Imatges de pàgina
PDF
EPUB

CORRECCIONES.

[ocr errors]

23

Pág. Lin.
15 2 y qué ; no sacarian léase ¿y que no sacarian
21 20 clare léase claræ
34 29 Omítase la coma despues de Santo Domingo

Añádase una coma despues de faltar
38 22 Suprímase la coma despues de valle
54 21 de mas léase demas
56 28 Suprimase la.coma despues de pasado
58 10

box léase boj
Suprimase la coma despues de indios
Jordan: Altareléase Jordan altare
Suprimase la coma despues de dioses y póngase despues de sapos en la

línea siguiente. 89 19 Póngase una coma despues de limpio y quítese la que está despues de

maravilla 93 27 Añádase una coma despues de publicada 105 16 Hagase lo mismo despues de maleficio 106

puchas léase puches 135 4 les léase los 143 17 provincias léase provincias 154 16 Póngase punto y coma en vez de coma despues de delicto 157 I Póngase coma despues de tigre 161 9 Hágase lo mismo despues de espirituales 167 33 y 34 Lo propio despues de triste y de casas 187 26 Joan léase Juan 199 17 nomem léase nomen 206 33 Póngase coma en vez de dos puntos despues de Cristo 226 22 Dos puntos en vez de punto despues de ojos 234 26

Una coma despues de mascando 238

Suprimase el punto y coma que está despues de fuerzas 352 8

lo léase los 368 21 Bertanillo léase Bertavillo 405 — Suprimase la nota, poniendo en su lugar la siguiente: «La frase que

daria mucho mas clara con solo mudar de lugar la palabra parece,

poniéndola despues de conejos. » 412 14 tanta léase santa 428 21 cerrar léase cebar

Pág. Lin. 4609 oracion léase oracion 474 25 demas léase de mas 480 - Suprimase la nota, poniendo en su lugar la siguiente: «Tener dia y

victo significa ganar con el trabajo cotidiano lo suficiente para vi

vir, sin que sobre nada.» 577 30 famen léase famem 607 5 Póngase coma en vez de punto y coma despues de Tecto 617 23 de Santo léase del Santo

Añádase una coma despues de mayorazgo 668 27 y 28 Méco léase México 672 16 y 17 Póngase una coma despues de coro y quítese la que está despues de tri

bulacion 708 35 conveto léase convento 727 28 Ángles léase Ángeles 737 2 caxanes léase caxcanes

» 3 y 20 Tecuila léase Tequila 748 23 ya léase y á 74931 tecaxquines léase tecoxquines

[ocr errors]
[ocr errors]

NOTICIAS DEL AUTOR

Y DE LA OBRA.

al Padre Fray Gerónimo de Mendieta nació en la ciudad SB S de Vitoria, capital de la provincia de Álava, en España.

IS A Su padre fué casado tres veces, y de estos matrimonios B a b tuvo cuarenta hijos, siendo nuestro autor el último de todos. Cuéntase que por cosa extraña trajo pintada esta larga descendencia de su padre, puestos con separacion los hijos que de cada mujer tuvo, y dejó copias de esa pintura en varios conventos de su órden.

No se sabe á punto fijo en qué año nació el P. Mendieta; pero puede conjeturarse con bastante fundamento, que fué poco despues de haber venido para esta tierra los primeros apostólicos varones de su misma órden, cuyas huellas habia de seguir mas adelante, logrando conocer y tratar á alguno de ellos. (1) Lo que consta es que en edad temprana tomó el hábito de S. Francisco en el convento

