Imatges de pàgina
PDF
EPUB

pa de coro y estola, y un ramo de azucenas en la mano; en la parte superior se ve una gloria, donde al Eterno Padre acompañan multitud de ángeles, alabándole por la obra de la Encarnacion. A los lados de este cuadro forman el cuerpo principal cuitro columnas grandes de órden corintio, de mármoles de Tortosa; entre las columnas había antiguamente dos ornacinas, en que estaban de bu to, mavores que el regular,San Agustin, con mitra, báculo y capa pontifical; y al otro lado Santa Ménica, su madre, rodeada de rayos de plata la cabeza. El segundo cuerpo tenia enmedio una caja grande, en que se puso de talla una imágen de Cristo crucificado ála Virgen y á San_ Juan Evangelista, de poco menos que el natural. Acompañaban á esta caja un adorno de arquitectura de dos columnas del mismo órden, rematando en la bóveda de la iglesia un frontispicio cuadrado, en cuyo hueco habia una figura de medio cuerpo arriba, representando al Padre Eterno; y á los lados del Crucifijo, en otros dos nichos que correspondian á los del cuerpo principal, otras dos estátuas grandes de San Felipe y Santiago el Mayor. En los claros, en la parte superior é inferior de los nichos y otras partes del retablo, estaban pintados varios pasos de la vida da la Virgen. En el campo de los pedestales de las columnas, los cuatro Evangelistas; y á los dos lados, santos y santas de la órden de San Agustin. Los dos lados superiores remataban en dos escudos de armas de la reina, dorados y estrofados de sus propios colores, como todo lo demás; sustentaban el retablo (como los colaterales) pedestales de mármol serpentino, y sus campos de jaspe brocatel.

El tabernáculo era de forma ochavada, adornado de nichos y columnas; en el campo del sagrario habia esculpida una figura de Jesus de medio relieve. En los mohos de los lados, San Pedro, y San Pablo. Remataba este primer cuerpo en una baranda de balaustres, con ocho pedestales que sustentaban ocho ángeles con instrumentos músicos en la mano. En medio del segundo cuerpo tema una caja, en la que habia una imágen de la Virgen, de bulto, y remataba en una especie de cupulilla, sobre la cual habia un niño Jesus.

Los retablos colaterales se componian de dos lienzos grandes de pintura, en arco por la parte alta, y dos columnas de órden corintio, que cargaban sobre sus pedestales reducidos en dos cartelas de talla. Coronaban esta lienzo y columnas su cornisamento, y el friso estaba enriquecido con diferentes cogollos de talla. Tenian por remate encima otro cuerpo cuadrado mas pequeño, guarnecido de pilastras y términos que tenian por capiteles serafines y ángeles de medio relieve, que sustentaban el cornisamento alto. Encima de las columnas, dos santos de bulto.

El altar del lado del Evangelio pertenecia á San Felipe, apóstol, de aspecto anciano, mayor que el natural; en ios lejos su martirio, y en los claros, entre los pedestales, dos historias de cuando venció al dragon y fué flagelado. En el lienzo de arriba estaba pintada la pasion del levita San Lorenzo; y las dos figuras de los remates eran de San Estéban y de San Vicente, diáconos. El lienzo del colateral de enfrente pertenecia á Santa Margarita triunfando de la ferocidad de un espantable dragon ó culebra, con una cruz en la mano. En el lejos se veia su último tormento , y en los campos de los pedestales de abajo dos martirios que sufrió esta esclarecida virgen antes de espirar. El cuadro del remate representaba al valeroso atleta San Sebastian, y las figuras de bulto á San Nicolás de Tolentino y á San Guillermo de Aquitania. Las pinturas de estos dos altares las ejecutó Vicencio Carducho, y son la admiracion de la córte.

Unia los tres altares una baranda de balaustres de bronce, de cuatro pies de alto, que corria por delante de las gradas, recogiendo los altares colaterales, dilatando su espacio á la peana del altar. Esta barandilla, que existe hoy todavia, fué regalada por la infanta condesa de Flandes, donde se labró.

