el epígrafe.

Cap. 7.—Mismo lib., cap. 7. Una omiCap. 3.-Mismo lib., cap. 3. Igual sion (pág. 37). observacion.

Cap. 8.-Mismo lib., cap. 8. VarianCap. 4.—Mismo lib., cap. 4. Alguna tes, cortos aumentos al principio, y suvariante.

presiones al fin. Termina Torquemada Cap. 5.—Mismo lib., cap. 5. Despues su libro XVIII con las palabras « á perde la palabra « pondré » ( pág. 28, lín. 10) sonas seglares » (pág. 42, lín. 2 ), supriañade Torquemada una larga instruccion miendo, con su acostumbrada prudencia, á Colon, y omite el resto del capítulo, todo el resto del primer libro de Menmer os la cláusula del testamento de la rei- dieta. na ia Isabel, que inserta.

Caps. 9 á 17.-No les hallo correspon!..6.---Mismo lib., cap. 6.-Omidencia en la Monarquía,

LIBRo SegUNDo DE LA HistoRIA EcLEsiásticA INDIANA.

Capítulo 1.—Lib. VI, cap. 41. Se halla textual; pero probablemente le tomaron del P. Olmos ambos autores, si es que Torquemada tuvo los escritos de dicho padre. Hay al fin una pequeña añadidura. Cap. 2.—Lib. id., cap. 42. Textual; misma observacion. Cap. 3.—Lib. id., cap. 43. Textual; añadidura al fin. Cap. 4.—Lib. id., cap. 44. Textual. Cap. 5.—Lib. id., cap. 45. Intercalaciones. Cap. 6.—Mismo lib. y cap. Omision al principio. Caps. 7 á 1o.—No les hallo correspondencia. Cap. 1 1.—Lib. VI, cap. 46. Cap. 12.—Lib. id., cap. 47. Cap. 13.—Omite Torquemada todo el principio, relativo á los gigantes, y el resto, desde las palabras «Cerca del ánima, » le agrega al cap. 47, haciendo una pequeña añadidura al fin. Caps. 14 á 18. No les hallo correspondencia. Cap. 19.—Lib. VI, cap. 48. Nótanse en este capítulo muchas variantes y omisiones. Por regla general omite ó cambia Torquemada todas las palabras y frases que dan á entender que las ceremonias de los indios imitaban los sacramentos cristianos. Caps. zo, 21 y 22.—El principio del cap. 2o no le hallo en Torquemada. Las exhortaciones que forman el resto de este capítulo y todo el 21 y el 22, están en el lib. XIII, cap. 36 de Torquemada. Cap. 23.—Es el 28 del lib. XIII; mas

LIBRo TeRcERo DE LA HistoRIA EclesiÁsTIcA INDIANA.

Capítulo 1.—No se halla. Cap. 2.—Lib. II, cap. 1 1o. Muy variado al principio, y textual desde «Asimismo acaeció» (pág. 179, lín. 22). Omite la anécdota ó prodigio del final. Cap. 3.—Lib. XV, cap. 1. Varia al principio y al fin: hay una intercalacion en el pasaje relativo á diezmos (pág. 185). Cap. 4.-Lib. id., cap. 2, hasta las palabras «muy en particular» (pág. 187,

no parece tomado de Mendieta, sino de un orígen comun (Motolinia ú Olmos). Cap. 24.—No le hallo correspondencia. Cap. 25.—Es semejante, mas no igual, al 5 del lib. XIII de Torquemada. Cap. 26.—Lib. XIV, cap. 2. Estos dos capítulos reconocen sin duda un orígen comun. Corta Torquemada en las palabras «aquella traicion» (pág. 13o, lín. 18), y el resto pasa al capítulo siguiente. Cap. 27.—Mismo lib., cap. 3. Comienza Torquemada este capítulo con el resto del 26, y le termina en las palabras « y no á otro alguno» (pág. 132, lín. 31). Con lo que queda forma el cap. 4 del mismo libro. Todo eso no parece haberlo tomado Torquemada de Mendieta, sino ambos de otro autor. Caps. 28 y 29.—No les hallo correspondencia. Cap. 3o.—Es el 1o del lib. XIV, al pié de la letra. Cap. 31.—El 11 del mismo libro, id. Cap. 32.—No hay correspondencia. Cap. 33.—Lib. I, cap. 12 hasta «pocos ó muchos» (pág. 146, lín. 19). Lo demas falta. Caps. 34 á 37.—No se hallan. Algo del 37 hay en el cap. 27 del lib. XI. Cita allí á Mendieta. Cap. 38.—Este y el 29 del lib. XI de Torquemada reconocen probablemente, un orígen comun. Cap. 39.—Igual opinion tengo de este y del 3o del mismo libro. - Cap. 4o.—Lib. XIII, cap. 45. Orígen comun, probablemente. Cap. 41.—Mismo lib., cap. 46. Id.

líns. 24 y 25). Lo que resta forma el cap. 3 del propio libro. Cap. 5.—No trae Torquemada esta bula. Cap. 6.—Lib. XV, cap. 4. Varia al principio, y con frecuencia luego: omite el texto latino de la bula, y el pasaje personal de Mendieta, que comienza «En la cual excomunion» (pág. 194, lín. 6), y acaba «podria ser » (lín. 22 ).

