Imatges de pàgina
PDF
EPUB

Tomás Moriax tomó algunos lugares de Galicia, rindiéndose unos por fuerza y otros por capitulacion, siendo Ribadavia uno de los que se resistieron valerosamente. Asi lo escribe Duquene en los Anales de Inglaterra.

En este mismo dia del año 1500 se consumó en Alcázar el matrimonio del rey de Portugal con la princesa doña Maria, hija de los Reyes Católicos. El papa Alejandro IV dificultó algo la dispensacion de estos tratados, por ser con dos hermanas. Acompañaron en su viaje á la princesa D.Diego Hurtado de Mendoza, arzobispo de Sevilla, el marqués de Villena y otros nobles magnates. Salió á recibirlos el duque de Berganza.

Dia 31.

Una de las gracias de mayor consideracion con que enriquecieron los reyes de Castilla á la órden de caballeria del Temple, no menos famosa en España que en los demas reinos en donde se estableció y estendió, fué condonarla el derecho de luctuosa, que les pertenecia y cobraban los soberanos de todos los caballeros, escuderos y vasallos que le servian en la milicia á su sueldo ó por razon de su clase militar, luego que morian.

En qué consistiese la luctuosa, no está todavia bien averiguado, pues los historiadores se hallan discordes en este particular; pero lo cierto es que era una contribucion real y privativa de la milicia, que siendo numerosa y casi constitutiva de nuestra nacion en los siglos de la edad media, ó cuando la opresion sarracena obligaba á estar continuamente con las armas en las manos, era forzoso que produjese notables cantidades, ya fuese en dinero, ya en efectos, como armas, caballos, etc.

Los caballeros y escuderos de la ciudad de Toledo, que debieron tantas distinciones á los monarcas desde que se conquistó esta ciudad por D. Alonso VI, fueron declarados exentos de esta contribucion por privilegio particular que le concedió el rey D. Fernando el IV, hallándose en Valladolid, á 2 de abril de 1308. Su hijo D. Alonso XI, poco inclinado á mantener estas exenciones, no hubo de prestar todos los auxilios para que se guardase este privilegio á los espresados caballeros y escuderos, por lo que no hallamos que en su privilegio se le confirmase. Apénas le sucedió D. Pedro el Justiciero, que en las famosas Córtes de Valladolid de 1311, hicieron presente la carta plomada que tenian del rey D. Fernando, pidiendo se dignase confirmarla, y que en virtud de esta confirmacion no les pudiese la órden del Temple exigir el derecho de luctuosa.

Aquel monarca condescendió con la súplica y espidió el privilegió de confirmacion en dichas Córtes y en este dia 31 de octubre, salvando el perjuicio que podia habérseles causado, no solo por haber contribuido antes de la gracia de su abuelo D. Fernando, sino tambien durante los dias de su padre D. Alonso. Este mismo privilegio lo ratificó su hermano D. Enrique II en las primeras Córtes que celebró en Burgos, ano 1367, espresándose en esta escritura que fué el primero de su reinado.

En este dia del año 1628 se puso sitio al Casal por el esforzado capitan D. Gonzalo de Córdoba.

En igual dia del año 1496 fué asesinado y arrojado al Tiber el duque de Gandia: se cree que el autor de su muerte lo fué el duque Valentin, su hermano, porque, siendo menor, el papa le hizo duque, y á él cardenal.

En el mismo dia de 1370 fué enterrado en el convento de San Francisco de Palencia el infante D. Tello, señor de Vizcaya y de Lara.

En el mencionado dia del año de 1711, se despidió Felipe V de la célebre efigie de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza, visitándola en su Básilica, la que enriqueció con dádivas.

Tambien en este dia del año 1637, el marqués de Leganés tomó el Piamonte y algunas plazas, como fueron Niza de Palla y otras.

NOVIEMBRE.

i

Díal.0

Hallándose D. Enrique II en la ciudad de Toro en el año de 1373, dispuso deshacer la moneda vieja de cruzados, que habia muchos años corria en Castilla, mandando acuñar otra en su lugar, de diferente ley y valor; pero como de esta variedad resultasen no pocas dificultades en la paga de toda especie de rentas á dinero, con motivo de equiparar el valor de la moneda antigua, en que estaban contraidas las obligaciones,con el que se daba á la moneda nueva, publicó el rey en este dia 1.° de noviembre de dicho año una ley, que en su especie creemos ser la mas antigua, y muy digna de tenerse presente, porque nos manifiesta la primera variacion que tuvo la moneda castellana despues de los cuños antiguos de oro y plata. El traslado de esta ley está sacado del original en pergamino, que se remitió'á la justicia y regimiento de la villa de Cuéllar, comprendiéndose en ella once capitulos.

