Imatges de pàgina
PDF
EPUB

Por las dos escaleras que rematan y comienzan en el antecoro, por la una se baja al relicario, enfermeria y refectorio, y por la otra se sube al cláustro alto y dormitorio: son unos tramitos de la una y otra parte con celdas pequeñas de doce pies, y otras de menos, con ventanas grandes: estan trazadas de modo que caian antiguamente á la espaciosa huerta que habia y jardines á la parte del mediodia, y alcanzaban con la vista gran parte de la Casa de Campo, rio y alamedas.

Los aliños de las celdas consisten en una estera pequeña, y sobre ella, en un jergoncillo de paja, sábanas de estameña, y una manta ó las necesarias; una cruz de madera y pila de agua bendita; una estampa, un candil y algunos libros, y la labor que cada una hace. En este monasterio habia dos particularidades: el recreo de los soberanos, y el culto divino: se admira la curiosidad y la riqueza; en la habitacion y trato de las religiosas llega al estremo la pobreza y mortificacion.

El capitulo tenia una ventana al jardin llamado de Reyes. Era de escelente proporcion, tenia bóveda y estaba cercado de poyos chapeados de azulejos, que se levantaban por las paredes gran espacio en alto, y adornaban tambien el pavimento: hoy ha sufrido esta sala bastante deterioro con motivo de las nuevas obras, y ha quedado muy reducida; twneen la cabecera una peana ancha cubierta de azulejos, y encima un bellisimo sepulcro de Cristo difunto, casi de dos varas; las llagas de pies, manos y costado parece vierten sangre; el rostro, tan mortal y tan propio, que causa el mirarle una reverencia temerosa; la cabeza maltratada de la crueldad de la corona, que muestra con gran viveza la acerbidad del tormento. Los ojos son de cristal, medio abiertos, con cejas naturales, algo abierta tambien la boca, y se divisa la lengua; reclina la cabeza sobre almohadas de talla, como el sudario en que se estiende el cuerpo. Lo ejecutó el ya nombrado D. Gregorio Hernandez. En el tablero del sepulcro se ve á Maria con las santas mujeres y San Juan, cuyos semblantes revelan pena. El sepulcro está cubierto con un paño de la India y preciosas cortinas, y una inscripcion en que se lee:

Crucifixus
Etiam pro nobis
Et sepultus est.

En el remate hay una cruz con dos angelones dorados; á los lados dos estátuas de San Agustin y Santa Mónica. La..i religiosas vienen el domingo de pascua de Resureccion á las tres de la mañana procesionalmente al sepulcro, y las campanas anuncian á aquella hora la triunfante resurreccion.

El refectorio es unaescelente pieza con el magnifico cuadro de la Cena, que ejecutó Carducho. En medio de esta pieza hay una cruz con tres gradas, y escritos diferentes conceptos. La mesa es pobre y desaliñada, como de instituto recoleto.

La enfermeria era suntuosa: tenia cien pies de largo {hoy tambien ha sufrido deterioro), con puertas y ventanas que daban á los jardines y al depósito de aguas, con preciosos trasparentes: adornábale un bello altar con un Crucifijo y la célebre pintura de Caxes. Aqui estaban las enfermas con gran comodidad y desahogo: el jardin era sublime, con una preciosa fuente, todo con cuadros de mosquetas y jazmines. Cerca de este departamento estaba el noviciado con once aposentos; era muy alegre, y tenia una gran capilla. S. M. la reina madre doña Maria Cristina costeó la restauracion de una de estas salas. En suma, el monasterio era grandioso y régio, con varios jardines, huerta y siete fuentes. Hoy ha quedado muy reducido.