Cap. 7.—No se halla esta bula en Torquemada. Cap. 8.—Lib. XV, cap. 5.—Intercalaciones y variaciones: termina en «Nueva España» (pág. 199, lín. 3). Cap. 9.—Lib. id., cap. 7. Un párrafo añadido al principio. Cap. 1o.—Lib. id., cap. 8.—Larga intercalacion al principio. Cap. 1 1.—Mismo lib., cap. 9. Varia é intercala, y suprime, por supuesto, el final, desde «Yo vine. » Cap. 12.—Mismo lib., cap. 1o. Varia al principio. Despues dice Torquemada: «Uno de estos criados de Cortés, que fueron á este recibimiento, era Juan de Villagomez, de quien el Venerable Padre Fray Gerónimo de Mendieta tuvo esta relacion, y yo la saqué de sus escritos.» Y copia el resto del capítulo, haciendo algunas pequeñas intercalaciones, siendo la mas notable la referente á lo que el conquistador Rafael de Trejo dejó escrito en un breve memorial, hoy perdido. Cap. 13.—Lib. XV, cap. 1 1. Varia todo el principio, y traslada al fin la cita del P. Sahagun. El razonamiento de Cortés á los indios principales, le pone en segunda persona, á manera de arenga. Despues de las palabras «ha de durar en su gloria» (pág. 214, lín. 26), introduce una larga é impertinente digresion, que ocupa una página entera, al cabo de la cual continúa la arenga. Cap. 14.—Mismo lib., cap. 12. Donde dice tuve (lín. 6), puso Torquemada tengo. Despues de las palabras «ayunos y disciplinas» (págs. 216, líns.8 y 9), hay una larga intercalacion de una página: otra hay mas adelante, aunque no tan extensa. Cap. 15.—Mismo lib., cap. 13. Una larga añadidura al fin. Cap. 16.—Mismo lib., cap. 14. En las dos últimas líneas del capítulo se refiere el P. Mendieta al quinto libro de su Historia, que es el último. Quizá Torque

mada solo tuvo presente esta circunstan-.

cia, y al trasladar el pasaje puso « como se verá en el. ... libro último de esta Historia.» El último de su historia es el XXI, y la cita se refiere al XX. Cap. 17.—Mismo lib., cap. 15. Diversas intercalaciones y una añadidura al fin. Cap. 18.—Lib. id., cap. 16. Larga introduccion, intercalaciones, variantes y alguna supresion. Cap. 19.—Lib. id., cap. 18. Exordio, variantes y añadiduras. Tras de las pala

bras «osadía y eficacia» (pág. 226, lín. 3), añade Torquemada la relacion de un caso que á él le sucedió, y luego prosigue: «Pero si esto pareciere poco.... quiero referir lo que el P. Fr. Gerónimo de Mendieta dice á este propósito en un capítulo de uno de sus libros escritos de mano, y para no errar, pongo sus palabras formales, que son: Yo que escribo esto llegué á tiempo» (pág. 226, lín. 3), y copia hasta «Dios le había comunicado» (lín. 11). Despues de unas cuantas líneas añadidas, vuelve á tomar el texto de Mendieta «Tanta fué la ayuda, » sin decir de quién es, y lo que resta del capítulo lo deslíe en una larga relacion. Cap. 2o.—Libro id., cap. 19. Varia al principio, y despues hace, segun costumbre, muchas intercalaciones. Cap. 21.—Lib. id., cap. 2o. Comienza exactamente igual, y ademas de las usadas intercalaciones, agrega al fin una larga defensa de la destruccion de los templos. Cap. 22.—Lib. id., cap. 22. Las palabras: «Esta verdad me atrevo á afirmar con autoridad del P. Fr. Toribio Motolinia, uno de los doce, como testigo de obra y de vista, el cual fué mi guardian, y lo traté y conocí por santo varon» (pág. 231), las cambia naturalmente Torquemada, diciendo: «Esta verdad me atrevo á afirmar con autoridad del P. Fr. Toribio Motolinia, uno de los doce, como testigo que fué de obra y vista. Del cual dice el venerable varon Fr. Gerónimo de Mendieta que fué su guardian, y lo trató, conversó y conoció por santo.» Poco mas adelante se separa ya Torquemada de nuestro autor, y se alarga mucho mas que él. Cap. 23.—Mismo lib., cap. 23. Hay un exordio: despues las acostumbradas variantes y añadiduras; una de estas al fin. Cap. 24.—El original de este capítulo es el 14 del Tratado III de la Historia de los Indios de Fr. "Toribio Motolinia. De allí le tomó indudablemente Mendieta, y me parece que ambos autores tuvo á la vista Torquemada al formar su cap. 24 del lib. XV, pues á veces toma las palabras de un autor y á veces las del otro, añadiendo algo de su cosecha, y en especial las impertinentes digresiones y comparaciones de que está plagada la Monarquía Indiana. Cap. 25.—El mismo cap. 14 del tratado III del P. Motolinia es el original de este capítulo y del 3o del lib. XV de Torquemada. Pero me parece probable

« AnteriorContinua »