Imatges de pàgina
PDF
EPUB

La cuarta capilla es de San José, y aunque oscura, se advierten dos cuadros que son de San Antonio Abad y de Pádua, pintados por Francisco Herrera el mozo. Los demas cuadros que hay en ella son de Pablo Pernicharo y Juan Peña.

La quinta capilla es de la Sacra Familia; y tanto esta, como el retablo y las demás que se advierten atli, pertenecen á Sebastian Herrera; y en cuanto á la arquitectura de los retablos, el de esta capilla y el de la Concepcion son los mejores.

En los ocho compartimientos de la cúpula de la iglesia se ven representados los apóstoles en figuras de dos en dos, y encima varios ángeles.

Estos y los santos doctores de las pechinas, las pinturas de la vida de Jesucristo en las bóvedas, son de un mismo pincel y del tiempo en que se construyó la iglesia; y aunque no son del mayor mérito, imitan algo al gusto bellisimo de Carducho, y acaso serán de algun discipulo §uyo.

El techo de la pieza anterior á la sacristia lo pintó al fresco D. Antonio Palomino, representando un triunfo de San Francisco Javier, acompañado de las virtudes, delante de las que se ven postrados los vicios, con varios adornos alrededor. Del mismo autor son los cuatro cuadros que hay alli colocados, cuyo estilo se parece algo al de la escuela napolitana. La pintura de la Adoracion de los Reyes, que está sobre la puerta por la parte esterior, es cosa escelente, y su autor lo fué Ticiano.

En los cuatro ángulos de la sacristia se ven los retratos de varios cardenales, ejecutados con gran primor por Pedro Ruiz Gonzalez.

Enfrente de ¡las ventanas se notan tres grandes pinturas, que la una representa á San Francisco Javier en el acto de dar la comunion á varias gentes, el cual le hizo Donoso: el del medio es de la Purisima Concepcion, trazado por Alonso Cano; y el último, de San Ignacio de Loyola administrando la comunion á Santa Teresa de Jesus, hecho por D. Antonio Palomino.

que se ocupaba de continuo en asistir en esta córte á los enfermos del hospital de Alto-sano 6 de San Lázaro, en la calle nueva de Segovia. Su cuerpo está en la bóveda de esta misma capilla.

Enfrente hay otro cuadro, que pintó tambien Donoso, que representa á San Ignacio celebrando misa; y otro de San Francisco Javier, que ejecutó D. Francisco Santos.

En el Relicario, á los pies de la sacristia, está colocada, en la parte inferior, una tabla pintada por Morales, que representa al Ecce-homo de la columna, con San Pedro llorando; figuras de medio cuerpo, de mérito y bien acabadas; y encima del mismo Relicario se advierte un cuadro muy bueno, hecho por Jordan, en que espresa á San Francisco Javier bautizando á los indios.

Las pinturas de la bóveda y sobre la puerta, hechas al fresco, son de Donoso y Claudio Coello.

En lo antiguo habia en los cláustros varios cuadros de la historia de San Francisco Javier, pintados al óleo, en Ñápoles por Pablo de Mateis; y en el cláustro principal habia tambien retratos de varios santos anacoretas, espresados por Simon de Vos. Y la pintura de San Francisco Javier bautizando en las Indias, que estaba en la escalera principal, era magnifica por la agrupacion de figuras que alli se notaban, hecho por Cornelio Scut, pintor de Anvers. En el refectorio habia otro cuadro escelente, pintado por Adriano Rodriguez, coadjutor de la Compañia de Jesus.

En las bóvedas del Colegio Imperial hay sepultados famosos varones conocidos en la república literaria: entre otros merecen particular mencion el venerable padre Ricardo Haller, confesor y maestro de la esclarecida reina doña Margarita de Austria; el venerable padre Pedro de Santa Cruz; el padre maestro Gil Gonzalez de Avila; el padre Pedro de Saavedra, limosnero de la reina doña Juana; el padre Pedrode Ayala; el fénix teológico padre Luis de Molina; el padre Pedro de Guzman.

En el panteon de la capilla de Nuestra Señora del Buen Consejo yacen tambien las victimas del 17 de julio de 1834.

Tambien están en esta iglesia depositados los restos del inclito poeta Moratin y los del Excmo. señar marqués de Valdegamas.

En este Colegio han florecido los mas principales ingenios: entre otros muchos descollaron Gerónimo de Flo-rencia, Hernando de Salazar, Juan Vives, Gracian de la Carrera, Isla, Alejandro de Aquaviva, Duchesne y Bernardino de Antequera. De este Colegio salió el aventajado

arquitecto, el célebre autor del puente de Arganda, el hermano José Ibañez (1).

Estudios de San Isidro.

Junto al Colegio Imperial estaba la casa llamada de estudio para los esternos, desde que el rey 1). Felipe II estableció en ella las clases de gramática y retórica, y la princesa doña Juana de Austria dotó una cátedra de teologia moral.

Despues el rey D. Felipe IV, en 1625, aumentó las clases, poniendo veinte y tres cátedras, seis de estudios menores y diez y siete de mayores, para lo que se otorgaron escrituras, una en 23 de enero de 1625, y otra en 10 de julio de 1628, con varias condiciones. La renta tuvo efecto en la mayor parte; pero los estudios solo se enseñaron los menores.