En el crucero de la capilla mayor, al lado del Evangelio , habia un balcon grande enfrente del colateral, tomándose su entrada desde enmedio del mencionado crucero: esta era la tribuna real que tenian SS. MM. en esta iglesia. Entrábase á ella por el cláustro alto del convento, de que despues tratarémos. Estaba pintada de azul y oro, y del mismo color la celosia; la colgadura era de damasco, y la gotera de terciopelo.

Debajo de esta tribuna real estaba el coro de los músicos, tomando la parte del colateral de San Felipe: dividiale de la gente de la iglesia una reja de balaustres de gruesos y bien labrados dados de oro y azul, coronado de manzanillas de bronce de odio pies de alto.

"A la otra 'parte del crucero habia otro balcon que correspondia á la tribunado. SS. MM. en la grandeza y forma: en la mitad que caia en medio del crucero, ála parte de la Epistola, estaba el órgano, cuya máquina música envió á este monasterio la Serma. infanta dona Isabel Clara Eugenia desde Flandes: ocupaba el testero y toda su bóveda: su traza era bella y su material de no gal; hermoseábanle varios adornos de talla, molduras y diferentes figuras representando á la? virtudes, doradas y encarnadas al natural, y parte de las molduras doradas, que le hacian hermosisimo y rico á la vista. Se tenia por que le habia pintado el célebre Ticiano, y opinaban que no habia en España otro mejor, siendo muy alabado de todos los profesores de aquella época.

A los lados, en medio del cuerpo de la iglesia, habia en cada uno su tribuna baja con balcon de hierro sin vuelo afuera, en el que se colocaban los prelados en las solemnidades , ó señoras de la grandeza y titulos. En los dos testeros del crucero se veian dos puertas grandes: la una fingida, para que guardase simetria con. ja otra, y estaba en el coro de los músicos. Al otro lado, junto al altar de Santa Margarita, debajo del órgano, estaba la otra, por'donde se daba paso á la sacristia por una pieza espaciosa que tambien daba entrada por esta parte á la iglesia por una gran puerta á la calle, que iba al colegio de Doña Maria de Aragon. Desde esta pieza cuadrada se entraba á la sacristia de los capellanes. En ella habia una cajoneria de nogal grande, donde los sacerdotes se revestian: era de bóveda. En la pared que ocupaba, habia una pintura que representaba la parábolá riel convite que hizo un rey, en el que halló un hombre sin el trage nupcial (esta existe todavia): es de escelente vista por los vestidos y galas de los convidados y por los diferentes manjares que se ven en la mesa y aparador, como asimismo por las galas de los que sirven á ella. Se advierte á Cristo, de estatura natural, con corona imperial en la cabeza y un precioso manto sobre el pecho, y ángeles que le traen la falda, y- el acto de ejecutar la espalsion del hombre profano, que le arranca de la mesa mal trageado: la labor del marco no es inferior á la pintura, que pertenece alescelente artista Bartolomé Roman.

En una segunda pieza que se seguia á esta se'revestia el capellan mayor, confesor y otros personajes. En esta pieza estaba el torno por donde daban las religiosas los ornamentos y alhajas para el servicio del altar. En la misma estaba el confesonario de la comunidad, y habia pinturas de santos y los retratos de los reyes fundadores, espresados por buenos autores. Desde la pieza del recibi miento de la sacristia se subia á la tribuna del órgano y á otras, y tambien se comunicaba con la escalera de la bóveda, desde la cual se bajaba por otra de pocos peldaños al panteon de los capellanes y dependientes,en el cual está sepultado el limo. Sr. Renteria, arzobispo de Santiago,_prelado de esta real casa, y depositado el Excmo'. señor"D. Bartolomé de las Heras, caballero gran cruz da I* real y distinguida órden española de Cárlos III y de la real americana de Isahel la Católica, arzobispo de Lima, que volvió á España cuando la sublevacion de aquel imperio: estaba enterrado en la bóveda del convento de padres Trinitarios Calzados de esta córte, y cuando las obras del ministerio de Fomento, le hizo trasladar aqui el difnnto señor conde de Guaijui, Eu amigo y testamentario (1).

