Imatges de pàgina
PDF
EPUB

por nombramiento del espresado cardenal, obispo de Sabina y administrador de aquel arzobispado. En la carta con que se remite esla obra á la ciudad de Barcelona, cuya fecha es de 1.° de diciembre de 1393, supnnia el cardenal que la hizo esta espresion por ser un tratado digno del estudio de aquellos ciudadanos á cuyo cargo estaba el gobierno de la república: que esta atencion le debia la ciudad de Barcelona, por haberse criado en ella, é igualmente D. Pedro, infante de Aragon, su padre, y que le enviaba per su escribano Bartolo de Zavalls, que lo habia trasladado.

Barcelona le contestó agradeciéndole su fineza en 10 del mismo mes y año. El prólogo, que es una especie ai dedicatoria al espresado cardenal, tiene la fecha de este .lia25 de agosto de dicho año, y en él se hacia memoria de que habia una traduccion anterior en lengua catalana¡ la cual se habia mandado renovar ahora en idioma valenciano, por ser mas suave y dulce, mejorando muchos lugares del original que no habian sido bien traducidos. Creemos que estas noticias serán agradables á los literatos y de honor á los que en ellas se interesan.

Parroquia de San Ginés.

En tiempo deD. Ramiro II de Leon no conociamos da Madrid más que su nombre con varia espresion gráfica, pero sin ningun otro género de antecedentes acerca de su origen. Empero ya en el reinado de la casa real de Castilla, Madrid era una poblacion respetable, donde Sus Altezas moraron varias veces; donde recibieron á otras personas reales; donde celebraron sus consejos y sus Córtes; donde existlan, como de los documentos se desprende, muchos santuarios y feligresias; donde se hacian aprestos para la guerra y se pagaban sus gastos; donde hubo ya alborotos y asonadas y revoluciones que llamaron la atencion d<í los monarcas; donde se estableció, en fin, un ayuntamiento de nombramiento real, atribuyéndose tambien al soberano la facultad de nombrar justicia.

Principiemos por reconocer la localidad: investigacion oscurisima, pero indispensable. Los que sostienen la fundacion greco-elrusca de nuestra villa, dicen que la Mantua Carpetana era muy pequeña; que su cerca se formaia por hneas tiradas desde la antigua puerta de la Vega (que ya no existe), que estaba frente á la calle de Mal pica, un poco mas abajo de la segunda puerta, donde vivió muchos años y falleció la Kxcma. señora condesa-duquesa de Benavente (á cuya instancia se derribó), y seguia la cerca por detrás de la casa del marqués de Povar (hoy Malpica), como en otra ocasion hemos dicho, llegando á la huerta llamada de Ramon, y por detrás de la casa del duque de Uceda (la de Consejos), subia al Arco de Santa Maria, que se hallaba frente á la calle Mayor, entre la misma de los Consejos y la calle del Factor (1). Añaden que tenia muy estrecha la entrada este arco. Seguia la linea por la calle mencionada del Factor á la casa de Rebeque (2), y de alli continuaba hasta el alcázar (hoy Palacio}, terminando por la parte del Norte en la puerta de la Vega.

Suponen luego que, cuando los romanos dominaron nuestra peninsula, hicieron grande aprecio de la reducida Mántua, y la engrandecieron, de cuya existencia quieren deducir el nombre de Afaioritum.

Ya hemos hablado de la nueva muralla de Madrid en otra ocasion. Conquistado el MaiorRum de los romanos por los árabes (segun los autores tantas veces refutados por los historiadores modernos), y luego por D. Alonso VI, adquirió de dia en dia mayor importancia, y con el tiempo los respectivos dominadores arrasaron las antiguas murallas y ensancharon el área de la poblacion. Es lo cier

(1) Porque eslaba alli la casa de Fernán Lopez de Ocampo, factor del rey D. Felipe II.

(2) Se denomina casa de Rebeque lo que antiguamente fué tesoreria de Palacio, que estaba sobre el pretil y era propio del espresado factor: despues la compró Rui Gomez de Silva para incorporarla al mayorazgo de la Eliseda. En ella vivió desde 1610 á 1658, en que murió el célebre poeta principe de Squilache, U. Francisco de Borja, y últimamente la habitó el Excmo. Sr. D. Cárlos Momorunsi, príncipe de Robech, que falleció en el año de 1716, y por él se llama casa y plazuela de Rebeque. En la misma murió el 25 de agosto de 1775 el célebre escultor de S. M. D. Felipe de Castro, natural de la villa de Hoya, en el reino de Galicia, 6 leguas de la ciudad de Santiago.

to que D. Alonso VI pensó muy pronto en el engrandecimiento de la villa conquistada, como lo prueba el privilegio de San Martin, de que ya se ha tratado, y con arreglo al mismo no cabe duda en que D. Alonso VII aceptó en tal sentido el pensamiento de conquistador.

Si la grande importancia de Toledo fué causa principal de la que se atribuyó á Madrid por los árabes, ganada aquella, mediaban razones análogas para que se la conservaran los reyes de Castilla. Ellos tenian aficion á Madrid: la tuvieren los que á su lado andaban.

Si el rey quiso habitar un palacio que halló edificado en - Madrid, ó lo edificó para morar en él cuando aqui estuviese, los prelados y ricos-hombres, los caballeros que componian la córte hubieron de aposentarse á la inmediacion del monarca. Si no habia casas cómodas y en suficiente número, se construyeron: la abundancia de maderas en toda la comarca, virgen casi entonces y brindando con todos sus atractivos, facilitaba la realizacion de aquellos proyectos. La flor de Castilla, Galicia, Asturias, Leon, Aragon y demás paises que en totalidad ó en parte poseian los reyes, ó que fueron sojuzgando, vino sucesivamente á Madrid, ó para pasar á Toledo, Ó para quedarse en sus cercanias. Se labraran casas, se rompieron tierras, se fundaron establecimientos, y fué preciso tomar más terreno, porque la poblacion se apiñaba, y luego se tomó más todavia.

