Imatges de pàgina
PDF
EPUB

San Valentín y compañeros mártires, á!6do diciembre da 1626, donde permanecieron hasta el año 1634, en que por una parte comenzaron á contarse sucesos da preocupacion , acontecidos en la puebla de los Santos Justo j Pastor, los mártires de Alcalá (1), lo que no queremos referir, porque ya lo saben todos; y por otra parte, el gran despobtado que habia en aquel! >s tiempos por el paraje donde estaba el colegio y el palacio, hacia mas temible el habitar alli, porque se albergaban tambien gentes facinerosas en el erial del ciego (2), fugitivas de la Santa Hermandad que los perseguia, causando, sin embargo, muchos robos en los caserios de las pueblas.

De resul'as de esto, los moradores del colegio le abandonaron en la noche del 24 de diciembre, sin saber sa de ellos hasta hoy , acerca de lo que se contaron diferentes consejas, y algunas muy misteriosas. En el año de 1636, á instancia delos mismos fundadores, entraron los canónigos reglares premostratenses á residir en aquel edificio, los cuales igualmente le dominaron para colegio, siendo su primer rector el reverendo padre D. Antonio de la Torre, procedente del convento de la Vid , en \« ribera del Duero. En esta casa quedó una imágen de la Virgen, que no se sabia el titulo con que se veneraba, como asimismo tu antigüedad y otras circunstancias de su culto, por lo que el anciano padre Hnrvias, hij.< del convento de la Caridad , teniendo en cuenta los antecedentes de este colegio , b fuga injustificable de los irlandeses, y la penuria en que él y susdos compañeros viviaii, por la poca renta con que los habian dotado los fundadores, y los continuos sobresaltos que esperimentaban por las razones que antes hemos indicado, resolvieron sortear los epitetos de la letania, y en la papeleta que sacaron se leyó el de Consolatrix Afflictorum, esto es, de Nuestra Señora

(1) Otra calle que hay cerca del hospital militar, y Do muy distante de la casa conocida vulgarmente por del Duende , Un célebre en anécdotas.

(2) El pordiosero Juan de Dios, que impetraba la caridad pública en la puerta del reducido oratorio de San l«anardo, y de noche se recogia en una cueva de aquel

que hay opiniones fué de su pertenencia.

de los Afligidos, y convinieron que era el dictado más propio para la situacion triste en que ellos se hallaban (1), La imágen fué coloca la en el altar miyor de la nueva iglesia el dia SI de agosto de 1674. ,

Antes, en 1639, habiendo precedido las licencias necesarias, erigieron aquella casa en convento y ab.ilía en el capitulo general que se celebró en Santa Maria de Retuerta, eligiendo primer abad al maestro D. Antonio Bautista Abreu, varon doctisimo y de sangre ilustre, muy conocido por sus virtudes. Despues diferentes personajes fundaron en su iglesia capillas para su patronato y entierro; entre otras, la de Nuestra Señora de la Buena Estrella (2),erigida á espensas de D. Juan Jo«é de las Peñas , regidor de Madrid; y el retablo de San Julian, obispo de Cuenca, como patronato de D. Miguel Olamendi, oficial de la secretaria de Estado, en cuyo aliar se veian los escudos de armas de su casa. La señora duquesa de Attri enriqueció este convento con hermosas reliquias, «ntre otras tambien los restos sagrarlos d-la bendita Santa Columba, y la prodigiosa cruz de San Julian (3).

Posela esta c sa varios patronatos de nbras plas , fundadas para dotar huérfanas hijas de Madrid, y que tuviesen el nombre de Maria, cuyas rentas pagaban los descendientes de D. Nicolás Maria de Guzman y Carrafa, principe de Antillanos, duque de Sabroneda , caballero de la insigne órden del Toison de Oro.

. oT-í—im , «.r.i.BítO si)

(1) Titulo que da todavia nombre á aquella demarcacion ó barriada.

