Imatges de pàgina
PDF
EPUB

hallado en una de sus torres apareció un plato grande de esmeralda, el que tocó en suerte á los soldados genoveíes-que temaron la plaza con los catalanes. Dicese que aquel plato era el mismo que usó Jesus en la cena con sus discipulos, y que tan preciosa reliquia la guardan aún ontre sus tesoros. Algunos historiadores escriben que este plato fué encontrado en la Suiza en la conquista de Cesarea. No hemos visto consignado por ningun grave autor semejante adquisicion en nuestra España; y en cuanto al exagerado valor material del plato, dice San Clemente Alejandrino, que era un plato de poca estima el que el Divino Salvador tuvo en tan patética noche. Lo que tiene mas fundamento para creerse, es que , en el 'aqueo de Almeria , retrajeron los soldados dos magnificas puertas de bronce y unas preciosas lámparas de labor morisca, y que lo trasladaron todo á Génova, para adornar la capilla del Bautista en la iglesia de San Jorge.

Dia 9.

Hslláhase en Madrid en este dia 5 de diciembre de 1395 D. Enrique, en ocasion que le representaron algunos vecinos de Búrgos la poca observancia que hacian do una ley de ordenamiento publicada en las Córtes de Alcalá de Henares, año 1348, los alcaldes de aquella ciudad. Mandaba esta ley que tales jueces no pudiesen declarar caido de la causa , dar por rebelde , ó exigir la pena que llamaban señal, impuesta por el juez ó por las partes, si no comparecian en juicio al plazo señalado, cuando el emplazado se presentaba al juez en la audiencia de la mañana , aunque fuese en la segunda de las dos que le era permitido tener; y lo mismo debia entenderse en la segunda audiencia de la tarde, si compareciese en ella. Los alcaldes de Búrgos eludian la ley, no solo penando á los emplazados siempre que se presentaban en las audiencias segundas, sino tambien acostumbraban á dejar el tribunal antes de la hora que el fuero prescribia; de lo que resultaba faltar á la comparecencia muchos de los citados á juicio , que por lo mismo no eran oidos cuando volvian al juzgado por segunda vez. En vista de la justificacion que hicieron los querellantes al rey, mandó á los alcaldes que, en cuanto al tiempo en que debian empezar y concluir la primera audiencia de la mañana, observasen el fuero municipal, que disponia entrasen en el juzgado al punto que tocaba la camparia de tercia, y no saliesen basta conclui • da la misa mayor; previniéndoles que, segun costumbre y ordenanza de la ciudad,debian oir y librarlos pleitos en el cláustro viejo de la iglesia catedral. Al mismo tiempo hizo insertar en esta real órden la ley citada del ordenamiento de Alcalá, para que le diesen total cumplimiento, Los oidores de la audiencia del rey que acordaron la cédula fueron los doctoras Alonso Rodriguez y Arnaldo Banal.

Por este documento, que se guarda en el archivo de aquella ciudad, original, en pergamino, se comprueba estar por aquel tiempo en cabal observancia el referido ordenamiento y el antiguo fuero municipal de Búrgos, declarando algunas particularidades del método judicial, y el lugar donde se oian las causas por los alcaldes ordinarios.

En este dia del año 1181, parece que el pontifice Lucio III, que subió al sacro sólio por fallecimiento de Alejandro III, envió un legado cardenal á España para concordar con los principes cristianos de ella, que por sus divisiones perdian muchas oportunidades á fin de esterminar á los moros en todas sus provincias. El legado apostólico hizo su entrada por Cataluña , y el rey de Aragon, que deseaba visitar en romeria el sepulcro de Santiago, pasó antes por Castilla, donde el enviado estraordinario consiguió que se avistasen los soberanos , y que en su conferencia tratasen de la espulsion de los árabes y de la reparticion de los terrenos conquistados. En este arreglo el rey de Aragon dió muestras de su templanza y de la ninguna ambicion que tenia, mientras que el de Navarra no pudo apenas disimular su encono con el de Castilla; pero todos convinieron en declarar la guerra al poderoso ejército de los Almohades.

En igual dia, ano 1187, el arzobispo de Toledo D. Gonzalo Perez de Aguilar, prelado de gran constancia y valor, consiguió anular los tratados matrimoniales de la infanta D.a Berenguela , hija del rey D Alonso VIII, con el principe Conrado, hijo del empera lor Federico Barba-Roja , por considerar este enlace perjudicial á la cristiandad.

Tambien se cree que en este dia del año 1195 dieron ios nobles de Castilla muerte á la jóven judia amiga de D. Alonso VIH, porque le suponian distraido con ella y ageno á los negocios de la guerra. Pero el monarca, indignado contra loa señores de su corte, quiso tomar venganza de ellos, y cuando lingó á lllescas se dejó ver delante de él un jóven que le afeó su intento, apercibiéndole con un ejemplar castigo si no desistia al punto: el desconocido desapareció de la vista del monarca , dejándole sobrecogido de temor y espanto. Nada podemos decir acerca de la certeza de este suceso; solo si que en la iglesia de Illescas hay una capilla que denominan del Angel, con una rotulacion que refiere que se apareció al rey D. Alonso VIII, sin otra circunstancia , lo cual algunos historiadores dicen que aconteció en este dia.

En el mismodia del año 1703, Cárlos VI, emperador de Austria, ofendido de que el nuncio de Su Santidad no asistiese á la ceremonia de la proclamacion de su hijo segundo, el archiduque Cárlus, que habia sido reconocido por rey de España con el nombre de Cárlos III, le negó la audiencia que solicitó aquel prelado, enviando S II. Imperial una nota de esta determinacion á la reina d". la Gran Bretaña, á los Estados generales de las Provincias Unidas, al rey de Portugal y al duque de Sabnva, participándoles al propio liemno que habia abdicado en su hijo los derechos que tenia á la corona de España. Todos le contestaron felicitándole por la exaltacion del principe al trono de nuestra patria.

