Imatges de pàgina
PDF
EPUB

era de suma utilidad se cubriese aquella entrada, por donde tantas veces los ladrones habian asaltado el monasterio por sus ruinosas tapias, y alzar los solares de casas que compró y derribó el duque fundador para levantar el monasterio.

El ayuntamiento, en 20 de abril de 1671, comisionó al caballero comisario de cuartel para que con D. José Reinalte informasen sobre ello; pero en consejo se opuso el regidor D. Luis de Tapia; empero un fuerte catarro le impidió asistir al ayuntamiento, y ganaron las religiosas la votacion del corregidor D. Francisco Herrera Enriquez, vizconde de Pradenilla , Je D. Diego Noriega, D. Marcelo Roman, D. Damian Vela, D. Andrés Coello, D. Juan Antonio de Zárate, D. Andrés Martinez Navarrete, D. Manuel de Alcedo, D. Juan de Coz y D. Angel Garreiba, regidores, dándoles licencia para comprar las casas de la calle de la Parra (i), quitando el esquinazo de la calle, segun la planta moderna de I). Martin Verdugo. Las casas eran del P. Fr. Luis de Lara, religioso Carmelita, que heredó de su lia doña Maria Caravajalen 1.000,500 rs., rebajada le regalia de aposento, dándole diez años adelantados de la renta; otra era de Fr. Matias de Quevedo, Mercedario Calzado, que la fundó su tia doña Beatriz de Saravia para su capilla : rebajadas cargas y un censo, se le dieron 80,998rs., de que fundó censo. Compróse tambien

(\) Esta parra era muy célebre en los tiempos del maestro Juan Lopez, catedrático del estudio de la villa, porque fué multado varias veces por no impedir ó castigar á sus discipulos que arrebataban el fruto de aquella parra; pero molestado con las multas y apercibimientos, tuvo preso tres dias á Miguel Cervantes, que era el autor del asalto de las tapias y del robo de las uvas, despidiéndole de la clase; pero un regidor que le daba los dos reules mensuales para el estudio, intercedió por él: el maestro Juan Lopez, que le apreciaba por su ingenio, no tuvo dificultad en recibirle otra vez.

Esta nota la hemos visto en la escritura de venta de uno de estos solares, entre los documentos que nos ha facilitado la señora abadesa actual de este monasterio, sor Maria Manuela del Patrocinio, á cuya fina condescendencia estamos reconocidos.

la casilla de Gregorio Lopez y Elvira Riberos, ausentes muchos años: la administraba la cofradia rie Nuestra Señora de la Almudena, vendiéndola en 10,823 rs., reserván.dose el convento indemnizar á los dueños, si parecian. Compróse otro sitio terremontero que llamaban Cuesta de la Cruz Verde, con una casilla pequeña encima, que pertenecia á las memorias de Calina Gonzalez y herederos de Luiz Calvez, cuyo patrono era D. Manuel Ter de ios Ríos, como esposo de doña Beatriz de Sala, en favor del cura y beneficiados de Santa Muria : rebajadas las cargas, se tomó en 8,000 rs. Se tomaron tambien siete pedazos de terreno de Amaro Rodriguez, perteneciente á sus herederos residentes en Galicia, en 50,181 rs. Despues •el Consejo rebajó las cargas de regalia y aposento al convento, y se sacó el ripio por delante del estanque, adonde hizo la huerta.

El rey prorogó el goce de la encomienda por 51 años. y se empezó la obra en 1671, prohibiéndose pedir proroga de la vida de Doña Felicha Sandoyal: dió el rey permiso para solicitar limosna en las Indias para construir el convento.

El monasterio tuvo demanda con D. Gaspar Giron, duque de Osuna , por el importe de las encomiendas que habia cobrado en Indias; pero el duque, hallándose de gobernador en Milan, resarció por medio de su confesor, el P. Andrés Mendo, de la Compañia de Jesus.

En 8 de marzo de 1853 se otorgó la escritura de la renovacion de reconocimiento de los patronos, dando la comunidad posesion al Excmo. Sr. D. José Pacheco Fernandez de Velasco, duque de Frias y de Escalona, marqués de Villena; hizo su entrada como patrono á 29 de mayo, y fué recibido como manda la fundacion, acompañándole su Excma. madre, laduquesa viuda de Frias, siendo abadesa ta madre Gertrudis, de la Santisima Trinidad.

Hoy tambien ha tomado posesion como tal patrona la Excma. señora doña Bernardina Pacheco Fernandez rie Velasco, duquesa de Uceda.

La iglesia que hoy tiene este monasterio, es de una sola nave y muy capaz, con sus cruceros, presbiterio y medií naranja: tiene buena fachada con su lonja y átrio, y los frescos fueron pintados por D. Luis Velazquez. La procesion que se hizo para trasladar el Santisimn sacramento, fué suntuosa,asistiendo el patrono y la principal nobleza : ofició de pontifical el cardenal infante don Luis, arzobispo de Toledo.

Dia 16.

Despues que estuvo casado el rey D. Jaime de Aragon con doña Leonor, hija de D. Alonso VIII de Castilla, abuelo del santo rey D. Fernando, de quien por esta razon era lia, sentencióse por el legado apostólico Pedro Saviniense la separacion de los dos, por ser parientes dentro de tercer grado, en que acababa de prohibir el concilio lateranense poder contraerse matrimonio. En la sentencia de consentimiento de las partes, y en órden de lacláusula contenida en la bula de Gregorio IX, se señalaron á la reina doña Leonor alimentos bastantes con que vivir; pero como I). Jaime habia solicitado este divorcio con empeño, y tenia á doña Leonor retirada enteramente, dando á entender en esto que se habia acabado el cariño mucho antes del matrimonio, no se hallaba contento con lo obrado el santo rey, y más viendo que á pocos meses de esta separacion trataba D. Jaime de casarse con doña Violante, hija del rey de Hungria.