(1) Su pariente, el P. Domay quía, nos dice (pág. 7) que «murió viejísimo, muy » cerca de noventa años de edad, y sesenta de morador en las Indias. ) A esta cuenta, debió de nacer el P. Mendieta poco despues de 1514; pero así como el P. Domayquía se equivocó en diez años al decir que moró en las Indias sesenta, no habiendo sido sino cincuenta, es probable que cometiera igual error en la edad. Suponiéndolo así, resulta que nació despues de 1524, y no creo que estemos lejos de la verdad fijándonos en 1528. Tanto Torquemada como Betancurt expresan que el P. Mendieta vino mancebo á la Nueva España; calificacion que cuadra bastante bien á una persona de veintiseis años. Corresponden igualmente bien á esta edad las circunstancias de haber venido ordenado ya de misa y de haber continuado aquí sus estudios; al paso que si damos crédito á los datos del P. Domay quía, tendriamos que el P. Mendieta estaba muy cerca de los cuarenta años cuando pasó a esta tierra; y tal edad no era la de un mancebo, ni propia para ponerse á oir un curso de artes. Ninguno de los dos autores arriba citados dice de qué edad murió, y Torquemada erró manifiestamente al decir que el P. Mendieta estuvo en esta provincia cincuenta y cinco años, en vez de cincuenta, que es el número verdadero y el que resulta de sus propios datos.

de Bilbao. Ordenado ya de misa, determinó pasar á la Nueva España; y aunque no faltó quien tratara de disuadirle de su propósito, verificó al fin su viaje en 1554. Gastó cuatro meses en la navegacion, y llegó a fines de Junio. Aquí fué destinado al convento de Xochimilco, donde estudió el curso de artes y teología, teniendo por maestro al angélico varon Fr. Miguel de Gornales, y salió uno de sus mas aprovechados discípulos. Deseoso de ayudar a la instruccion de los indios, aprendió luego la lengua mexicana; y segun sus biógrafos, la adquirió « más por milagro, que por industria hu» mana, porque pidiendo a Dios con oracion continua la inteligen»cia de ella para poderse dar a entender a los indios, le sucedió en vel convento de Tlaxcala, donde era morador, sentir haberle sido » concedido de Dios este soberano y especialísimo don; porque » aunque la aprendia con mucho cuidado, le parecia que mucha de »ella, que jamas habia sabido, leido ni oido, se le venia á la memo» ria per quodam reminisci (como él decia), por un particular recuer»do, como de cosa que habia sabido otra vez y volvia a la memoria » por particular acto de recordacion.» (2) Supo perfectamente dicha lengua, y la enseñó al célebre padre Fr. Juan Bautista; siendo cosa muy notable, que con adolecer el P. Mendieta de un defecto natural, cual era ser tardo de lengua al hablar en castellano, y estar por eso impedido de predicar a los españoles, cuando subia al púlpito para hablar á los indios, se expresaba en la lengua de ellos con tal claridad y elegancia, que ponia admiracion. Así lo asegura su discípulo Fr. Juan Bautista; y aunque Torquemada diga, hablando de este defecto de nuestro autor, que por causa de él daba escrito el sermon á un intérprete, quien le leia á los indios, debemos mejor estar al testimonio de un discípulo suyo que debió de oirle muchas veces. Y con mas razon, cuanto que por un pasaje de esta Historia Eclesiástica Indiana (p. 226) consta que el P. Mendieta predicaba por sí mismo á los mexicanos en su propia lengua, y solo se valia de intérprete cuando el auditorio era de otra diferente.

Es de lamentar la falta de noticias suficientes para escribir la vida de nuestro autor. Poco mas de lo dicho es lo que sabemos de él, antes de su viaje a España. Nos dice él mismo, que tuvo por guardian, conoció y trató a Fr. Toribio de Motolinia, el último de los doce, cuyo fallecimiento ocurrió en 1569; mas no puedo determinar en qué epoca ni en qué convento fué el P. Mendieta súbdito de aquel célebre apóstol. Solo hallo que en 1562 moraba en Toluca, y en 1567 andaba en compañía del provincial Fr. Miguel Navarro, con quien fué á Tlalmanalco á ver el cuerpo de Fr. Martin de Valencia, el cual ya no encontraron en el sepulcro. No tengo fundamento bastante para asegurar que antes de su viaje desempeñara oficio de importancia en la provincia, aunque se conoce que

(2) Torquemada, Monarq. Ind., lib. XX, cap. 73. Véase tambien lib. XV, cap. 46. -Fr. Juan Bautista, Sermonario mexicano ( México, 1606), en el prólogo.

