Imatges de pàgina
PDF
EPUB

leyes pende el sello real de plomo, habiéndolo mandada estender los nolarios'mayores de Castilla y Leon, Fernando Sanchez de Valladolid, y Rui Diaz, dean de Salamanca, por mandado del rey.

En este dia del año 1130, el rey D. Garcia de Navarra, estando cerca de Lorca, pueblo de su señoria, andando á caza, murió de la caida de un caballo, que le arrojó contra una peña. Habia reinado 16 años. Su hijo D. Sancho le hizo enterrar en la iglesia mayor de Pamplona.La muerte de este principe dió ocasion á otros para promover discordias, especialmente á D. Ramon, conde de Barcelona, y al emperador D. Alonso, que, deseosos de estender sus dominios, sin tener en cuenta los vinculos de parentesco que les unian al difunto monarca, se juntaron en Tudelin, pueblo de Navarra, en ocasion de tomar los baños de aquel paraje, que eran muy saludables, en donde se hallaron con D. Sancho, hijo del emperador. Alli tuvieron sus conferencias, acordando en ellas la conquista de Castilla, posesionando al emperador, asi como al conde, de ciertos Estados que en Aragon se tomasen á fuerza de armas, y conviniendo despues en que los que se ocupasen á los moros en Navarra se distriouyeran entre los dos aliados. Asimismo, que las tierras que el aragonés ganase á los árabes en Valencia y Murcia, y desde Tortosa á Júcar, se uniesen á la corona de Aragon, quedando este reino feudo de Castilla.

En igual dia del año lili, fué sepultada en el real monasterio de Santa Maria de Prasca, en Asturias, segun el cronista Sandoval, la infanta doña Sancha, hija del rey D. Alonso VI y de su esposa doña Berta, francesa de nacion. La mencionada infanta casó con el esclarecido héroe U. Rodrigo Gonzalez de Cisneros, llamado despues Giron, por la memorable hazaña que usó con su suegro el rey, cortando una tira de su régio manto; desde entonces trocó sus apellidos por el de Giron, siendo tronco ilustre de la nobilisima familia que hoy le lleva.

En el mismo dia del año 1032, segun Menlez Silva, comenzó el rey de Navarra D. Sancho el Mayor á poblar la ciudad de Palencia, que estaba desierta y arruinada desde la invasion de los moros. Dicese que el motivo de esta determinacion favorable fué el que, siguiendo el monarca á un jabali, descubrió la cueva donde habitaba en otro tiempo el bendito San Antolin obrando milagros; y que desde este casual acontecimiento mandó fortificar la ciudad, concediéndoles singulares gracias. Despues su hijo D. Fernando, cuando subió al trono, restituyó á ella la silla episcopal, siendo su primer pontifice D. Ponce, francés de nacion.

Dia 22.