(2) Esta pintura pertenecia á doña Ana Gonzalez de Aguilera , que la regaló en 1637, despues de haberla sorteado para ver á qué convento la habia de adjudicar , cayendo por suerte al de San Joaquin, vulgo AfligMos. Dicese que á principios del siglo XII se la entregó un sumo pontifice al capitan D. Francisco de Aguilera , vizcaino, en premio de haber sido un soldado valiente y defensor de la fé, quien á su muerte la dejó á sus herederos, y estos al convento mencionado.

(3) Era de madera bronca, y la usaba el santo prelado , sirviéndole de báculo en sus viajes, y de cruz, levantada al entrar en los pueblos que visitaba.

Réstanos ahora penetrar en sus arruinadas bóvedas (I) y tributar una página en memoria de ios ilustres cadáveres que alli reposan, entregados al olvido de las esclarecidas casas á que pertenecieron.

En la bóveda de los religiosos duerme el famoso literato que escribió el Mercurio Evangélico, el muy reverendo padre D. Luis deTineo, gran teólogo. Murió en 1693. Alli tambien está de.positadoel ejempl.tr Salces y Quevedo, general y gran reformador que fué de la órden de San Norberto; linó en 1696: asimismo descansa en aquel panteon el profundo teólogo padre D. Félix Herrera; murió en 1708 ; y el elocuente orador padre D. Juan Moran , bibliotecario de esta casa, en la que vistió el hábito; terminó su vida en 1723: y e. consumado lector dogmático padre D. Cárlos Calleja, que acabó sus ilustrados dias en 1726, y tambien los cientificos doctores Aguirre, Martinez de Soto y Martin Vaz, que fallecieron, el primero en 1740, en 1769el segundo, y en 1783 el tercero.

En la tumba de los patronos se encontraban, y acaso hoy todavla existan , los restos morialas de D. Francisco de Morna Corte-Real, marqués de Castel-Rodrigo, conde de Luminares, señor de Terranova , San Jorge, Fayal y Pico, duque de N'die'ra, comendador de la órden de Cristo, presidente del Consejo de Flandes; falleció siendo caballerizo de la reina, en 1675: y los deISr. D. Cristóbal de Chaves, consejero de órdenes; y los de doña Antonia de Aguirre, marquesa de Santa Cruz, y de las señoritas doña Beatriz y doña Catalina Moura Pio de Saboya. Estos, en calidad de depósito. Sepultados (y hoy entre ruinas) con otros varios personajes, individuos de varios tribunales, lo están ti Excmo. Sr. D. Juan Manuel de Zúñiga y Chaves Chacon Ayala Fajardo Fun«eca y Mendoza, hijo de los señores marqueses de la Bañeza, condes de la Calzada y Casarrubios del Monte, patronos de este convento; murió en 16: 9: tambien el ilustre Villusante, caballero de la órden de Calatrava, y el escelen

(1) Porque á principios de este siglo cayó una exhalacion en la nuche deM6 de agosto , abrasando parte de ja iglesia ; despues en la invasion francesa acabaron de derribarla, y tambien el convento.

tisimo señor marqués de Valdecañas, de la órden de Santiago , capitan general de los ejércitos, virey de Valencia; falleció en 1719: y la señora doña Rosario Venpgas de Valenzuela, marquesa de las Orna izas, en 1721. Ei escelen.isim« señor principe Pio de Sabaya, marqués de Castel.Rodrigo, virey de Cataluña y caballerizo mayor de la serenisima señor« princesa de Asturias; murió en 1723: O. H'ranciscu Valencia, comendador mayor de Castilla: la escelemisima señora princesa de Pio doña Juana de Espinula , que tinó en 1738. La esceleoli<ima. señora doña Leonor de Vintinmilla, marquesa da Valle» cañas; murió en 1739: y su hijo D. Melchor (!•? Avellaneda , canón go de Jaen: y doña Leonor Pio de Saboya Espinola ie la Cerda, duquesa viuda de Attr¡, dima de la reina; falleció en 1760: y el Excmo. señor D Gisherlo Pio de Saboya Moura y Corte-Real Espinola; finó en 1776. La tierra ¡es sea leve.