La sacristia interior tiene 80 pies de largo, con anchura proporcionada, con hermosa cajoneria y armarios; encerraba multitud de alhajas de oro, plata y pedreria y njfis de 50 ornamentos diferentes, muchos de ellos de perlas, rubies y topacios, oro, plata, glasés y brocado, hechos en Milan, regalos de reyes, principes é infantes: riquisimas colgaduras, y la gran tapiceria que aún existe, regalo de la duquesa de Florencia,que representa los autos sacramentales y la historia de Sanson, copiados de los cartones que inventó Rafael Urbino. Oiros juegos que hay son de cañamazo con cuadros mitológicos bordados de oro, hechos en Venecia: hay otra hecha de pecho de azor, quees magnifica, que figura vergeles, cármenes y fuentes; otra de damasco de nácar, que representa pasos de la Ley antigua; habia otra que llamaban de las coronas: era de terciopelo labrado con oro, y servia uara las exéquias reales. Habia otra de brocado carmesi, y otra de brocatel encarnado y blanco, y gran copia de alfombras. En la octava del Corpus se ponian en la iglesia y pórticos, y en la procesion del Santisimo colocaba el ayuntamiento los toldos como en el dia de Corpus.

Relicario.

Este relicario es precioso, y antes de ingresar en él se ve un devoto Crucifijo, metido en un corazon cercado de resplandores. El relicario es una pieza cuadrada, grande; está á espaldas detallar mayor, con la misma anchura que el retablo; de modo que confinan los dos altares, el de afuera y el de dentro.

La bóveda es la mayor y mas hermosa que tiene la casa. En medio tiene un gran óvalo, y pintado al óleo el misterio de la Santisima Trinidad, con multitud de ángeles: es la pintura un escelente fresco, por el primor y viveza de colores; le pintó el insigne Balleu; espárcense por cada uno de los óvalos dos ángeles que en las manos tienen coronas.

En otros seis mas pequeños, puestos en contorno, estan copiadas por un escelente artista seis santas virgenes, á saber: Inés, Cecilia, Ursula, Catalina, Bárbara y Margarita; lo restante está pintado y dorado de varios compartimientos de grotescos, sembrado á trechos de seraGnes.

Teda la cornisa que la circunda es dorada. El altar está en medio, y en unos breves espacios que se advierten, hay muy buenos frescos.

En este altar se espone el Santisimo Sacramento los jueves. El sagrario es grande; las paredes, doradas; en medio está, sobre un peñasco de plata dorada de tres cuartas de alto, una bellisima paloma de oro con esmalte blanco, de una tercia de alto, las alas estendidas de punta á punta, con corona imperial en la cabeza : se le encargó al artifice que la hiciese con la vista inclinada al pecho, y alli se le coloca el viril, engastado en un cerco orlado de serafines de oro: es muy significativa esta ave: el oro simboliza la caridad; el esmalte, la pureza; la paloma, la candidez; los serafines , el amor; el peñasco, la soledad: está encima de los cuatro Evangelistas, como apoyo de la fé.

Dió esta sublime alhaja la marquesa de Zara, en la profesion de su hija la madre Teresa de Jesus. Está cercado de unas verjas de bronce dorado, cubierto con cortinas.

A Por la parte esterior se ve una lámina del Nacimiento, y por la interior un cordero sentado sobre un libro; cercan el altar unos buecos eon vidrieras y guarniciones de bronce dorado, y una puertecita con llave, y fijasen ellas las reliquias de diferentes santos. Remátase este circulo por la parte de abajo, en el medio, con un nicho mas pequeño dentro, dorado, y en una puertecitacon llave y en ella grabados los atributos de San Agustin, el corazon con las flechas: guárdase en este nicho el óleo de la Estrema-Uncion: lo restante del retablo es de órden corintio, que con follajes de varios colores cierra el adorno, con un cuadro de la Virgen dando de mamar al niño. Está cercado el altar de unas barandas de palo santo y bronce.

Enriquecen esta pieza ciertos adornos de arquitectura y pilastras de palo santo con escelente labor y gusto; hay cuarenta y nueve medios cuerpos de santos, ocho brazos de diferentes santos mártires, pontifices, confesores y virgenes, en reliquias doradas, matizadas de colores y oro, con óvalos, viriles y reliquias.