Residiendo D. Juan II en Alcalá de Henares, en el año de 1411, con sus tutores la reina é infantes y algunos de los ministros de su consejo, el doctor D Alonso Fernandez de Carcales, alcalde de corte, h¡¿o publicar por órden leal en 22 de noviembre, con todas las solemnidades de pregon, ciertas leyes que por lo regular no se encuentran en las colecciones antiguas ni en los cuerpos legales de aquel reinado. Las siete primeras disponian que ni los judios ni judias, moros ni moras fuesen médicos, cirujanos, ni boticarios: que no vendiesen comestibles, ni tampoco asistiesen á los partos de las cristianas, ni suministrasen medicinas. Igualmente se mandó que ninguno de ellos fuese criado de los cristianos, ni estos comiesen pan que amasasen aquellos, ni comieran, bebieran ni se bañasen con ellos, prohibiéndoles toda suerte de comunicacion entre si, y á los judios el moler trigo y vender harina, todo bajo la pena de perdicion de bienes. A estas leyes seguian otras, prohibiendo todo género de juegos dudosos. La ley 11 imponia graves penas contra los que se atreviesen á llevar sobre las vestiduras ó ropas las bandas de las órdenes de caballeria que entonces existian, no siendo caballeros; y entre las de honor y distincion particular se nombra el collar de estima, el de San Francisco, que se indica la fundó Enrique III; la divisa de la reina madre y la del infante D. Juan, su tio. lin la ley 12 se hablaba largamente de los agoreros y hechiceros, espresándose los varios modos con que persuadian sus mentiras y artificios, contra los cuales mandó el rey proceder á las justicias ordinarias de oficio, y darles muerte, siendo probado el delito por testigos ó por confesion propia; previniendo ademas que este ordenamiento lo hiciesen leer en el Consejo, precediendo repique de campana, y una vez cada mes, en el dia de mercado, so pena de 60 mrs. Seguian tambien algunas disposiciones sobre las mancebas y mujeres públicas, mandándose que, si algun casado tuviese manceba, perdiese cualquier merced que poseyera por gracia de rey, reine 6 infantes, sufriendo ademas las penas establecidas, y que la manceba fuese entregada á la mujer del casado para ser su sierva por el tiempo que mandaba la ley, y depues de sacada á la vergüenza con coraza en la cabeza, se ordenaba fuese echada del lugar. A las mujeres mundanas se las prohibia vivir dentro de la villa, previniéndose que llevaran encima de las tocas y sobre la frente un prendido de oropel de tres dedos de ancho. Últimamente, se reiteraba la ley de la señal de paño colorado que debian llevar sobre las tocas las mancebas de los clérigos.

Entre las escrituras antiguas que recogió D. Juan Lucas Cortés, y se hallaban casi todas copiadas de su mano en varios tomos que se conservaron al cuidado de los monjes del monasterio de Monserrat de esta villa de Madrid, y que formaban parte de la célebre libreria de D. Luis Salazar y Castro, se trasladó un documento, sacado sin duda del monasterio de San Benito de Sahagun, á quien pertenecia, y cuya fecha era del dia 22 de noviembre de la era 1139, que correspondia al año 1101. Su contenido merece relatarse, ya que hay de él escasas noticias. Reduciase á espresar el cambio que hizo el conde de Portugal D. Enrique, casado con doña Teresa, hija de don Alonso VI de Castilla, como alli se decia, de cierta heredad que le habia dado este rey, por el monasterio de San Pedro, fundado en el territorio de tronco que le cedió el abad de Sahagun, D. Diego, con su comunidad. En este contrato se hacia memoria de los talentos de oro, y el pago de dos de ellos era la pena que se imponla al quebrantador. Los confirmantes son muy notables para la historia de aquel tiempo. Despues del conde y condesa de Portugal, confirma D. Ramon, obispo de Palencia; Pedro , que lo era de Leon, y Garcia, obispo de Burgos. Tambien confirman los condes Pedro Ansurez, Martin Flaynuj y Garcla Ordoñez. Los demas son caballeros particulares, y entre ellos habia uno llamado Martin Nepzaniz, que parecia patronimico de Nepociano, cuyo nombre han estrañado algunos historiadores entre nosotros. Del obispo de Palencia D. Ramon, que aqui confirma, debemos advertir que el canónigo de aquella iglesia , Tomás, en el libro que compuso de las cosas dignas de memoria de aquella ciudad y de sus obispos, lo numera el 50 entre ellos, diciendo que fué varon noble y temeroso de Dios, maestro del rey D. Alonso VI, que le dió la iglesia de 'Valladolid y la de San Salvador dePernia, con todo el señorio, y que murió y fué sepultado en su sede, año da 4108. Su sucesor, D. Sancho de Rojas, en tiempo del rey D. Juan el 11, por haberse h illado en el cerco de Antequera, que dirigla su tio y tutor el infante D. Juan, año de 1410, y ejecuiado varias acciones de valor con los palentinos, sus vasnll s, consiguió que él y los demas obispos de Palencia se titulasen condes de Pornia.