Este suceso despertó más las sospechas en el noble pensar de D. Fernando; y sin embargo de estar jurado por sucesor en los reinos de Aragon el infante D. Alonso, hijo del). Jaime y doña Leonor, creyó que, no teniendo entonces otro sucesor, fuesen estas muestras efecto de aquella circunstancia, y á que faltaria al punto que tuviese sucesion en la segunda mujer.

Todo lo consideraba San Fernando, y asi desde Leon envió varios embajadores al rey D. Jaime: aunque personas de ciencia, valor y conducta, para hacer presentes las razones de estas sospechas prudentes, nunca pudieron disuadir del intento al rey de Aragon, antes bien, esperimentaron que se. llevaban adelante las preparaciones de bodas. Esto fué lo qu > obligó al santo rey á abocarse con D. Jaime, que no resistió á la conferencia, y de acuerdo de ambos se determinaron las vistas en el monasterio de Santa Maria de Huerta, para este dia 17 de setiembre de 1232.

Asi lo prueban las cartas remitidas por una y otra parte, y que por no haberlas visto Papebroquio, atrasó dos años este suceso.

Iba tan empeñado en el asunto el rey de Castilla, como quien contemplaba no estar Dios bien servido, quedar su tia desairada y su sobrino espuesto; pero todas las razones, por más que fueron dichas con elocuencia y pasion, no produjeron fruto alguno en el corazon de D. Jaime, porque es imposible convencer con ellas á la voluntad que se gobierna con afecto.

Sin embargo, D. Jaime volvió á prometer en presencia del santo rey D. Fernando, que aunque el cielo le diese muchos hijos en doña Violante, solo aseguraba el reino en el infante D. Alonso.

El verdadero efecto de esta promesa se queda á la buena fé de los lectores, pues falleció el infante antes de haber tenido hijos del segundo matrimonio, bien que siempre se le trató como heredero.

A favor de la reina doña Leonor se consiguió tambien en estas vistas dar la villa de Anza y tener consigo á su hijo hasta su mayor edad.

Este ajuste tuvo á lo menos mayores visos de decencia para doña Leonor, y satisfizo á su sobrino, cuando no podia su delicada conciencia mas, lo que tanto deseaba.

En este dia del año 1234, reinando Enrique III, fué asesinado en los calabozos de la torre de Lóndres Giffih, principe de \Vales.

Dia 17.

El corazon devoto del Sr. D. Felipe III, no solo se comprueba de las muchas obras pias que dotó y fundó, sino tambien en lo mucho que coadyuvó para la canonizacion de varios siervos de Dios naturales de estos reinos.

Entre ellos se distinguió su celo para que fuese puesta en el número de los santos la bendita Maria de la Cabeza; y pues que en este dia se concluia el devoto octavario que se la dedicaba en Madrid en la real iglesia de San Isidro, donde se veneran sus huesos juntamente con el cuerpo de su esposo San Isidro, pensamos servirá de complacencia á sus paisanos el que produzcamos aqui un documento de que hasta ahora no sabemos haya dado noticia historiador alguno. En él se nos manifiesta, que no solo lios reinos de Castilla contribuyeron con sus limosnas á este efecto, sino tambien los de la corona de Aragon, á donde fué enviado por el rey un religioso dominico con este encargo: yendo recomendacion á todas las ciudades de aquellos dominios para lograr un fin tan santo.

La carta que Felipe III escribió con este objeto á la ciudad de Barcelona, se conserva original en su archivo, y es del tenor siguiente:

)>K! rey. Amados fieles nuestros los conselleres, Consejo «de Ciento y hombres buenos de esa mi ciudad de Barcelona: á Fr. Domingo de Mendoza, de la órden de Preudicadores, he mandado dar licencia para que pida limnosnas en esos mis reinos de la corona de Aragon, para «ayudará los precisos gastos de la canonizacion de la «bendita Maria de la Cabeza, única mujer del bendito «Isidro, natural de esta villa de Madrid. Y por ser obra utan de la gloria de Dios, os encargo mucho tengais por «muy recomendado al dicho religioso, ayudándole vos«otros en lo que acostumbrais, como tan devotos de los «santos.—Dada en Aranjuez á 2 de mayo de 1616.—Yo «el rey.—Gassol, protonutario.«

Hasta ahora habiamos sabido por la vida que escribió de esta santa y de su esposo San Isidro el P. Fr. Jaime Bleda, dominico, que Fr. Domingo de Mendoza habia sido comisionado por el nuncio apostólico en España para informar sobre las virtudes y milagros de Santa Maria de la Cabeza, y cuanto hizo á instancia de Felipe III y de la villa de Torrelaguna en esta causa por las cercanias de Madrid y reinos de Castilla; pero ignoramos que su celo se habia estendido á pedir por si mismo limosna para los gastos de canonizacion en el reino de Aragon, siendo tanto lo que en estas peregrinaciones averiguó á favor de la santa, que, segun consta del proceso, sus declaraciones comenzaron en el dia último de agosto, y no finalizaron hasta el dia 17 de setiembre de 1616.

Dia 18.

Entre las cartas reales pertenecientes á los primeros años del reinado de Felipe IV, se halla una muy particular, su fecha en Madrid á 18 de setiembre. En ella consta que en aquel año se habia instado nuevamente por los vecinos de Barcelona para que se les permitiese

« AnteriorContinua »