Imatges de pàgina
PDF
EPUB

PÁGINAS.

[ocr errors]

Censos. Cuando la cuestion se limite á saber si un particular

por el mero hecho de ser poseedor actual de una finca acen-
suada, está ó no obligado á satisfacer las pensiones venci-
das y no abonadas en el tiempo que la misma perteneció
á la Hacienda pública, no puede resolverse sino determi-
nando la naturaleza propia de la accion que el derecho co-
mun atribuye al censatario para hacer efectivos sus cré-
ditos, cuya determinacion pertenece a la autoridad judi-

cial (Competencia, núm. 306.).
- (Véase Capellanias y Terrenos.)
Cerramiento de montes.-(Véase Montes.)
Cerramiento de terrenos.-La providencia de un Ayunta-

miento anulando el de terrenos particulares 110 tiene por
objeto arreglar el disfrute de los pastos de los mismos, sino
'salvar el derecho a este aprovechamiento que pretenda cor-
responder al comun de vecinos, lo cual no se comprende
en el círculo de sus atribuciones (Competencia, núme-

fo 170.).
Cirugia.-(Véase Medicina.)
Cobrador de contribuciones.—(Véase Hipoteca legal.)
Código penal.-Desde el moinenlo que imprimio el carácter de

delito á ciertos actos, y les señaló una pena proporcionada,
no procede su represion por la via gubernativa y con un

castigo mas leve (Competencia, núm. 326.).
- (Véase Falias.)
Cofradia.-Cuando su solicitud dirigida al Juez de primera

instancia no tiene mas objeto que la suspension de los pro-
cedimientos de apremio, es en el fondo y atendido su ob-
jeto una tercería que dá al asunto el carácter de conten-
cioso, bajo cuyo concepto si el Intendente cree que como

subdelegado de rentas debe conocer del negocio, está en
· el caso de promover la oportuna competencia ordinaria,

pero de ningun modo como autoridad administrativa

(Competencia, núm. 243.).
Colegio.-(Véase Bienes de un Colegio.) i
Colegio de instruccion pública.-(Véase Instruccion pú-

blica.)
Comandante de Marian.—(Véase Papel sellado.)
Comandante de presidio.-(Véase Presidios.)
Comision de obras.—(Véase Senda.)
Competencias.-La facultad de promoverlas no compete á los

jueces y tribunales ordinarios, sino a la Adininistracion.
La adopcion de este principio no perjudica á los intere-
sados, los cuales pueden proponer ante los tribunales or-
dinarios la escepcion de declinatoria (Competencia , nu-
mero 1.9.

[ocr errors]

PÁGINAS.

[ocr errors]

101

Competencias.-La faculta: de provocarlas corresponde á los

Gefes políticos, con esclusion absoluta de todos los dernás
agentes y cuerpos administrativos (Competencia, núme-

ro 35.).
No cabe duda que á los Gefes políticos toca solamente provo-

carlas, pudiendo y debiendo por lo mismo desestimar las
que los tribunales les promuevan (Conpetencia, núme-
los 47 y 171.).

68 y 234 - Asimilados á los Gefes políticos por identidad de razon los In

tendentes en las competencias relativas á los negocios de
su cargo, es privativo de ellos promoverlas en su caso á los

jueces y tribunales (Competencia, núm. 171.). . 234 No pueden ser fundadas de parte de la Administracion las que

en materia criminal promueva á los tribunales y juzgados,
los cuales lienen esclusivamente la facultad de averiguar v
castigar los delitos con arreglo á las leyes (Competencia,

núm. 69.).
Partiendo las disposiciones del Real decreto de 6 de junio

de 1844 del supuesto de estar conociendo la jurisdiccion
ordinaria de un negocio contencioso-adıninistrativo, resul-
tan invertidas y adulteradas en su aplicacion aquellas dis-
posicioues, cuando se entabla la competencia en un caso

enteramente contrario (Competencia, núm. 72.).
- Ni el Juez de primera instancia, ni el Gefe político pueden

permitirse infringir el Real decreto de 6 de junio de 1844
que organiza las competencias, sino que el primero debe
limitarse á remitir á los interesados á usar de su derecho
donde corresponda, y el segundo á resolver sobre la de-

clinatoria que estos iolenten (Competencia, núm. 72.). 101 -- Regularizadas por el Real decreto de 6 de junio de 1844, no

pueden lener lugar las que no perinitau la aplicacion de
sus disposiciones, er. cuyo caso se hallani lodas aquellas
en que los jueces no están conociendo, sino que reclaman
las actuaciones administralivas para conocer, y no son
ellos por lo misino quienes han de sinspender los proceili-
mientos, ivbibirse y remitir lo actuado, sino la Aduninis-

Cracion (Competencia, núm. 74.).
No puede decirse bien fundua, cuando no ha sido promovie

da por el Gefe político, sino por el Consejo provincial
(Competencia, núm. 75.).