El rey D. Fernando VI erigió en 1752 una áula de matemáticas. Asi permaneció esta obra hasta el reinado de Cárlos III, en que viendo la decadencia de las clases literarias, con motivo dela espulsion delos Padres de la Compañia, mandó S. M. que se renovasen y dotasen estos estudios reales, poniendo quince cátedras que todas se confiriesen por oposicion á los sugetos mas beneméritos, loque hecho, y elegidos por S. M. los catedráticos, se verificó la apertura en 21 de octubre de 1771, bajo la direccion del Sr. D. Manuel de Villafañe, ministro del Consejo Real de Castilla (2).

(1) Cuando las fiestas de la beatificacion del bendito Alonso Rodriguez, el hermano Ibañez subió en tres noches consecutivas á iluminar la cruz de la cúpula, sin embargo de la imponente elevacion que tiene.

La Bompañia de Jesus sostenia el principio de que no habia hombre inútil absolutamente; y encontrándose con un coadjutor que no servia para ninguno de los oficios mecánicos, trataron de observarle, enviándole á la carpinteria para que recogiese astillas del suelo, y fué tanta su aficion, que hizo las celosias que hoy se ven en las tribunas de la iglesia, y esto ha sido en los últimos años de su existencia en el Colegio Imperial.

(2) Las cátedras que se proveyeron fueron las de rudimentos, sintáxis, propiedad de la lengua latina, de

Y habiendo resuelto asimismo que la biblioteca fuese pública, nombró dos bibliotecarios con el personal correspondiente.

Sobre la puerta de los mismos estudios fueron colocadas las armas reales, cuyo escudo trabajó el escultor don Felipe de Castro. Debajo se leia esta inscripcion, alusiva álos mismos estudios:

D. O. M.

Naturae, Coelo, Elementis, Bello, Paci, Tempoiibus, Fácundiae, Philipus Magnus IV Hispaniarum et Indiarum Rex,divite manu, ditiori animo Mdcxxv (i).

poética, de retórica, de las lenguas griega, hebrea, arábiga, de lógica, de fisica esperimental, de filosofia moral, de derecho natural y de gentes, de disciplina eclesiástica y dos de matemáticas.

(i) Este escudo hace pocos años se ha quitado por el peso que hacia, amenazando desprenderse.

En Madrid habia cátedras de latinidad y humanidades «n la calle denominada del Estudio de la Villa, y desde el tiempo delos Reyes Católicos estuvieron regidas por hombres tan eminentes y eruditos como lo fueron Francisco de Gomara, el maestro Cedillo, Alejo de Venagas y el licenciado Gerónimo Ramiro, que despues de algunos años se despidió en 14 de octubre de 1566, sirviéndola interinamente el licenciado Francisco del Bayo, hasta que, convocada la oposicion que hicieron el maestro Juan Lopez de Hoyos y Hernando de Arce, salió electo el primero por unanimidad en 19 de enero de 1568, con el salario acostumbrado de 2,500 mrs. (que á fin de aquel año se les amplió á 3,000), 2 rs. cada mes por cada uno de los estudiantes, un cahiz anual de trigo y la casa del estudio para su habitacion.

Estos estudios se suprimieron cuando los Padres Jesuitas los establecieron en el Colegio Imperial.

Donde se encuentran noticias muy latas del Estudio de la Villa, es en la vida de Cervantes, que para la edicion del Quijote publicada por la Academia Española en 1819 escribió D. Martin Fernandez de Navarrete, secretario de la misma. Véase el párrafo 56 de la pág. 264 hasta la 270 inclusive.

Cabildo de la real iglesia de San Isidro.

El rey D. Felipe IV dió el titulo de capellanes suyos á los de la real capilla de San Isidro, cuando estaban en la parroquia de San Andrés. El rey D. Cárlos III, con bula del papa Pio VI, los elevó á todos los honores, preeminencias y derechos de las demás catedrales del reino, con uso de hábitos corales y encargo á sus individuos de coro, púlpito y confesonario: debiendo tener estos el grade mayor y la edad por lo menos de treinta años.

Su cabildo se componia de un capellan mayor, que lo era nato el M. R. Arzobispo de Toledo (cuyo titulo aún conservan nuestros primados); un teniente suyo, que por lo regular lo era tambien el obispo auxiliar que habia en Madrid (i); veinte y cuatro canónigos, que entraban por riguroso concurso (2). Habia además, para el servicio del coro y altar, seis capellanes, dos sochantres, seis salmistas, cuatro capellanes maceres, pertiguero, silenciero, canitario, alguacil que levantaba vara, y doce niños de coro, con dos organistas y otros ministros, con el competente número de sirvientes.

Usaba este cabildo de guion con cruz de plata sobredorada y su maestro de sagradas ceremonias (3).

De modo que el rey era patrono de esta iglesia, y su gobierno era por la cámara de Castilla, y el ministro decano de ella tenia su proteccion (4).

(1) Obtuvieron este cargo, D. Francisco Anguiriano, D. Atanasio Puyal y Poveda, D. Luis Castrillo, y el ilustnsimo padre D. Pablo Garcia Abolla, aciual arzobispo de Valencia.

(2) Unico cabildo en España que optaba por oposicion, fuera de las cuatro plazas de oficio.

(3) Entre el alto clero de esta real capilla hubo sugetos eminentes, y algunos fueron elegidos obispos, entre ellos el célebre orador D. Pedro Inocencio Vejarano, qus obtuvo la mitra de Sigüenza; D.Antonio Posada Rubin de Celis, que murió siendo patriarca de las Indias. Entre los eruditos, tiene un lugar preferente D. José Sabau, que corrigió la Historia de España.

(4) Hoy es patrona S. M. la reina, y la proteccion corresponde al ministerio de la Gobernacion. El cabildo que

« AnteriorContinua »