Despues de la conquista, hasta el establecimiento de la córte, la planta de Madrid fué recibiendo aumentos sucesivos, cuyas épocas no fijarémos, porque esto requeria una investigacion minuciosa, y muchos pliegos de testo, sin producir en lo general una utilidad relativa. Pero permitasenos adelantar que, segun las historias y documentos, no se amplió la poblacion á mitad del siglo xvi, como resulta de la esplicacion siguiente: «Dejó de existir la puerta de Balnadú, y fué reemplazada con otra que se edificó en lo que es plazuela de Santo Domingo, quedando el convento dentro de la nueva cerca: seguia esta hasta la inmediacion del monasterio de San Martin, y hácia donde hoy principia la calle del Postigo se abria una puerta pequeña del mismo nombre del monasterio (i).«

0) Por eso se denomina Postigo de San Martin, y alli Alli habia un barrio en los primitivos tiempos, que dicen varios cronistas que fué de los muzárabes, y en él tenian su parroquia dedicada á San Ginés, mártir de Madrid, sobre cuyo santo hay algunas dudas en la historia; pero respetemos la tradicion. Ya hemos dicho tambien que habia entre esta parroquia y el monasterio un terreno arenoso con un grande arroyo ó barranco cubierto de zarzas, y enfrente unos caños, y además dos ó tres fuentes al pie de unos perales, y mas allá varias hileras de árboles que llegaban hasta la antigua bodega del monasterio, todo lo que da nombre á aquellas calles.

Cuando la conquista de Madrid, algun tiempo despues, dicen que D. Fr. Bernardo de Agen, arzobispo de Toledo, puso por titular de esta parroquia á San Ginés, mártir de Arlés, cuya fiesta se celebra en este dia, y parece mas propio, porque este santo era francés, paisano del arzobispo y de la reina doña Constanza, y usaba armas reales por haberla reedificado los reyes de Castilla.

La poblacion de los reinos de Castilla se componia en gran parte, por aquellos tiempos, de moros, judios y otras gentes advenedizas. Muchos de los habitantes de Madrid lo eran ó traian su origen de aquellas castas; y no obstante que viviesen en paz y aun hasta cierto punto en buenas relaciones con el resto del vecindario, no dejaban por eso de ser objeto de ciertos desmanes y persecuciones infundadas, á que alguna vez solian dar mas ó menos fundado motivo. Por los años de 1354 fué robada la iglesia parroquial de San Ginés, quedando tan desmantelada en todos sentidos, que se hizo preciso acudir á la piedad de los feligreses para habilitar de nuevo el santuario y restablecer el culto. Atribuyóse á los moros y judios aquel sacrilegio, que produjo grande escándalo; y no bastando las

habia una cruz que existió hasta hace poco, en memoria . de los individuos de la sacramental de esta parroquia que murieron defendiendo á la reina doña Berenguela y á San Fernando, su hijo, de la faccion de los Laras, que tenian á ambos augustos personajes cercados en una quinta, donde hoy son las Descalzas Reales. Y en memoria del acontecimiento, la sacramental hacia todos los años un aniversario solemne, saliendo en procesion á cantar el responso al sitio donde estaba la cruz.

limosnas que se recogieron, se impetró del papa Inocen cio VI una bula, que dió en Aviñon, concediendo indulgencias á los fieles que contribuyesen para la reparacion de los daños causados. Escribese que un presbitero llamado Juan Gonzalez y titulado capellan del rey D. Pedro el Justiciero ó Cruel, siendo tambien á la sazon del número de esta parroquia, fué quien se encargó de la demanda entre los feligreses, consiguiendo reunir considerables fondos.

Un caballero denominado D. Gomez Guillen compró y dotó la capilla mayor, en union de su esposa Maria Guillen, vecinos de esta villa, prévia la licencia del cardenal arzobispo de Toledo D. Pedro Gonzalez de Mendoza.

En el año de 1642 esta capilla se arruinó cfó repente, y para su reedificacion fué necesario derribar toda la iglesia, pasando el Santisimo al cuarto bajo de las casas del duque de Maqueda, que despues fueron del de Arcos, encargándose de levantar todo el edificio Diego de San Juan, devoto y rico feligrés, en que gastó 70,000 ducados, con tal ánimo y diligencia, que se concluyó la fábrica en tres años, colocándose el Santisimo en25de juliode í645. Se hizo de tres naves, capaz, fuerte y hermosa, y aunque se levantó de planta, no se llegó á las capillas, que estaban enriquecidas de privilegios y gracias. . El órden que guarda este templo'es el dórico sencillo en forma de cruz latina. El altar antiguo era, como dice Ponz, un depósito de pino, cuyas enormes columnas sentaban sobre unos ángeles dorados, pero de mala talla. El cuadro del medio, que representaba á San Ginés, era muy bueno: le pintó Francisco Rizi, retocándole despues Donoso.

La capilla que hay á los pies de la iglesia, donde se veneraba la imágen de Nuestra Señora de los Remedios, tan célebre por el espantoso lagarto que habia en ella, estaba pintada su bóveda por el artista Francisco Ignacio Ruiz, retocándola despues Palomino; y los dos cuadros que en la misma se veian, eran del famoso Claudio Coello. En la. capilla de la Virgen de la Cabeza, llamada así porque dicen que se vió arrojada en ella la de un devoto •de esta imágen degollado por los moros, habia pinturas escelentes de Antonio Castrejon. La .espresada imágen se refiere que existia en tiempos

« AnteriorContinua »