104 - Cuando no es el Gefe politico, sino el Consejo provincial,

quien por medio de su presidente se dirige a un Juez, se
infringe el Real decreto de 6 de junio de 1844 (Gompe-
tencia, núm. 78.).

108 -- Los jueces de primera instancia infringen el Real decreto de 6

de junio de 1844, proin viendo competencias con la Ad-
ministracion (Competencia, núm. 99.).

138 Las Diputaciones provinciales infringen el Real decreto de 6

de junio de 1814, cuando sostienen y forinalizan por sí las
competencias (Competencia, núin. 99.).

TOXO 1.

31.3 PÁGINAS.

19

Competencias.-La cuestion que sobre ellas se suscite, se con

creta, y no piede menos de concretarse siempre á deter-
minar entre las autoridades contendedoras quien debe

conocer (Competencia, números 108, y 122.). 150 y 173 -- Como las cuestiones de esta clase versan siempre, y única

mente, sobre cuál es entre las autoridades que la sostie-
nen, la designada por la ley para conocer del negocio en
el fondo, no es aplicable a cllas el párrafo 8.', ari. 4.° de
Ja ley de 2 de abril de 1815, que esclusivamente se re-

fiere al modo de conocer (Competencia, núm. 118.).
- Es preciso calificar de mal forinada la en que el Gefe político

y el Juez de primera instancia desconocen que toca al pri

mero provocarla (Competencia, núm. 125.).
Está mal formada la que ha sido provocada por el Juez de pri-

mera instancia, y sostenida y aceptada priinero por el Con-
sejo provincial, y despues por el Gefe político (Competen-

cia, núm. 126.).
Cuando el Juez prescinde de la intervencion que corresponde

al Promotor fiscal en los autos sobre coinpetencia de ju-
risdiccion, no solo desconoce el carácter de defensor de la
Real jurisdiccion ordin:ıria que este tine, sino que in-
fringe abiertimente el Real decreto de 6 de junio de 1844

(Compelencia, núm. 133.).
- Igualmente infringe el Real decreto de 4 de junio de 1847,

cuando despues de advertido del defecto que encierran
las acluaciones, no quiere subsanarlo oyendo al Promo-

tor fiscal (Competencia, núm. 133 ).
-- Quedan anuladas las actuaciones que haya practicado el Juez,

despues de advertido del defecto que encierra la actua-
cion por no haber oido al Promotor fiscal sobre la com-

petencia de jurisdiccion (Competencia, núm. 135.).
Las anula la parte activa que las Dipulaciones generales de las

Provincias Vascongadas, no au*orizadas al efecto por dis-
posicion alguna superior, se permitan tomar en las cues-
tiones de competencia de jurisdiccion (Competencia, nú-

mero 135.).
- No solo es privativa de los Gefes políticos la facultad de pro-

moverlas, sino que los jueces de primera instancia no
pueden arrogarse esta facultad sin incurrir en una falta

indisculpable (Competencia, núm. 141.).
No puede menos de calificarse de mal formada, cuando no es

el Juez de primera inslancia quien conoce del negocio,
sino el Alcalde gubernativamente, y aquel reclama las di-

ligencias (Competencia, núm. 156.).
- Sin traspasar los límites señalados á ambas autoridades, ni

pucile el Gefe político promoverlas sobre atribuciones de
Jos tribunales, ni los Jueces reclamar las diligencias for-
madas por el alcalde y el Gefe político (Competencia, nú-

mero 160.).
- No pudiendo promoverse sino por los Gefes políticos y en el

189

PÁGINAS.

caso único de estar conociendo un Juez de primera ins-
tancia ó tribunal superior de un asunto contencioso-admi-
nistrativo, debe tenerse por mal formada la que no se su-
jete á esta regla (Competencia, núm. 163.):

224

22

Competencias. No puede decirse bien formada, cuando es

promovida por una Diputacion provincial (Competencia,

núm. 164.).
-- El hecho de acudir al Gefe político antes que al Juez los agra-

viados, y mandar aquel que suministren la informacion
de los escesos denunciados, no puede darle un conoci-
miento preventivo que no cabe ni puede caber cuando me-
dia el conocimiento privativo que á los tribunales corres-
ponda (Competencia, núm. 196.).