Primeramente, suponiase que la moneda vieja de oro se componia de novenes, cornados, sueldos y cinquenes, & los cuales daba el rey el valor proporcionado á que diez dineros'hiciesen un maravedi, y seis cornados un maravedi, y seis sueltos cuatro dineros. Decia ademas, que los reales de plata antiguos valiesen cada uno tres maravedis; la dobla castellana, treinta y cinco maravedis: la morisca, treinta y dos maravedis; la marroquina y el maton , treinta y tres maravedis. En cuanto á la moneda nueva que mandó acuñar, prevenia que los reales de plata fuesen de tres maravedis cada uno, los medios reales de quince dineros, y el tercio de real un maravedi; en cuanto á los cornados, seis de ellos valieran un maravedi, y lo mismo doce cinquenes y diez novenes.

Esta relacion demuestra bastante las monedas viejas y nuevas que corrieron en el reinado de don Enrique II; pero debemos advertir que en la segunda cláusula, donde se hablaba del real antiguo, de la dobla castellana, etc., parece que únicamente se va tratando de monedas de plata; porque en el cuerpo de esta ley, espresándose el modo de satisfacer las cantidades en dinero por razon de contratos celebrados anteriormente, se da determinadamente la correspondencia de ciento veinte maravedis nuevos á la dobla castellana, mor,sen, marroquina y maton de oro; y este mismo cálculo se sigue constantemente en los demas capitulos, donde se previene con individualidad lo que ha de observarse en ca Ja una de las especies de contratos antiguos ó que se hiciesen en adelante; incluyéndose tambien el método con que debian satisfacerse desde el dia de la publicion de esta ley hasta el 20 del mismo mes de noviembre, en que empezaba á tener toda fuerza y valor, las rentas reales y contribuciones al fisco en todo género de moneda.

En este dia del año 1755 hubo un terremoto general á las diez de la mañana; en nuestra coronada villa cayeron las cruces de piedra que estaban sobre las fachadas del convento de San Antonio del Prado, y la del demolido edificio del Buen-Suceso aplastó á dos niños de siete á nueve años, é igualmente fué precipitado el ángel que hay en el edificio de la Audiencia.

Sin embargo, en Madrid fué uno de los puntos en que menos se hizo sentir el sacudimiento; por loque, reconocido á este favor de la Divina Providencia , el rey don Fernando el VI mandó que todos los años en igual dia hubiese solemne Te-Deum en su real capilla, saliendo SS. MM., acompañados de los grandes dignatarios de Palacio y del cuerpo diplomático, de familia á la cortina, lo que todavia viene observando la augusta reina doña Isabel II. ., ,

El ilustre ayuntamiento de Madrid tambien acordó celebrar fiesta y procesion general en accion de gracias poi haber libertado el Todopoderoso á este vecindario de los estragos y ruinas causados en otras ciudades y pueblos; y en cumplimiento del voto, hasta hace pocos años, salia lacorporacion municipal, acompañada del cabildo eclesiástico , desde la iglesia parroquial de Santa Maria á la real capilla de San Isidro, y desde alli á la iglesia de San Francisco de Borja (San Felipe Neri), á orar delante del sepulcro del bendito duque de Gandia, especial abogado de los terremotos.

Tambien en este dia del año 1330, el rey D. Alonso XI entró con su ejército en tierra de Granada, para sitiar á Tébas de Ardales, villa que tenia una gran fortaleza.

Dia 2.

En las criticas circunstancias en que se veia cercano á la muerte el Sr. D. Cárlos II, le fué preciso declarar el sucesor á estos reinos de España, como consta en su testamento, otorgado en la villa de Madrid á 2 de octubre del año 1700,en que prefirió al duque de Anjou, hijo segundo del Delfin, bajo las cláusulas que son bien notorias.

A consecuencia, dispuso el mismo monarca el modo conque habian de gobernarse estos reinos,si al tiempo de su fallecimiento no se hallase el sucesor dentro de ellos, y mientras tanto pudiese por si gobernarlos, nombrando una junta compuesta del presidente ó gobernador del Consejo de Castilla, del vice-canciller ó presidente de Aragón, del arzobispo de Toledo, del inquisidor general, de un grande de España y de un consejero de Estado. Previno tambien que la reina su mujer, por todo el tiempo que se mantuviese en España y corte de Madrid, asistiese y autorizase dicha junta, teniéndose en su presencia ó donde dispusiese, con voto de calidad en caso de empate en tas resoluciones, y notando el modo con que se habia de tomar conocimiento por esta junta en los negocios públicos, sus deliberaciones y el método de autorizarlas. No halló por conveniente espresar los nombres del grande y consejero de Estado en este su testamento; pero, segun lo prometió en él, los dejó nombrados en papel separado que decia asi:

«Gentilhombre de Cámara de mi Consejo de Estado, «para que como ministro de él concurra en la junta que «ne diputado en mi testamento para el gobierno de mis

« AnteriorContinua »