Imatges de pàgina
PDF
EPUB

morir; empero lomaron tanto amor á aquella especie de gruta que les habia servido de refugio, que antes de abandonarla la quisieron reconocer agra4ecidos; penetraron en su interior, y vieron que habia alli como una capilla con columnas y pilastras, toda a ¡ornada de molduras y calados hechos en la piedra con arte y primor, terminando en una cornisa ovalada con su cúpula, por lo que juzgaron que serían vestigios de algun templo antiguo. Principiaron á examinar despacio aquellos restos tan admirables, y observaron que en una ornacina se notaba resplandor como de luz artificial, y cada vez Hihs maravillados, treparon, no sin trabajo, por aquel nicho, y se introdujeron por unas roturas que hacia la maniposteria, y algo mas interior encontraron otra capillita, y en ella co~ locada una Ggura pequeña como de media vara, descubriendo ser un simulacro de la Virgen con el niño Jesus sostenido con el brazo izquierdo, y un cetro en la mano derecha, con su corona imperial en la cabeza, su rostro grave, hermoso, simpático y halagüeño: las manos y el niño eran proporcionados á su altura, sin poder definir ai estaba labrada en piedra, madera ó algun metal, por ser todo desconocido. Maravillados los dos obregones de aquel casual prodigio, se postraron con el rostro en tierra' adorando á la sagrada efigie, la que despues tomaron con reverencia, cubriéndola con unos lienzos que llevaban, entretegiéndole además una cajila de mimbres, en la que depositaron tan venturoso hallazgo.

Volvieron á emprender su viaje á Roma para solicitar la cruz morada, y al acercarse el hermano Fontaner á' besar el pie á Su Santidad, reparó el pontifice en el bulto que llevaba debajo de su manteo, y entonces le refirieron aquellos piadosos varones lo que íes habia ocurrido, presentándole la imágen, la que tomó Su Beatitud; y en sus manos, y despues de adorarla, le colgó el pectoral de oro que llevaba sobre el pecho, dándole el misnno Paulo V el titulo de Nuestra Señora del Buen Suceso. Se despidieron del papa, regresando á España llenos de gozo, sin haber podido encontrar el sitio donde descubrieron la veneranda efigie, á pesar del escrupuloso reconocimiento que practicaron en las montañas de Jana y Triguera, en el obispado de Tortosa.

Los dos obregones la colocaron en Madrid en una de las salas del Hospital General, donde permaneció hasta que el hermano Fontaner pasó al real hospital de San Andrés (i) en clase de jefe, en donde la depositó en la enfermeria de este establecimiento.

Colocacion de Nuestra Señora del Buen-Suceso en la iglesia del hospital de este nombre.

Reinando Felipe III, y siendo administrador de este real asilo D, Pedro Fernandez Navarrete, en 6 de julio de!611, mandó colocar la imágen de Nuestra Señora en el altar mayor de la iglesia, con permiso del monarca, atendiendo á la gran devocion que el pueblo de Madrid le tenia: labrósele un retablo y trono que importó más de 50,000 ducados, en el que fué puesta con gran solemnidad en 19 de setiembre de 1641.

Este templo tenia una arquitectura regular, aunque sin notable ornato : la portada so componia de dos columnas dóricas, arrimadas con fu cornisamento, y encima un nicho donde habia una imágen de Nuestra Señora. Las estátuas de los Evangelistas que en lo anticuo habia en el altar mayor, eran de mérito, como tambien las pinturas que alli se conservaban, que algunas eran de Pedro Valpuesta (2). Las del patio de esta casa las inventó D. Antonio Palomino, y fueron hechas de claro y oscuro, y ha

(1) Hay noticia de que este hospital le fundaron los Reyes Católicos, si bien D. José Antonio Alvarez y Baena dice que existia ya por los años de 1438, en el reinado de Enrique IV. Empero el maestro Gil Gonzalez escribe que su origen le tiene en aquellos soberanos antes de emprender la conquista de Granada. Lo que dió motivo á la fundacion espresada, parece fué la cruel epidemia que se padecia en Madrid en cqupl año, habilitando un humilladero ó capilla del apóstol San Andrés, que habia fuera del antiguo Arco del Sol. Despues el emperador Cárlos I, estableció en él el hospital de la córte, en 1529, para la asistencia de los soldados que quedasen enfermos de resultas de la guerra, é igualmente para los criados de su real que siguiesen la córte, cuando esta estuviese en Madrid, por lo que le mandó edificar de nuevo.

(2) Pedro Valpuesta fué sacerdote, natural del Burgo de Osrna, discipulo de Eugenio Caxés, á quien imitó mucho. Muñó en Medrid en 1668.

cian alusion á la historia del emperador Cárlos I y á su esposa la emperatriz doña Isabel, á Cárlos II y á la reina doña Mariana de Neoburg (i).

Colocacion de la imagen de Nuestra Señora del Puerto en su ermita extramuros de esta villa.