Estan estas divisiones, de alto á bajo, cubiertas de vidrieras cristalinas con sus marcos dorados y cerraduras de bronce: cóbrense todos con cortinas de tafetan doble azul con varillas doradas y cordones del mismo color, corridas de ordinario.

Los espacios ó claros del primer órden, que son pequeños, conservan treinta y tres cabezas de santos y veinte y tres tabliias bordadas, y en ellas preciosas reliquias con costoso adorno de telas, flores de seda y hojuela , frislados de oro, plata y pedreria.

En el segundo órden, que es mayor, hay colocadas otras treinta y tres cabezas de santos, y diez almohadillas con otras reliquias, entre ellas una muy señalada de Santa Ursula, traida de Roma de la Cámara Santa.

Estan distribuidos en los demás compartimientos trece cofres pequeños de terciopelo carmesi, bordados de chaperia de plata y herraje dorado, enriquecidos con restos de ilustres mártires. Hay tambien catorce relicarios de bronce dorado, con ocho urnas que contienen igual número de cuerpos de bienaventurados, con muchas mas reliquias.

Guárdase una gran reliquia de Santa Margarita; es una pierna c[ue resistió á la voracidad de las llamas; consérvase la piel y la carne algo morena.

Venérase además parte de la espalda de Santo Tomás de Villanueva, colocada en una pirámide de cristal. Regaló Felipe IV dos custodias con multitud de reliquias. Otra reliquia del Apóstol San Felipe se venera en una alcachofa de oro, guarnecida de piedras preciosas.

Hay una imágen de la Virgen, de oro, guarnecida de brillantes, que regaló la infanta doña Isabel cuando tomó el velo sor Isabel del Espiritu Santo. Otra reliquia muy buena que tambien se conserva, regalada por el Papa Paulo V, y es del cardenal San Cárlos Borromeo. Hay asimismo dos pirámides de ébano negro guarnecidas de plata. Además se custodian los siguientes relicarios: un brazo de Santa Isabel, reina de Hungria ; una cruz con fragmentos de santos; un precioso Lignum cruciscon parte de los dos clavos y de la caña; otro pedacito de la vara en que colocaron la esponja; otra parte de los sarmientos con que flagelaron á Jesus; otro pedazo del velo con que le vendaron los ojos, todo en viriles de aljófar y esmeraldas con flores de lis de plata; otro pedazo de la piedra del sepulcro de Cristo; otro del de Nuestra Señora y de sus sagradas vestiduras. Grandes relicarios de los Santos Apóstoles San Pedro, San Bartolomé, San Mateo y Santiago el Menor, todos de plata, sostenidos por ángeles. Hay otro Lignum crucis precioso que el R. P. Provincial de Castilla, Fr. Diego de Guevara, de la órden de San Agustin, regaló á la venerable Jesus Mariana de San José: está en un corazon de oro con rubies: dicese que las manchas que se le notan, son de sangre que brotó para confusion de un hombre incrédulo que, dudando de su autenticidad, la partió. AdenvSs hay 40 reliquias de plata y marfil de diferentes santos. Hay además un cofrecito con huesos de santos que cayeron al mar y se sostuvieron encima de las olas, con una canilla de San Pantaleon, mártir, y una ampolla con sangre del mismo santo, que tambien vino sobre la marea. Esta es una pirámide de cristal con una pequeña redomita dentro, y en ella una cantidad de sangre del mártir, que todo el año está coagulada, y en las primeras visperas de su festividad, que es el dia 26 de julio, se ve desleirse poco á poco, y al siguiente, que se celebra al santo, ya se nota fluida y moverse, y en las segundas visperas vuelve a coagularse, quedando como una bolita de cera: este es un prodigio continuado que observa et publico: las lecciones de maitines refieren el milagro.

« AnteriorContinua »