En el mencionado dia del año 1243 fueron depositados en el real monasterio de. Santa Cruz de Poblet, en Cataluña, los restos mortales del vizconde D. Ramón Folch VIH. Era hijo de los vizcondes D. Guillermo Folch y doña Geraida de Jorba.

"•'- '''I.i*'fi.íjJ '.í:r ''VI ''• Dia 6.

Las leyes municipales que D. Alonso el Sábio dió á la villa de Areviño, por un privilegio espedido en Búrgos á 'O de diciembre de 1254 , forman una coleccion digna del estudio de los curiosos. Adviértese en ellas confirmadas ante todo las costumbres antiguas que de tiempos remotisimos tenían fuerza de ley en la villa por uso inmemorial, y entre las cuales se nota el modo de pagar los diezmosá la Iglesia, percibiendo el obispo la cuarta parte, y las restantes los clérigos que servian las parroquias de la villa. D'tti Alonso dice espresamente porlat almas de «u« padres y por remi'ton de sus pecados. Tiene á bien que los clérigos sean libres y quitos de pagar pecho alguno. Declara que los pobladores pueden disponer á su arbitrio de las heredades que labren ó adquieran en los términos de la villa- que estiende por una parte hasta San Roman, Coeres y Ftpaon, y por otra hasta Tallagna, que llaman Cadona. Las leyes penales que contenia este fuero son notables, aboliéndose los/«icios de hierroyagua caliente y el de batalla, en lugar de los cuales se sustituyeron las penas prevenidas en el fuero de Logroño, segun los casos; y no espresándose alguno de estos en dicho fuero, decia que las determinara el rey. Díspuesde lacarta-puebla se unieron á ella otros nueve capitulos, en que se comprendian otras tantas costumbres antiguas que el mismo rey les confirmó tres dias despues, con la condicion de que habian de murar á su costa toda la villa , cercándola de buen muro, torres y foso. Todos estos fueros y costumbres confirmó D. Sancho IV, hallándose tambien en Burgos con su mujer doña Maria, su primogénito don Fernando, y los infantes D. Alonso y D. Enrique, sus hijos, en este dia 6 de diciembre de U 89, ratificando cuatro dias despues esta misma confirmacion.

Día 7.

En este dia del año 415 empezó á verse en España un gran cometa que duró algunos meses, y fué anuncio de pestilencia general en todo el orbe. En igual dia, la villa de Madrid, habiendo sabido el fallecimiento de Leon V, rey que fué de Armenia pidió al rey Enrique le alzase el pleito homenaje hacho al difunto; y asi se hizo, despachando de ello cédula, fecha en esta villa á 13 de abril, con que volvió á la real corona, de que estuvo separada año y medio.

Una de las villas de que intentaron apoderarse los infantes D. Juan y D. Alonso, cuando se levantaron contra el rey D. Fernando IV, fué la de Mayorga, á quien pusieron cerco con todas las fuerzas de los faccionarios en el año 1296.

Distinguióse en la defensa de su castillo, á favor del rey, D. Girci-Perez de Casamayor, su vasallo, que por «ste servicio tan particular mereció que el soberano, con beneplácito de sus tutores, le hiciese donacion de la villa de Pampliega, que era realenga. Usia merced se propuso al rey, á su madre doña Muria y á su tio D. Enrique, en este dia 7 de diciembre del mencionado año, y se espidió per cancilleria á 2 del mes de enero inmediato de 1297, espresándose en la fecha que el rey se halaba entónces en el Real de Paredes de Nava.

En la escritura del priviiegio se hace memoria que don Juan Martinez, con oiros ricos-hombres y sus gentes, seguian el partido de los infantes. La merced está á favor de D. G&rci.Perez de Villa-Mayor, de su mujer duña Teresa y de sus herederos, perpétuamente; no reservándose el rey en Pampliega otra cosa que la m 'neda forera; la justicia si, no la administracion; las minas, si las habia ó hubiese en adelante; y que no pudiesen hacer guerra á los reyes desde sus fortalezas. Les dió facultad para poderla enagenar de cualquier modo á quien quisieran, á escepcion de la iglesia, órden, hombre de religion y estranjero, sin permiso real.

En el archivo de Búrgos se conservaba una licencia, dada por D. Alonso XI en Illescas á 27 de junio de 1331, para poder comprar aquella ciudad la espresada villa de Pampliega á D. Garcia de Villamayor, que parece hijo de D. Garcia Perez, y á doña Sancha su mujer.

Esta compra se hubo de verificar; pue? la ciudad, para hacerse dueña integramente de Pampliega, compró una parte que restaba á doña Mayor, hija de D. Garcia Perez de Villamayor, la cual la poseia, y consta de instrumento otorgado ante el escribano Sancho Perez en Quintanilla de Monisiella á 8 de julio del mismo año de 1331.

Estos Villamayores eran de casa solariega en Búrgos, donde fueron Merinos, y algunos obtuvieron el Adelantamiento mayor de Castilla por algunos años.

Dla 8.

En este dia del año 1(í24, se inauguró la órden militar titulada Milicia cristiana de la Inmaculada Concepcion de Nuestra Señora, que instituyó y confirmó por sus letras apostólicas el papa Urbano VIH, en 22 de junio del año mencionado. Consta de la relacion impresa que remitieron desde Roma D. Mateo Vazquez de Leca, arcediano

« AnteriorContinua »