La reina doña María Luisa, esposa del rey D. Carlos IV, visitaba con frecuencia este templo para a ¡orar la reliquia de San Julian, á la que se encomendaba cuando estalla en cinta.

Hizo regalos de importancia , por devoción á la cruz del santo, y el pintor de cámara Maellainventó y ejecutó varios cuadros de mérito para esta casa: áun se conservan cuatro de ellos en la parroquia de Santiago.

El dueño .ie este desmantelado edificio lo es al presente , por derecho de patronato, el Excmo. señor duque de Alba, como esposo de la señora condesa de Miranda.

Día 17.

Desde bien antiguo se advertia en la corte, que ála sombra de lo« grondis señores y poderosos, y contra la voluntad de ellos mismos, se ocultaba un gran número de vagos, que tumando el nombre de criados suyos, se ponian á cubierto de lodos los malos efectos de la holgazanerla. Son varias las leyes que se publicaron en Castilla para evitar eUe perjuicio; cero principalmente se hizonotable la qr.e se espidió por D. Juan It en Raparieg.is, aMea 'le Arévalo, en este dia 17 de diciembre de 1440.

Habiase tratado este punto en las Córtes celebradas aquel año en VJIadolid; y retirado el rey, despues de concluidas, por el mes de setiembre á dicha aldea de Rapariegos con toda su comitiva cortesana, se volvió á conferenciar este asunto, tumando el rey consejo de los prelados , grandes y caballeros que h acompañaban ; resolviéndose, para cortarlos escasos nacidos de este principio, era preciso no consentir en la corte persona alguna que no tuviese destino, ó sirviese á señor conocido, arreglándose para personas de calidad, segun su clase, el número de criados que debian tener, cuyos nombres debian presentar al escribano de la justicia 'te la corte dentro de tres dias despues de pregonada la ley. Pur ella consta que á la reina se señalaron doce; al rey de Navarra , primo del de Castilla, en cuya corte se h ¡liaba , otros doce; tos mismo' al principe D. Enrique; á su mujer la princesa, ocho; i.oial número al cardenal da Stn Pedro, al almirant» D. Alonso Enrique, al cardenal d* TrujiUo, al conde de Benavente , á Iñigo Lopez de Mendoza : seis á Rui Diaz de Mendoza, al conde de Rivadeo y á Pedro Alvarez de Osuno; al obispo de Cuenca, ocho ; A los de' mas prelados, cinco; igual número á D. Enrique, hijo del almirante, á Iñigo Orliz de Zúñiga, á Dipg.i Orliz de Zúñiga yá Pedr« Quiñones: á D. Alvaro deZúñifi;«, como alguacil mayor del rey, se señalaron seis; á cada uno de los otros caballerizos de estado que teman casa por si, y no eran condes ni ricos-hombres, cuatro á cada uno; otros cuatro á cada uno de los doctores del Consejo •, dos á cada uno de los otros caballeros qpt« no tenian casa por si; tres á cada alcalde de casa y corle; seis á cada uno de los tres alguaciles de la misma; cuatro á cada contador mayor; dos ácada tesorero y recaudador de rentas reaes; y últimamente, uno á cada arrendador de ellas.

Dia 18.

Luego que D. Enrique III cumplió los 14 años de edad, en que por la ley antigua del reino de Castilla debian cesar los tutores en su gobierno, y tomarlo sobre si los soberanos, hízolo del mismo modo, y á su consecuencia mandó juntar Córles generales para esta villa de Madrid, donde estaban celebrándose á fines del añj 1393. No hemos visto masque unos manuscritos que son copias de las últimas acias de este famoso Congreso nacional, quelo autoriza Juan Martinez, chanciller del sello de la pori«Jad de aquel rey, y su notario público en las Córtes del

« AnteriorContinua »