Imatges de pàgina
PDF
EPUB

de Medina de Rioseco, y que este correspondia en todo á otro original conservado en la de Aguilar de Campoó, «1 cual está refrendado por Gerónimo Garcia,cancillerdelinfante D. Enrique, tio del mismo rey y su tutor, hemos notado que, por mandado de dicho rey, lo hizo escribir en el año primero que reinó. Nos hemos certificado de que verdaderamente se celebraron Córtea en Valladolid en el año de 1295 por D. Fernando el IV, siendo desde luego las mismas en que fué jurado y reconocido por rey y sucesor de su padre D. Sancho el Bravo. La legitimidad del cuaderno de las segundas Córtes tenidas en Valladolid, año de 1301, la hallamos en dos copias idénticas, sacadas del archivo de la villa de Santander por D. Antonio Guerra de la Torre, autor de la obra inédita sobre el Origen de la Cantabria, y por el célebre conde de Mora, que dice la tomó del archivo de Toledo. Comprobada de este modo la diversa época de la celebracion de ambas Córtes, notamos por sus cuadernos que á unas y otras asistieron los prelados y ricos-hombres, maestres de las órdenes y procuradores de las ciudades y villas, de quienes , oidas por el rey las peticiones, y tomado el consejo de la reina doña Marta, su madre, del infante D.Enrique, de Ruy Perez , maestre de Calatrava, el cual llama al rey nuestro Amo, porque lo habia criado, y de D. Juan Esbrás, maestre de Santiago, se determinaron los puntos siguientes:

Primeramente, otorgó el rey que guardaria todos los privilegios, fueros, usos y costumbres que tenian los pueblos desde el tiempo del emperador D. Alonso.

Segundo: mandó que todos los arzobispos, obispos j abades se retirasen á sus residencias, quedando únicamente en la comitiva del rey los capellanes necesarios para el servicio de la capellania real.

Tercero: dispuso que los prelados y oficiales que habian servido al lado de su padre se retirasen á sus casas, dando primero cuenta de los cargos quo habian obtenido, y nombrándose otros de nuevo con acuerdo de la reina é infante, tomándolos de los hombres-buenos de las villas, y prohibiéndose á los judios el ejercer oficio alguno palatino.

Cuarto: ordenó que igualmente recaudasen los tributos reales los hombres-buenos en sus pueblos respectivos, y que no entendiesen en dicha recaudacion los judies, ni se hiciese de ella arrendamiento.

Quinto: dió disposiciones para que restituyesen á sus dueños los lugares y heredamientos de que habian hecho donacion su abuelo y su padre.

Sesto: prometió no enagenar de la corona pueble alguno doude no hubiese merino ó alcalde.

Sétimo: puso los sellos reales en personas legas , teniendo el de Leon una natural de aquel reino, y el de Castilla otra cualesquiera de sus provincias, previniéndolas que no diesen carta real en blanco.

Octavo: tambien previno que no suministrasen mantenimientos á la casa real si.i pagarse; que los castillos y alcázares se entregasen á los hombres-buenos de las villas realengas; que permaneciesen las hermandades establecidas hasta el dia, y últimamente, que no fuesen ricos hombres los merinos mayores de Castilla, Leon y Galicia. La repeticion de todos estos capitulos en las .Córtes de Valladolid de 1301, hace creer que seguia el rey don Fernando con las mismas máximas de buen gobierno, que habia concebido luego que subió al trono, y que deseaba establecerlas en beneficio de la causa pública.

Dia 13.

Aunque andan impresas las peticiones y respuestas de las Córtes celebradas en Valladolid, año de 1523, no sucede asi con las que sa presentaron en las sesiones tenidas al año inmediato en dicha ciudad, donde, por testimonio dado por el escribano de Córtes Francisco (i • Salmeron . consta especificamente todo cuanto en eilas se actuó. Refiriéndonos á este documento, que es muy poco conocido, decimos que en las Córtes de Valladolid de 1523, disueltas á principio del mes de setiembre, quedaron sin resolver tres puntos de bastante consideracion. Reducianse estos al general encabezamiento de rentas reales que proponia establecer el emperador D. Cárlos, bajo condiciones justas y razonables; al modo de evitar la saca de la moneda de España á reinos estranje» ros; y al método que debia establecerse para asistir,. sin gravámen del Estado, á los muchos huéspedes que recibió el emperador en su casa.

Para determinarlos, se espidió la convocatoria en Búrgos á 9 de junio de 1524, señalando, para concurrir los procuradores á Valladolid, el dia de Santiago inmediato; pero, no pudiendo verificarse asi, se prorogd hasta el dia 1 .* de agosto. En 3 de dicho mes empezaron las sesiones tenidas en la sala capitular del monasterio de San Pablo de aquella ciudad, siendo presidente de las Córtes el señor de Hatinara, gran canciller del reino. DU 14.

Asistió á ellas Fr. Don Garcia de Padilla, comendador mayor de Calatrava y presidente del Consejo de Ordenes, y tambien, como letrado de Córtes, el célebra doctor Lorenzo Galindez de Carvajal. Vasóse esta primera sesion en presentar los procuradores de ciudades y villas los poderes especiales que se les habian pedido para deliberar sobre estos puntos, y en recibir el juramento acostumbrado á los que no habian asistido á las Córtes anteriores.

En el dia 4, Bartolomé Ruiz de Castañeda, secretario del emperador, leyó un papel en su nombre, en que estaba espresada toda la proposicion de Córtes, relacionando muy menudamente cuanto habia hecho en defensa del reino y de su honor en los dos años anteriores y desde que se había embarcado en la Coraña. Cuéntase el desafio con Francisco I, rey de Francia, el recobro deFueoterrabia, las campañas de Italia y Francia, y en fin, lo que habia pasado en Flandes y en Inglaterra, y el casamiento concertado de su hermana con el rey de Portugal.