En e*tft dia del año 1137, segun el P. Florez, otorgó el rey D. Alonso VII una escritura en favor de Marina Lcsana y de su marido Rodrigo Perez, donándoles la villa de Villasilos, término de Astudillo, con la espresion de ser por el servicio de haber criado á su hijo D. Sancho, habido en su matrimonio con doña Berenguela, hija de D. Ramon Berenguer XI, conde de Barcelona, y de su esposa doña Dulce, condesa de Provenza. El primer abad de Santa Maria de Moreruela, del órden del Cister, llamado Pedro, ilustre en santidad y milagros, á quien doña Berenguela rogó pidiese á Dios le concediera sucesion, le pronosticó por los años de 1133 que concebiria y pariria un hijo.

Despues la Marina Lesana hizo donacion de la mitad del lugar que poseia al monasterio de Santiago de Val, diciendo en ella «que se le habia dado el emperador, por haber dado leche á su hijo D. Sancho.«

Día 23.

En este dia del año 1417, quitó Castilla la obediencia al papa Benedicto XII.

En igual dia del año 1520, sitió Hernan-Cortés á Motezuma en su mismo alcázar.

Día 24.

Las Córtes de Segovia, celebradas en el año de 1386, fueron uno de los Congresos nacionales mas famosos que se tuvieron en el reinado de D. Juan I de Castilla. En ellas se leyó por el rey aquel célebre manifiesto en que prueba su legitimo derecho á la sucesion del reino de Portugal, al cual hizo viva guerra, aunque con el éxito infeliz que es notorio. Los procuradores de las ciudades y villas, aprovechando la ocasion de esta junta nacional, presentaron al rey un cuaderno en que se comprendian 28 peticiones, á las cuales respondió el monarca en 24 de noviembre. Este documento dice expresamente que las Córtes se celebraron en el citado mes, y que se hallaron en ellas principalmente la reina doña Beatriz, mujer del espresado rey D Juan; el infante don Juan de Portugal; el arzobispo de Toledo, D. Pedro; los obispos de Oviedo, Cuenca, Avila, Orense, La Guardia y Tuy; los maestres de Santiago y Alcántara; los procuradores de estas órdenes militares y de la de San Juan, con otros muchos ricoshombres y caballeros, y lodos los procuradores de las ciudades y villas de voto en Córtes, con poderes bastantes para otorgar al rey cuanto fuese necesario en servicio suyo y en defensa y conservacion de la corona. Uno de los medios que proponia el reino, era la conservacion de las hermandades antiguas, establecidas y concordadas entre las ciudades, villas y lugares mútuamente; por cuya causa se insertaba en la respuesta á la peticion 2.a el nuevo método y plan que prescribia aquel monarca para las dichas hermandades, teniéndose en él un conjunto de noticias apreciables para comprender los fines y objetos de ellas y el estado en que se hallaban á fines del XIV, con los progresos que habian hecho desde su mas antigua creacion, que conjeturamos haber sido á principios del siglo XIII. Hallábanse tambien en aquel documento varias providencias tomadas sobre la cobranza y recaudacion de las rentas reales, principalmente por lo que respecta á los pueblos y tierras que habian pasado de la corona al abadengo y señorio particular. No son ménos notables las que con este motivo se establecieron sobre el ejercicio de la jurisdiccion eclesiástica y los diezmos debidos á la Iglesia y at rey; é igualmente sobre los votos de Santiago y San Millan, y por último, acerca de la Cabaña y Mesta.

En este dia del año 1266 sucedió un prodigio que refiere el Diácono Juan, y fué que un sacsrdote del cabildo de Madrid, llamado Domingo, enfermo de la vista, entró á orar delante del sepulcro del bendito San Isidro, en la parroquia de San Andrés, y llevó á sus ojos el lienzo en que el cuerpo del esclarecido siervo estaba envuelto, sanando de repente.

Algunos historiadores señalan en igual dia del año 1377

« AnteriorContinua »