264 Si un Gefe politico se cree autorizado para conocer del nego

cio en que está entendiendo un Juez de primera instancia,
debe provocarle la competencia, y no abstenerse de esta
provocacion, contentándose con manifestar al Jucz las ra-
zones que tiene para estinarle incompetente en el asunto,
y su derecho a reclamar de su autoridad la inhibicion; en
cuyo caso no debe jamás el Juez provocarla, desconocien -
do el derecho que le asiste de continuar el procedimiento,
mientras el Gele político no le promueva la competencia
en debida forma (Competencia, núm. 198.).

266 - Cuando el Juez de primera instancia la provoca, tanto este

al hacerlo, como el Consejo provincial aconsejando su
aceplacional Gefe político, incurren en equivocacion
(Competencia, núm. 198.).

267 Cuando la causa formada á un Alcalde no se halla en ninguno

de los dos casos de escepcion que comprende el art. 3.°,
párrafo 1.o del Real decreto de 4 de junio de 1847, nó
puede en su virtud corresponderle el conociiniento de
ella ni preliminar ni definitivo, al Gere político; ni lam-
poco puede este reclamarle, por no haber precedido su au-
torizacion, aun siendo incuestionable la necesidad de este
requisito, cuando el Alcalde procedió gubernativamente,
é inpuso alguna correccion como incidente de este proce-
dimiento (Competencia, núins. 196 y 208.).

264 y 278 - Está mal formada la que promueven los Gefes políticos en

maleria criminal fuera de los casos del art. 3.° del Real de-
creto de 4 de junio de 1847 (Competencia, núms. 190
y 233.).

257 y 313 - Está mal formada la que suscite el Diputado general de cual

quiera de las Provincias Vascongadas (Competencia, nú

mero 190.).
Produce un vicio sustancial en las actuaciones la contraven- ,

cion del Juez de primera instancia no comunicando a las
partes el oficio de inhibicion que le ha dirigido el Gefe po-
Jítico, y cuando en comunicacion á esta autoridad no in-
serta el dictámen del promotor fiscal, ni acompaña copia

257

[merged small][merged small][merged small][ocr errors]

10.

139

Competencias.-Es un trámite sustancial de la mistaa el dar

traslado al ministerio fiscal y á cada una de las partes del
requerimiento de inhibicion que haga el Gobernador de

· la provincia (Competencia, núm. 338.).
- La omision de dicho trámite sustancial respecto de cualquiera

de las partes, no puede menos de producir la nulidad des-
de la providencia en que, dando el Juez por completa la
instruccion de la competencia, procede á resolverla (Com-

petencia, núm. 338.).
- Son infundadas con respecto a la Administracion, cuando la

cuestion promovida por el Gefe político se reduce á si, .
omitida la solemnidad de pedirle autorizacion en la causa
contra un alcalde, procede ó no el Juez con arreglo á de-
recho, y ha incurrido ó no en responsabilidad (Competen-

cia, núm. 108.).
- No puede fundarse por parte del Gefe político en la falta de

requisito de la autorizacion que deben los jueces obte-
ner préviamente del mismo para proceder contra los
agentes subalternos de la Administraeion (Competencia,
núm. 157.).

217 Siendo el objeto del Real decreto de 4 de junio de 1847 evi

tar las que sean infundidas, no puede menos de calificarse
de vicio sustancial la inobservancia de los arts. 12 y 13
del mismo (Competencia, núm. 250.).'

:338 Si en las contiendas de esta clase la autoridad judicial reque

rida por el Gere político no comunicase la reclamacion á
Jas partes, quedarian estas privadas de la única interven-
cion que en las mismas se les concede (Competencia, nú-

mero 231.).
En esta clase de contiendas el trámite de comunicar á las par-

tes la reclamacion del Gefe político, prescrito por el Real
decreto de 4 de junio de 1847, debe mirarse como sustan-
cial y como nulas en su consecuencia las actuaciones pos-

teriores á esta omision (Gompetencia, núm. 251.)
Cuando el hecho que inotiva la querella contra un Alcalde no

es una falta sujeta a la potestad disciplinaria de la Admi-
nistracion, ni se halla comprendido en ninguna de las dos
escepciones contenidas en el párrafo 1.9, art. 3.o del Real
decreto de 4 de junio de 1847, es evidente que lo está en
Ja regla general que prohibe á los Gefes politicos suscitar
contiendas de competencia en los juicios criminales (Com.
pelencia, núm. 255.).

313 Aunque los jucces de primera instancia no pueden dirigir vá

Jilamente contra los Alcaldes el procediiniento incohado eu
virtud de querella sin la autorizacion del Gefe politico,
cuando se trata de un hecho relativo á las funciones admi.
nistrativas, nunca pucde servir de fundamento á tales con-

[ocr errors]

3.19

« AnteriorContinua »