Toda esta relacion es tan circunstanciada, que puede ilustrar en gran parte los sucesos de estos dos años, sin embargo de lo que han escrito Sandoval y otros sobre ellos. A consecuencia presentaron los procuradores diez y ocho peticiones, á las cuales el emperador dió respuestas congruentes en 8 del mismo mes de agosto, y en este mismo dia aprobó el reino el casamiento de la infanta doña Catalina; pero no pudiéndose avenir en estas y otras sesiones que se tuvieron, sobre los tres puntos principales de la convocacion, resueltamente el presidente, en nombre del emperador, les hizo saber en la tarde de este dia 13 de agosto, que despedia las Córtes por ser urgente su asistencia, dejando encargado á su tesorero Alonso Gutierrez, Cristóbal Cueto y Per Yañez, que entendiesen sobre el encabezamiento; y en cuanto á la moneda y posadas de huéspedes, dijo que tomaria por si las providencias que más conviniesen. Aunque los procuradores quisieron presentar nuevas peticiones, no fueron oidas, y se remitieron al Consejo para su resolucion, segun costumbre,

[ocr errors]

La emperatriz doña Maria de Austria, hija del emperador Cárlos V, es un personaje tan distinguido y recomendable en la historia, que no debe omitire cualquiera documento que descubra alguna singularidad de su vida. El haber nacido en Madrid, y despues vivido en Alemania algun tiempo con el principe Maximiliano, su esposo, haberse retirado á acabar sus años de viudedad al real convento de señoras religiosas Franciscas Descalzas de esta coronada villa con su hija la infanta doña Margarita, con la buena opinion de sus virtudes, que es notoria y han escrito varios, ncs obliga á publicar con mas justo motivo la carta que con fecha de este dia escribió el rey D. Felipe II, su hermano, á la ciudad de Barcelona, cuando por su órden y consejo pasó á España en el año de 1581, y no en el anterior, como dice Quintana y otros. El tenor de la carta real, segun se conserva original en el archivo de la mencionada ciudad, es el siguiente:

«Amados y fieles nuestros los conselleres de la ciudad «de Barcelona.—Habiendo de venir, como tendreis enten«dido, la serenisima emperatriz, nuestra muy cara her«mana, á estos reinos de España, desembarcará en esa «nuestra ciudad de Barcelona, y, segun el aviso que lineamos, será en Génova por todo "este mes de agosto lo maa «largo, y á los 10 ó 12 de setiembre podrá ser que llegue «á esa ciudad. Y aunque creemos de vuestro gran cela, «que siendo su persona tan eminente, y á nos conjunta, «como sabeis, no dejareis de hacerle todo el regalo y buen «acogimiento que se puede desear, y del mismo modo «que si fuese nuestra real persona; os habemos querido «escribir y encargar por esta carta quanto podemos, de «que al recibirla, deis ó den, que en esa playa se haga la «puente que en semejantes ocasiones se ha acostumbrando, para que por ella pueda desembarcar dicha empera«triz, á la que servireis y regalareis con el mayor cum«plimiento y demostracion de amor con que se haria en «tal caso á nos mismo, escepto que no se saque el palio «ni se hagan regocijos y fiestas algunas. Tendreis muy «particular cuidado que en esa ciudad no falten los man«tenimientos que fueren necesarios ; y á los aposentadores, que de nuestro mandado fueren de aqui para hacer

[ocr errors]

sen esa ciudad, y en el camino el aposento y alojamiento «para la serenisima emperatriz, y á los que vinieren en «su compañia y servicio, les deis y mandeis dar la asis«tencia y favor que os pidieren y necesitare«, sin conntradiccion ni impedimento alguno, haciendo sobre esto «lo que nuestro lugar-teniente y capitan general, el du«que de Terranoví, os dijere y encargare de nuestra par«te, y lo demás que de vuestra natural fidelidad, amor y «diligencia esperamos: que os lo tendremos en tan acepto «servicio, como si por nuestra propia persona lo hi«ciérades, y nos quedará de ello la memoria que os mere«ceis tan justamente. Dada en Lisboa á 14 de agosto «de 1582.« La asistencia y conduccion de esta emperatriz, desde

Íue llegó á España, estuvo encargada al Sr. D. Rodrigo e Castro, entonces obispo de Cuenca, de cuyas cartas y demás documentos originales, pertenecientes á esta jornada, poseemos copias que hallamos entre los manuscritos de nuestro esclarecido abuelo D. Antonio de Capmany y Montpalau, y pueden ilustrar un suceso de que no tratan debidamente los historiadores, pues fué notable en aquel tiempo.

En este dia del año 1311 se bautizó en la catedral de Salamanca el rey D. Alonso XI, hijo de L). Fernando IV el Emplazado. Hubo grandes alegrias en el reino con el natalicio del principe, porque sedecia que la reina era estéril.

Dia 15.

Cuando se hallaba en Barcelona el hijo de Reiner ó Renato de Anjou, con tropa francesa, para apoderarse de todo el Principado y aun del reino de Aragon, á cuya corona aspiraha, y (al vez lo hubiera en parte conseguido (si no le hubiese cortado sus vuelos la muerte, que le sucedió en dicha ciudad en 26 de diciembre de 1469), eran muchos y continuos los desafios personales que se veian por causa de las probaciones reciprocas entre las personas de distinción que se mantenlan por el partido del duque de Lorena y de D. Juan, rey de Aragon.

Entre estas batallas campales y de cuerpo á cuerpo, mereció que quedan descrita por Jaime Zalmt, que por encargo de ta diputacion de Cataluña iba apuntando lo

« AnteriorContinua »