Imatges de pàgina
PDF
EPUB

na, con cuatro tribunas, y una gran verja de hierro que cierra la capilla. La fachada es regular, con dos torres y habitacion para los capellanes: la cúpula ocupa todo el ámbito del templo, y en la veleta se ve un ángel de hierro con una flecha en la mano. El pórtico está rodeado de barandillas sostenidas en grandes basas de piedra, aunque todo muy estropeado.

La imágen de la Virgen está sentada sobre un trono de nubes, dando de mamar al niño, en significacion del epiteto de la Letania Sancta Dei Genitrix, que equivale á Santa Madre que cria. El todo de la veneranda figura es bastante espresivo.

El agua de pie de la ermita tiene su origen en la posesion de tierras labrantias acotadas antiguamente par el suprimido monasterio de San Gerónimo de esta córte, en las inmediaciones del convento que fué de San Bernardino, corriendo su cañeria entre el rio Manzanares y parque del real palacio; y con motivo del terraplen que se hizo desde la fuente nueva, titulada del Abanico (1), hasta el puente de Segovia para el nuevo camino y paseo de la Florida, se quebrantó dicha cañeria y perdieron las aguas, por cuyo motivo no llegan á este santuario; y aunque lo procuraron haciendo los recursos convenientes, no se verificó por la imposibilidad y mucho coste que tenia una obra de tanta entidad, y solo se consiguió el permiso del ayuntamiento para que, en la escalera que se construyó frente á la ermita, se hiciesen tres piezas, alquiladas las cuales, sirviese su producto para el culto de la Virgen.

En 1780 se habilitaron para habitaciones las oficinas bajas que rodean la ermita, sin detrimento de ella, de cuya obra se encargó el maestro D. Juan Duran, disponiendo seis cuartos separados, con su jardin, que daban de producto al santuario 2,244 rs. anuales.

En 8 de enero de 1784 empezó á ejercer las funciones decompatrono, como tal decano del Consejo y Cámara , protector de la real iglesia de San Isidro, el limo- señor conde de Campomanes, quien desde luego notó que no se habia depositado el archivo en el camarin de la Virgen, co

.(*) Llamada asi por haber figurado un abanico en la mo mandaba el fundador, y que, de consiguiente, los titulos y papeles de pertenencia de las fincas, créditos y efectos de ella andaban dispersos, y que otros se habian perdido. Con este motivo acordóS. I., con los demás RR. PP. compatronos, el que se formase el mencionado archivo en el camarin, en el sitio mas cómodo á este efecto, y que en él se recogiesen los titulos existentes y se formasen otros en lugar de los que se habian estraviado , y se pusieran con inventario formal en el citado archivo , ¡o cual se ejecutó por D. José Gonzalez de Castro, escribano del número y comisiones de esta villa.

Ño contento con esto el celoso conde de Campomanes, mandó recomponer la ermita y sacar el capital impuesto en los Gremios, y depositarlo en el Banco Nacional de San Cárlos, recogiendo veinte y una acciones de á 2,000 reales, transigiendo con los atrasos de las sisas, y poner corrientes las rentas en adelante; haciendo tambien formar una relacion histórica de esla fundacion y repartir un ejemplar á cada biblioteca, y lo mismo á las Academias, como se verificó, siendo administrador D. José Gonzalez de Castro.

Hasta aqui la sucinta relacion del santuario de Nuestra Señora del Puerto.

En este dia del año 1711 entró en Cataluña el duque de Vandoma al frente de las tropas españolas y francesas, en donde encontró que los contrarios habian evacuado la ciudad de Balaguer, donde dejó un destacamento bajo las órdenes del marqués de Arpajon, mariscal de campa francés, que forzó los castillos de Abrens, de Venasque y Castel-Leon, los que obligó á rendirse.

Estos eran puestos importantes, cuyas guarniciones fueron hechas prisioneras de guerra. El duque de Vandoma pasó hasta Calaf, donde estableció su cuartel general. El conde de Staremberg, que habia recibido socorros considerables por mar, se apostó en Prats del Rey, en un valle de los mas profundos é inaccesibles, en cuya ostension corria un pequeño rio que separaba los dos ejércitos. Se cañoneó largo tiempo á los enemigos, con una pérdida considerable de parte de ellos antes que pudiesen responder, á falta de cañones; y luego que los recibieron, hizo menos efectos sobre el ejército do Espana, por la ventaja de la situacion en que estaba. Asi quedaron los dos ejércitos frente á frente durante muchos dias, padeciendo por falta de provisiones; pero el del archiduque sufrió mas considerablemente, lo que produjo una grande desercion.

Dia 9.

A los nueve meses de haber muerto el rey católico D. Fernando, despues que por fallecimiento de Felipe el Hermoso é incapacidad de la reina doña Juana volvió á gobernar los reinos de Castilla, vino á ellos su sucesor y nieto D. Cárlos, primero de este nombre en España y quinto ai Alemania.