Volviendo á tratar de la iglesia, dirémos que habia dos tribunas más á los lados con un balcon de hierro sin vuelo, las que se destinaban para los señores ministros y embajadores.

A los lados del pórtico estaban las habitaciones del confesor y de las dos beatas que cdn'el trage de la órden de Agustinas Recoletas, tocado y sombrero ancho, concurrian á palacio en los dias de besamanos.

Descripcion del nuevo templo de la Encarnacion.

Sabido que motivó la fundacion de este monasterio el voto que hizo Felipe III de dedicar un templo en honor del misterio de la Encarnacion, si lograba espulsar á los árabes del reino. Logró el monarca sus deseos, y se vió obligado á cumplir la promesa, edificándose en la forma

(1)''Este prelado se sepultó con un riquisimo ornamento, mitra y pectoral de brillantes y anillo de esmeraldas, y cuando se entregó el cadáver á su amigo, apareció despojado de todo, cosa que sintió estraordinariamente el conde, y quien descubrió á los autores de aquel robe sacrilego.

que queda referido. Despues, siendo priora de esta reaI casa la madre Teresa de Jesus, señora principal y de un genio ilustrado, gran protectora de las artes y persona de mucho gusto, pidió permiso al rey D. Fernando VI para negociar el papel que este convento tenia en juros, y modernizar la iglesia: el soberano otorgó á su peticion, encargando la ejecucion del proyecto al célebre arquitecto D. Ventura Rodriguez, quien adoptó el estilo jónico. Hizo el altar mayor de bellos mármoles, constando de cuatro grandes columnas de órden corintio y de mármol de Tortosa, con sus pilastras y demás ornato; colocó en medio el cuadro de Vicencio Carducho, que estaba en el retablo antiguo, y puso en el ático dos ángeles, que construyó de mármol el famoso escultor D. Juan de Mena. Púsose el lindisimo tabernáculo que hoy se ve, que se reduce á un templecito cuadrado con cúpula; le adornan seis columnas de órden corintio, á las cuales corresponden seis ángeles mancebos sobre el cornisamento. A los lados hay sentados dos doctores de bronce, y de este metal es toda la escultura del tabernáculo y los ornatos de arquitectura, capiteles, basas, etc., como asimismo los ángeles mancebos del frontispicio de la puerta , sosteniendo una corona y las cabezas de serafines que forman la moldura del arco, todo dorado á molido. La cupulilla está adornada á lapislázuli y bronces, de cuya materia son los florones de su bóveda. D. Isidro Carnicero y D. Manuel Alvarez trabajaron los modelos de las figuras, á saber: el primero los doctores y bajo relieve de la puertecita del sagrario, en que se representa el Salvador; y el segundo los ángeles sobre la cornisa. El frontal del altar es una especie de jaspe desconocido, de esquisitas manchas y notable dureza. Se proyectó hacer dos estátuas de mármol blanco, de San Agustin y Santa Mónica, para poner á los lados del altar mayor; pero no se realizó este pensamiento: el material, hasta hace pocos años, estaba en la puerta llamada de los carros. Las dos estátuas que hoy hay, son las del retablo antiguo, que ejecutó Gregorio Hernandez.

Los altares colaterales tienen las dos pinturas de Vicencio Carducho, que representan, la del lado del Evangelio á San Felipe Apóstol, y la del de la Epistola á Santa Margarita, que eran los nombres de ios reyes fundadores: tienen marcos de mármol jaspeado, adornados de bronces, en cuyos remates hay dos ángeles de mármol blanco coa

« AnteriorContinua »