Tambien en este dia del año 1718 se colocó en su santuario la imágen de Nuestra Señora del Puerto, cuya fundacion es la siguiente : Primeramente tratarémos d«l puente de Segovia (cerca de la ermita), la cual está sobre la¡s escasas corrientes del pacifico Manzanares (2), construida en el reinado de Felipe II, con diseños y bajo la direccion del célebre Juan de Herrera, y á la verdad tiene el carácter sério y grandioso de todas sus obras. Consta de nueve arcos con las manguardias correspondientes, y un dique alto para igualar el piso en la considerable distancia que habia desde la puerta de la Vega al rio, todo construido de grandes sillares de piedra berroqueña. Cuando se hizo, tenian sus pilares grande altura 1'

(<) Cuando la invasion francesa, sufrió mucho esta casa, pues en su patio fueron fusilados varios españoles que tomaron asilo en el dia 2 de mayo de 1808. De modo que, habiendo quedado desmantelado el templo, tuvo el rey D. Fernando VII que mandar habilitarlo, concluyéndolo de adornar en los últimos años de su reinado , continuando la obra de algunos aliares S. M. la Reina doña Maria Cristina, cuando fué regenta y gobernadora. Y hoy, con motivo de las obras de la Puerta del Sol, ha sido derribado este templo, y la imágen la ha mandado llevar S. M. la Reina á la real capilla de Palacio, donde está depositada, hasta que se construya de nuevo su templo. Esta real casa tiene el privilegio de usar cruz en los actos públicos, y aún se conserva, asistiendo en la procesion del Corpus en lugar preeminente, al lado de la cruz parroquial de Santa Maria. Su jurisdiccion pertenece al ¿scelenlisimo señor patriarca de las Indias: tiene pila bautismal, y sus administradores son siempre capellanes de honor, y entre ellos figuró el célebre director de la Academia de la lengua, D. José Duasa. .

(2) La posicion que ocuaa Madrid es sobre la orilla izquierda del Manzanares, cuyas aguas son muy delgadas y saludables, á la par que útilisimas al numeroso vecindacomo lo manifestaba el escudo de armas, que, por reglas de proporcion, debia estar muy elevado; pero actualmente apenas se ve parte alguna del mencionado escudo, porque las arenas han cubierto los pilares, y mucha parte de este puente ha quedado cubierto cun ripia para igualar el camino hasta mas arriba de la imposta Je los arcos. E.st<. primer perjuicio le viene de las machas arepas que arrastra el rio sin cesar, desprendidas de las colinas y quebradas arenosas que hay á un lado y otro has'a mas arribn del Pardo; y como por una parte tiene el agua poquisimo descenso desde el soto llamado de Migas-Calientes hasta las praderas de San Isidro, y por otra en lodo este distrito clavan dentro de su misma madre infinidad de estacas para formar baños cubiertos de estera, para barracas de las lavanderas, y para tendederos de ropa, estos embarazos, que regularmente se caen y pudren alli, detienen el curso de las arenas, y sube la madre del rio, de modo que con el tiempo casi se cegará la parte que ha quedado de puente, y será necesario desmontar los arcos, como dice D. Antonio Ponz (().

rio. Este rio tiene su nacimiento al pie de una sierra que le da nombre, entre las villas de Navacerrada y Becerril, Corre con murmullo suave de Norte á Sur cerca de 13 legua?, sin omitir las sinuosidades, y pasa por Cereceda, término de Colmenar Viejo. Real Sitio del Pardo, Casa de Campo y avenidas de Madrid, desde el portillo de San Vicente hasta mas allá de la puerta de Toledo, Soto-Luzon Peralejos, la Torrecilla y Vaciamadrid. Aqui le recibe el Jarama.

(I) Los poetas del siglo pasado se burlaron de este rio, llamándole arioyo, comparando su mezquindad con la magnificencia del puente, y á esto pueden aludir los versos del capitan D. Miguel de Barrios, cuando d¡M en su descripcion universal de España:

«Resplandece entre todas dominante

como entre los planetas el dorado

Febo, Madrid con majestad triunfante,

de Toledo el rico arzobispado;

ilustra populosa el abundante

márgen del Manzanares celebrado,

dentro de la provincia carpentana

ccn la admirable puente segoviana.

Se empezó á construir otro puente denominado de Toledo, siendo corregidor de Madrid el Sr. D. Francisco Antonio de Salcedo y Aguirre, marqués de Vadillo, intendente general de esta villa, del consejo y cámara de Indias; viendo que los puentes que habia de madera en aquel sitio los arrancaban las corrientes del rio en las grandes avenidas, y que era necesario hacer uno para comodidad del público y de los ganados que venian de Andalucia y de Ti ledo, determinó poner en ejecucion su obra, que concluyó en 4 de octubre de 1721, en cuyo dia principió á tener uso, paseándose el primero el marqués corregidor en su coche, con permiso del rey Felipe V.

Este puente se compone de nueve ojos. Sus pilares y arcos tienen grandeza y regularidad, porque alli no habia proporcion para que luciese el ingenio gótico-arábigo del maestro de obras; pero los remates de los pasamanos ó antepechos, los pabellones para las dos estátuas y las torrecillas que hay á la entrada y la salida, son el término hasta donde pudo llegar lo estravagante de la imaginacion. Las figuras que en él se ven son de San isidro y de Santa Maria de la Cabeza.

El mismo marqués de Vadillo, deseoso de que las lavanderas'y colonos de la ribera de Manzanares tuviesen un santuario donde oir misa, determinó fundar un santuario, como lo hizo, en la alameda nueva, colocando en él una imágen, á laque denominó Nuestra Señora del Puerto, trasladándola con solemne procesion que salió de la iglesia del Colegio Imperial, con asistencia del cabildo y del ayuntamiento.

Dotó esta ermita con las rentas necesarias para el culto y el sostenimiento de tres capellanes, dejando por patronos á su confesor el P. Agustin Caslejon, de la Compañia de Jesus; á Fr. José'Campuzano, mercedario calzado, para que hiciesen cumplir las memorias en union de su hijo y .^ucesor en el titub. Y en lo sucesivo declaró por patronos perpétuos al guardian de San Francisco, al rector del Colegio Imperial y al ayuntamiento de nuestra villa, hoy único patrono.

El marqués falleció en 2Í de junio de 1729, y está sepultado delante del presbiterio de esta ermita.

El edificio que sirve de capilla á Nuestra Señoraes bastante bueno. Tiene tres retablos, pero el mayor es de poco gusto: la iglesia es de una sola nave, figurando cruz latí

« AnteriorContinua »