Hallábase á la sazon en los Paises-Bajos, donde se habia criado; y su embarque se verificó en 9 de setiembre de 1317, como consta de la carta circular dirigida álas ciudades de España, que tanto lo deseaban. Es digno de leerse el contesto de esta carta, que es del tenor siguiente:

«El rey. Como quiera que postreramente os hayamos «mandado escribir, faciéndoos saber como que habiamos «llegado á este puerto y esperábamos buen tiempo para «embarcarnos, é tenemos entera certinidad que con «vuestra aficion y amor natural os alegrareis de ello: he«mos acordado enviaros á Pedro de Cabra, nuestro criando, llevador de esta, quien para vuestra consolaciun y «alegria o? haga saber como nos deja ya embarcado con «toda nuestra armada para pasar á nuestros reinos con la «bendicion del Señor, segun que por él mas largamente «lo sabreis. E sed ciertos que á nuestra llegada se enionsderá en todo lo que cumpliere al servicio de Dios y al «bien público de esos reinos cort la voluntad y amor que «es de razon. Dada en la Nave Real á 9 de setiembre de «1517.—Yo el rey.«

El viaje fué de solo diez dias, pues por otra igual carta de aviso á las mismas ciudades consta que llegó al puerto de Villaviciosa en Asturias en 19 del mismo mes, y decia asi:

«El rey. Para vuestro contentamiento os facemos saber «que hoy dia de la data de esta, con la ayuda del Señor, «habemos llegado á este pusrto do Villaviciosa en Astucias. Proveed luego en las iglesias y monasterios de es«ia ciudad se hagan y den muchas gracias á Dios por ello. «Dada en Villaviciosa de Asturias á 19 de setiembre de «1517.—Yo el rey.«

Las copias de estas cartas están sacadas de los registros originales.

Día 10.

A vista de lo que se trató y determinó en las Córtes de Toro de 1371 por D. Enrique II, puede decirse con fundamento haberse establecido en ellas el estado constitucional de la monarquia en Castilla.

Los cimientos de esta gran obra, que solo podia corregir el desórden universal, se habian echado por los reyes sus predecesores, y principalmente por su padre D. Alonso XI; pero no se habia aún podido edificar sobre ellos, y toda la fábrica estaba, como quien dice, sin salir de la sunerficie de la tierra y sin tener uso constante en utilidad del Estado.

Ésto es lo que nos manifiestan el ordenamiento de leyes generales publicado en aquellas Córtes; el cuaderno de peticiones que en ellas presentaron los procuradores del reino; las que dieron al rey con separacion los prelados y brazo eclesiástico; y, últimamente, las que hizo presentes la ciudad de Sevilla por si y en nombre de los pueblos de Andalucia, cuya moderna conquista hacia que su constitucion civil fuese algo diferente de la que tenian los demás reinos. L?s fechas de estos documentos corresponden á los dias 10 , 11, 12 y 13 de este mes de setiembre, por lo que sucesivamente tratarémos de ellos, estractando lo mas notable de cada uno

El ordenamiento de leyes generales que precedió á los tres restantes, y algunas de sus copias comunicadas alas ciudades, se calendan en 4 de este mes. Consta de treinta y dos leyes, y precede á ellas una introduccion gallarda, en que el rey recuerda la obligacion en que está de mantener los pueblos en paz y concordia y hacer que se administre justicia, como la mas noble y alta virtud.

Por eso las primeras de estas leyes pertenecen al buen arreglo de la audiencia real y canceleria, que era •entonces el supremo tribunal de la nacion, descendiendo 'iespues á los demás subalternos de las provincias, y aun á los municipales ó de los pueblos en particular.

Dispuso que la espresada audiencia de córte se eompusiese de alcaldes ordinarios, dos de Castilla, dos de Leon, uno del reino de Toledo, dos de las Estremaduras y uno de Andalucia.

Creó además dos con el nombre de Alcaldes del rastro, esto es, para conocer las causas de los que estaban con la córte del rey y lo s 'guian á donde se trasladaba su persona.

A estas plazas añadió otras dos, una con el titulo de Alcaldes de hijos-dalgo, y otra con el de juez de Alzadas ó apelaciones.

Prescribia á cada uno las obligaciones, método, dias y horas y órden con que asistirían al juzgado; y despues de determinar lo que debian observar los ministros de justicia que les estaban sujetos, arreglaba en algunos particulares el arancel de canceleria, dictando varias leyes para corregir los escesos que se cometian dentro y fuera de la córte.

Hallábase todo tan circunstanciado, que ni siquiera se omitian los nombres de las personas que quiso el rey ejerciesen estos empleos en esta primera creacion.

Dia U.

Las peticiones que el reino en general presentó á D. Enrique II en las famosas Córtes de Toro de 1371, se respondieron en este dia U de setiembre, y eran en todo treinta y cinco.

En la' cabeza del cuaderno dijo el rey que estaba en su cjmpañia D. Juan, su hijo primogénito y heredero, á quien daba el titulo de señor de Vizcaya y de Lara, y que tambien se hallaban con él en aquellas Córtes el conde D. Sancho, su hermano, y el conde D. Pedro, su sobrino.

Los procuradores, en algunas de estas peticiones, recordaban al rey varios puntos respectivos á mejorar la administracion de justicia en los tribunales, y en sus respuestas se remitia el monarca al ordenamiento de leyes de que hablamos ayer, y al cual llamaba repetidamente el Cuaderno de la justicia, y asi debia haberse citado en los cuerpos lepalos donde su hallan insertas algunas de sus constituciones Las mas notables de las peticiones restantes se reducian á hacer presente al rey le esctavizado que estaba todo el reino con el poder y proteccion que se habia concedido á los judios dentro de pa

« AnteriorContinua »