disfrutaba de gran crédito en ella, como lo prueban los elogios que en 1571 le tributaba el general de la órden, y el encargo que le daba de escribir la historia de la provincia. () No sabemos si el P. Mendieta pasó á Europa por su voluntad ó por mandato de sus superiores, si bien Torquemada dice que fué llevado por su celo del bien y aprovechamiento de los indios: lo cierto es que en 157o o emprendió el viaje con el P. Fr. Miguel Navarro, cuando concluido su provincialato fué por custodio al capítulo general de la órden. Consta que el P. Mendieta se detuvo en el camino por causa de enfermedad; pero se ignora dónde. Llegado á España, fijó su residencia en Castrourdiales, sin pensamiento de volverá México; de suerte que incurrió en lo mismo que más tarde censuró en otros. Puede verse en varios lugares de su Historia lo que dice de algunos religiosos que despues de haber venido á esta tierra la desamparaban para volverse á su patria. Fué necesario que el general de la órden le mandase por santa obediencia que volviese á su provincia de México, para que así lo verificara en 1573, trayendo consigo algunos religiosos; bien que la órden

(3) Véase la Obediencia en la pág. 3. Por no intercalar nada en la obra del P. Mendieta, no quise poner allí la traduccion castellana de este breve y curioso documento. Hela aquí: « Fray Cristóbal de Capitefontium, Ministro General y siervo de la Orden de los » Menores, al venerable y muy amado Padre Predicador y Confesor Fray Gerónimo » de Mendieta, de la provincia de Cantabria, salud: «Habiendo entendido que al venir de la Nueva España á nuestro Capítulo general, » en compañía del R.P. Custodio de la Provincia del Santo Evangelio (en la cual » pia y loablemente habeis vivido hasta ahora), os detuvísteis por enfermedad en el » camino, y que los útiles y fieles trabajos con que os habeis distinguido, son todavía » necesarios en la Nueva España, os mando por el tenor de la presente, bajo santa » obediencia, y en virtud del Espíritu Santo, que tomando de cualquiera de las pro»vincias de España un compañero á vuestro gusto, pero que vaya de su voluntad y no » forzado, volvais á la dicha provincia del Santo Evangelio en la primera ocasion que »juzgueis cómoda y oportuna, para que de allí en adelante moreis en el convento de » la misma provincia que más os agradare. Y queden especialmente entendidos los » RR.PP. Comisarios de Indias, que han de trataros como á Padre meritísimo de la » república cristiana. Y porque en los años pasados han obrado los santos religiosos » de nuestra órden, en la conversion de los gentiles, muchas cosas dignas de memoria, » os mandamos tambien por la presente, que de todo cuanto podais saber acerca de » ello, hagais una historia en lengua española, y nos la envieis en primera ocasion, » para lo cual os concedemos el tiempo y lugar necesarios. Y bajo pena de inobedien» cia contumaz, inhibimos á todos nuestros inferiores, para que en nada de esto os » puedan contrariar ni poner impedimento alguno. Salud en Cristo. Dado en Roma, » en el convento de Araceli, á 26 de Junio, del año del Señor de 1571.» El padre Fr. Cristóbal de Capitefontium, 559 general de la órden de S. Francisco, fué electo el dia de Pentecostés del mismo año de 1571, y por consiguiente uno de sus primeros actos fué esta obediencia enviada al P. Mendieta. (FR.ANToNio DAzA, Quarta Parte de la Chrónica General de N. P. S. Francisco y su apostólica órden, Valladolid, 1611, lib. III, cap. 66.) (4) Betancurt dice que en 1569, y lo mismo Torquemada en la vida de muestro Mendieta; pero en el cap. 3 del lib. XVII habia dicho que en 157o. Esta fecha señala el mismo Mendieta en la pág. 41 1. Todo puede conciliarse, suponiendo que partió en 69, y por causa de su enfermedad no llegó á España sino hasta el 7o.

« AnteriorContinua »